Ago 192013
 
 19 Agosto, 2013  Publicado por a las 11:11  Añadir comentarios

Mi buena amiga Nunn, compañera de batallas durante la Feria de San Justo, me pide que le haga un resumen del Drachenfest 2013. En buen aprieto me mete. Imaginaos, si un rol en vivo de fin de semana nos da para contar batallitas durante años, un rol en vivo de una semana de duración con 5000 participantes nos da para mucho y ha de caber en un artículo. Vamos allá.

La cosa empezó para mí en Barcelona, donde aterricé para coger un bus destino a Diemelstadt, Alemania (guirilandia). Treinta y pico participantes españoles se habían coordinado para fletar un autobús en el que meter todo el material. No nos referimos solo a las espadas de gomaespuma y los disfraces, sino también a las tiendas, las carpas, la comida (jamones incluidos) y todo el material necesario para sobrevivir en tierras de la fantasía durante una semana; porque, chavales, TODO, debe estar atrezado y si no lo está, escóndelo bien.

Tras 25 horas de viaje, cargados hasta los topes, llegamos a Diemelstadt. Nos dejan subir el autobús hasta el sitio de juego (gracias organización). Descargamos, nos instalamos. Hacía un calor que pa qué y luego nos fuimos a explorar el sitio. Aquí llegó mi primera expresión:

– ¡¡La remilk!! Una ciudad entera con su comercios, tabernas y peleas de idem.

Desde la parte alta de la ciudad de Aldradach (que cada año se crea y se destruye por efecto de los participantes), la vista era escalofriante. Un campamento de tiendas de campaña… muy grande, alrededor de una pradera central donde en 24 horas se iban a librar tremendas batallas gomaespumeras. ¡¡Estábamos sitiados!!

Cuando digo grande me refiero a que ni en siete días que iba a estar por ahí tendría tiempo de visitarlo todo; y que caminar la pradera central desde el campamento azul hasta el campamento verde, al otro extremo eran diez minutos de marcha. Con cota de mallas y coraza se traducía en una putada.

El tema del Drachenfest es muy simple: un grupo de dragones primordiales (los avatares) invocan cada año a los mayores campeones de diferentes épocas y lugares, para que compitan entre sí. La cosa consiste en robarse las banderas unos a otros y conseguir tantos huevos de dragón como sea posible. El campamento con más huevos gana la competición.

Hay doce campamentos, una ciudad y un círculo de los dragones. Cada campamento está vinculado a un avatar que representa una idea o un modus operandi. Así, cada cual con su disfraz puede encajar en la ambientación que más le cuadre. El campamento del dragón de plata lo forman los paladines, el del dragón verde los elfos y demás fauna, el negro las artes mágicas oscuras, el del dragón gris los sabios, el del dragón rojo los ávidos de batalla…
Algunos de los campamentos no tienen avatar, ni falta que les hace. Solo hay que ver a los orcos (Diomio diomio qué susto los putosorcos).

Cada campamento tiene una puerta de entrada, una muralla que defender desde la que lanzar cosas y otras molonidades a tamaño natural… que construyen los jugadores y la organización antes del evento.

El día anterior al evento, mucha gente acude para montar el chiringuito. Previo pago de 15 euros puedes llegar un día antes, lo llaman el Early Bird. Entiéndase por chiringuito la tienda en la que vas a vivir cinco días, debidamente atrezada para que no sea erradicada del lugar. A pesar de que a lo largo del día aquello cobró vida y se veían a tripulaciones piratas cruzarse con elfos, paladines contrachapados, hadas sexis y goblins, el evento empezó al día siguiente.

Ese primer día, durante una misión de paz (ríete de los cascos azules), fuimos masacrados por las tropas del caos que nos robaron alegremente todos nuestros coppers. Pero como el limbo todavía no estaba en marcha, hasta nuestra siguiente muerte, un par de días más tarde, no conocimos el cementerio con su grupo de creepies (realmente escalofriantes) que tomaban el te allí cada noche, ni a la muerte que regentaba el paso a la otra vida.
El primer día de juego, con la invocación de los avatares, se iniciaba oficialmente la competición. El ritual/espectáculo se realizaba en el círculo de los dragones, un espacio en mitad de la pradera rodeado de estatuas. Solo diré cuatro cosas: fuego, música épica (Two Steps From Hell), unas caracterizaciones que quitaban el aliento y todo el campamento azul (nuestro grupo, piratas y demases) entonando al unísono canciones en alemán. Los pelos de punta.

Esa noche todavía fue de fiesta. Al día siguiente empezó el juego realmente. Ahora, algo que a los jugadores españoles os va a sorprender: no hay tramas ni objetivos. Repito: NO TE DAN TRAMAS NI OBJETIVOS. La ficha de personaje te la haces repartiendo 15 puntos entre las habilidades que puedes, te ponen un sello y listos. Búscate la vida… y vaya si te encuentras la vida.

Solo con pasear por la ciudad y hablar con la gente ya tienes lugares que explorar, gente que conocer, contratos que firmar… y tiendas en las que dejarte todo el dinero, dentro y fuera de juego. (Mitholon, Wyvern y muchos artesanos tienen allí sus puestos).

