Sep 042013
 
 4 Septiembre, 2013  Publicado por a las 11:11  Añadir comentarios

Faltan pocos días para el primer aniversario de la catástrofe acaecida en Mondéjar… pocos sobrevivimos a la infección y a la explosión de la mañana.
Desde entonces hemos sobrevivido gracias a los víveres y material que nos repartía el ejército pero esto no deja de ser una prisión. Una prisión llena de zombies, o al menos lo estuvo en su momento.
Ese día tuve suerte. Junto con un grupo de supervivientes conseguimos evitar a los caminantes hasta que llegó la ayuda, pero la próxima vez no me cogerán desprevenido.

ATENCIÓN NIÑOS: No hagáis esto en vuestras casas sin la supervisión de un adulto. Bueno, tampoco lo hagáis CON la supervisión de un adulto. Mejor aún, NO lo hagáis de ninguna manera.

Diario de un superviviente zombie.

Semana: 7 Día: 85 Horas de entrenamiento: 1.331 Bajas: 72.423 Twinkies: 41

Ha llegado el momento de salir de aquí. No caeré de nuevo en el mismo error que la primera vez cuando nadie esperaba que pasara nada. Sólo me quedan un par de detalles por pulir, los twinkies y como moverme en un entorno hostil.

¿Mondéjar hostil? ¿Este tipo se ha vuelto completamente loco? Después del inicidente sólo quedan poco más de 1000 habitantes, sin ningún tipo de armamento y rodeados por un perímetro de seguridad de los militares…esto no puede ser hostil.

Aclaremos el concepto entonces. Si considero Mondéjar hostil automáticamente todo lo que se mueva, sea grande o pequeño, será considerado como una amenaza a mi supervivencia. Las reglas en estos casos son muy claras, pasa desapercibido y desconfía de todos.

Pasa desapercibido

Lo primordial es tener en cuenta el terreno y las condiciones en las que vamos a movernos. No es lo mismo pasar desapercibido en la carpa de un circo que en una convención de cirujanos cardiovasculares al igual que no es lo mismo hacerlo a -23 ºC que a plena luz del día.

Vamos a movernos por un ambiente principalmente urbano, de noche y con temperatura constante. ¿Qué significa eso? Muy simple… habrá que esquivar coches, mobiliario urbano, vallas, bancos, fuentes y cualquier otro tipo de ornamentaciones puestas ahí con el único fin de cortar y entorpecer toda posibilidad de escape. ¿Es que nadie pensó en un ataque zombie cuando realizaron el plan de urbanismo?

Nuestra única ventaja frente a los zombies es la velocidad así que busca espacios abiertos para moverte, donde puedas correr. Puedes ser el más rápido del grupo pero de nada te servirá en un callejón. Si llega el caso date por comido.

Aprovecha los obstáculos en tu propio beneficio, sobretodo fuentes y otros adornos grandes. Un grupo de zombies tendrá más dificultad en sortearlo que tu, pero olvídate de darle la vuelta. Si es un grupo grande no se molestarán en coger el mismo camino que tu, lo van a rodear por todos los flancos y estarás otra vez comido.

Aprovecha la oscuridad. Los zombies al igual que otros depredadores se guían por su olfato, por su vista y por su oído.

Usa contenedores apestosos para esconderte en ellos, nadie mirará.

Evita la luz como si fueras un vampiro. Aprende a moverte en la oscuridad, evitando farolas, linternas, carteles y todo lo que pueda delatar tu posición a un grupo perdido de caminantes. Recuerda ellos son el depredador y tu la presa y te verán mucho antes que tu a ellos.

Utiliza ropa oscura, si planeas bien tu huida…y a estas alturas espero que si, deberías escoger una noche cerrada sin luna para salir a pasear. Con ropa oscura pasarás más desapercibido y tendrás más posibilidades de esconderte en cualquier esquina poco iluminada. Sobretodo olvídate de los reflectantes en zapatos, camisetas y pantalones. Cuando sales a correr pueden salvarte la vida, en Mondéjar podrían quitártela.

Pasa desapercibido

Pasa desapercibido


Muévete. Si permaneces parado durante mucho rato acabarán encontrándote. Tu única posibilidad es mantenerte en movimiento, pero claro eso te remite a la semana #0.

Y por último no grites. Pase lo que pase nunca grites eso sólo atraerá más zombies con ganas de pegarte un mordisco. Pero no sólo eso, aléjate todo lo que puedas de otros supervivientes con ganas de gritar. Si están gritando sólo les quedan minutos de vida y no querrás estar cerca para verlo.

Desconfía de todos

Eh, mira, otro grupo de supervivientes, que bien, vamos a hacer una barbacoa y a tostar unas nubes. Que no estamos de campamento de verano!!! Esto es un apocalipsis zombie y la gente lo que quiere es sobrevivir y te asustaría saber de lo que es capaz la gente con tal de sobrevivir. Prefiero arriesgarme antes con una horda enterita de zombies a hacerlo con un par de supervivientes desesperados. Al menos con los zombies se que esperar. Es cierto que en algunos casos nos puede venir bien la ayuda de otro grupo pero ¿como reconocerlos? Pues te diré la verdad, no tengo ni idea. Dada mi escasa habilidad social vas a tener que espabilarte tu solito y tomar tus propias decisiones.

Y por último están los tarados que deciden pasarlo en grande hasta que alguien les pegue un mordisco, y es que los humanos seguimos siendo los mismos de siempre, haya zombies de por medio o no. Oh, mira, que bien alguien me invita a su última ración de twinkies, que generoso. Zas en toda la boca!!! Su última ración de twinkies se ha convertido en la suya y todas tus provisiones de regalo.

Mi consejo: Desconfía de todos.

Valora este pergamino

Aven

Historiador y Aventurero de día, Mago y Guerrero de noche siempre me ha gustado combinar la afilada hoja de mi espada con una bola de fuego o una tormenta de rayos.
Son... argumentos contundentes.

 Deja un Comentario

(obligatorio)

(obligatorio)