Ago 302013
 
 30 Agosto, 2013  Publicado por a las 11:11  Añadir comentarios

Faltan pocos días para el primer aniversario de la catástrofe acaecida en Mondéjar… pocos sobrevivimos a la infección y a la explosión de la mañana.
Desde entonces hemos sobrevivido gracias a los víveres y material que nos repartía el ejército pero esto no deja de ser una prisión. Una prisión llena de zombies, o al menos lo estuvo en su momento.
Ese día tuve suerte. Junto con un grupo de supervivientes conseguimos evitar a los caminantes hasta que llegó la ayuda, pero la próxima vez no me cogerán desprevenido.

ATENCIÓN NIÑOS: No hagáis esto en vuestras casas sin la supervisión de un adulto. Bueno, tampoco lo hagáis CON la supervisión de un adulto. Mejor aún, NO lo hagáis de ninguna manera.

Diario de un superviviente zombie.

Semana: 6 Día: 72 Horas de entrenamiento: 1.210 Bajas: 72.423 Twinkies conseguidos: 37

Cada vez veo cosas más extrañas e inquietantes a mi alrededor. Ruidos en la noche, vecinos del pueblo que desaparecen, rastros con un hedor inconfundible… todo apunta a que algo no está bien y no me creo la teoría de las pruebas de los militares. Estos últimos días los he estado observando y se limitan a controlar el perímetro y a hacer prácticas de tiro con latas de cerveza, algunas vacías, otras llenas. Por si fuera poco no se ve a ningún científico cerca, ni nada que se le parezca. Y los tipos de los trajes blancos hace semanas que se marcharon. Tiene que haber algo más y no pienso quedarme para averiguarlo, así que voy a preparar mi equipaje para salir de aquí lo antes posible.

La verdad es que en este tipo de situaciones tienes que aplicar la máxima de menos es más. Todo el material vas a tener que cargarlo durante todo el tiempo que quieras permanecer vivo, así que los factores principales a tener en cuenta serán: peso y versatilidad.

La mejor manera de conseguir un equipo óptimo es…seguir leyendo, por supuesto, pero cada persona tiene unas necesidades diferentes, así que sólo lo lograrás probando una y otra vez y descartando todo aquello que no tenga ninguna utilidad.

Empieza ahora, carga una mochila de no más de 30 litros con lo que creas que vas a necesitar y enfréntate a la naturaleza. Repite la prueba durante varios días. Descarta todo el material que no hayas usado ni una sola vez.

Bien ya hemos reducido el equipaje a la mitad, créeme es un método que funciona. Ahora viene el trabajo duro, rebajar el equipaje para que puedas correr con él durante horas como si estuvieras sentado en el sofá de tu casa. Para reducirlo aún más vamos a tener que hacernos una serie de preguntas como…

¿Quiero ser autosuficiente o abastecerme durante el camino?
Eso determinará la cantidad de twinkies que debes llevar en el equipaje. Si no quieres pasar por las zonas de avituallamiento pon algunos de más, sino limítalo a uno por hora, suficiente para seguir despierto y con energías. Añade algo de frutos secos, poco peso y energía garantizada. Y si aún tienes miedo a quedarte con hambre añádele un plátano, pero piensa siempre en el peso. No puedes darte un banquete a medianoche y llevar sólo 2 kilos en la mochila. Añádele agua, nunca te olvides del agua, puede salvarte la vida.

Lo de ser autosuficiente tiene sus ventajas e inconvenientes. Para conseguir sobrevivir yo me arriesgaría a llevar menos peso y abastecerme en algunos puntos concretos.

¿Quiero pelear o escapar?
La respuesta está clara, pelear…digo escapar. Esto descarta cualquier tipo de pala, piano de cola o similar con el que poder atizar a los zombies en nuestra huida y de paso nos ahorramos unos kilos extra.

Le añadimos una linterna y/o un frontal, el mapa de la zona, una brújula de pulsera, un cuaderno para notas…eeeeh, espera, todo eso lo tengo yo en mi móvil. Añado un móvil con la batería cargada a tope. Y el frontal, por si la batería muere y el cuaderno con un lápiz, los bolis siempre fallan en el momento más inoportuno y un mapa de la zona en papel de toda la vida y una brújula de pulsera.

Algún sistema de protección tampoco vendría mal. Rodilleras, coderas, escudos antidisturbio, casco, pero para limitarlo sólo cargaremos con la rodilleras. Vital poder seguir corriendo en las condiciones más adversas.

La mochila lista para la acción.

La mochila lista para la acción.


Equipo final

  • Mochila (es tu inventario)
  • Twinkies (con 8 llegará)
  • Frutos secos (250gr)
  • Té (agua + teina + azúcar. 1l será suficiente)
  • Frontal (equipado)
  • Mapa (te recomiendo que lo memorices)
  • Móvil (no llames al 112, nadie vendrá a ayudarte)
  • Cuaderno de notas (en el que salen las manchas de sangre cuando te muerden los zombies)
  • Lápiz (puedes usarlo como arma defensiva llegado el caso, mejor del nº3. Recuerda, hay que clavarlo en la cabeza de los zombies, no en el pie)
  • Rodilleras (equipado)

Peso final 2,5 kg aprox.

Ya estás listo para enfrentarte a cualquier imprevisto que se ponga en tu camino de huida. Ahora sal ahí fuera y demuestra que quieres vivir!!!

Valora este pergamino

Aven

Historiador y Aventurero de día, Mago y Guerrero de noche siempre me ha gustado combinar la afilada hoja de mi espada con una bola de fuego o una tormenta de rayos.
Son... argumentos contundentes.

 Deja un Comentario

(obligatorio)

(obligatorio)