El Drachenfest, para mí, es la prueba de que si juntas un montón de personas con imaginación y los dejas en paz, ellos solitos se montan su propia historia.

Existe la trama común (a ver quién consigue más huevos y gana), las batallas para conseguir la bandera del campo vecino y algunas tramas de investigación que pone la organización; que serían totalmente insuficientes si los jugadores fuesen con el mismo espíritu que en España en muchos eventos: pónmelo todo por delante y mascadito. Allí es “do it yourself” y sobre todo caracterízalo yourself or be banned.

Cada año, el Drachenfest va cambiando su fisionomía en relación a decisiones que toman los jugadores. Apareció el campo del caos y el de los orcos, por la gran popularidad que tuvieron estos personajes. El triunvirato fue otro campo que surgió como escisión de otro. El año que viene el azul se va a dividir entre The Harbor y el Blue Camp… Vamos, que los jugadores son los que apuntan la disposición del siguiente Drachenfest y la organización dispone.

Los únicos personajes que pululan por el Drachenfestnsin sin estar ambientados son los Red Caps: gente de la organización que vela por el buen funcionamiento del evento y a los que puedes recurrir para cualquier cosa (consultar reglas de juego, notificar un accidente, pedir información). Están comunicados y hay los suficientes como para que cada 70 metros, aprox., te encuentres uno. Durante la noche, entre los gritos de los moribundos, las cargas orcas y el caos de la batalla nocturna, se pueden ver sus palitos rojos fluorescentes notificando la situación de cada uno de ellos. Prácticos, útiles y perfectos en su cometido.

A los que os preguntéis el tema de la higiene: hay duchas y baños instalados, siempre limpios. Pero dependiendo de qué campamento te toque, es probable que te queden un poco lejos.

La presencia española se ha hecho notar en los últimos años. Los tercios han sido parte de la ambientación del campamento azul y su comandante ilustra la página web del Drachenfest. Han tenido mucho peso en las últimas victorias del campamento azul… Vamos, que llegaron a tener más huevos (de dragón) que nadie gracias a ellos.

Yendo a mi experiencia personal dentro de juego, fuimos hasta allí un grupo de gente interpretando a la guardia de Ankh Morpork. Muchos éramos primerizos en el Drachenfest. No podíamos enfrentarnos a guerreros como los que nos rodeaban, pero eso no era excusa como para no llevar a cabo acciones épico-patéticas como ponerle una multa a un dragón (y ver al jugador, con toda su dignidad, hacer una tirada de voluntad a mil para no reírse… y pasarla), dar licencias para peleas en tabernas, poner al recluta Espanty (nuestro fiel espantapájaros) a vigilar la muralla durante la noche, dar licencia a los músicos callejeros notificando que lo que ejecutaban era música y no algún tipo de tortura auditiva (los hay que no saben diferenciar), interpretar la carrera de Benny Hill por el campo de batalla para escapar a las ordas del caos… y un sinfín más de acciones que levantaban desconcierto y/o carcajadas a nuestro alrededor. Como nos dijeron algunos, somos la prueba de que un grupo de novatos puede aportar mucho al campamento en el que está.

Fotos cedidas por el agente Gawain (me tensas), en su honor mencionaremos la ocasión en que cubrió valientemente de los arqueros enemigos a los diez agentes de la guardia, que formaron una fila perfecta tras él.

Me quedo con dos vivencias personales. La primera, cuando dos orcos empezaron a seguirme por la ciudad durante la noche amenazándome en alemán. Los vi de muy cerca cuando me cerraron el paso, y no había ni una sola brecha en su disfraz, nada que me recordase que aquello no era real. Puede que no fuese más que una interpretación, pero el miedo que pasé yo fue auténtico. Tanto, que cuando logré esquivarlos (viva yo) me metí en una taberna temblorosa a pedirme algo de beber. Moraleja: no hay nada que dé más miedo que dos orcos hablándote en alemán.

La otra vivencia fue cuando en mitad de una de las grandes batallas, nuestro capitán cayó herido, lo arrastré fuera de peligro y él, aferrándome de la camisa me espetó “Rodelia, ve a buscar a los chicos… Los han puesto en primera fila… Sácalos de ahí…” Eso es estar en personaje y lo demás tonterías.

El Drachenfest necesita de preparación previa (mucha), de mucha deportividad y de buenos compañeros con los que convivir. Tienes que ir con ganas de explorar y con espíritu perfeccionista en el atrezzo. A quién se pueda procurar estas cosas, le recomiendo mucho que lo experimente. Vale la pena.

Por Mauge Gala

Drachenfest 2013 “No hay nada que dé más miedo que dos orcos hablándote en Alemán”
5 de 1 voto

Nunn

Ya de niña tenía la cabeza en las nubes. Con el paso del tiempo fue perdiendo las nubes y ganando en sabiduría, realista e inocente a la vez. Buscadora y recolectora de todo aquello que pueda serle útil, comienza el día al amanecer como las alondras porque el sol es su energía y recorre las tierras buscando hierbas, setas y manantiales.

  10 comentarios en “Drachenfest 2013 “No hay nada que dé más miedo que dos orcos hablándote en Alemán””

  1. Saludos desde la first lance del campamento rojo !

    Fue un placer veros, reír, perseguiros y que nos persiguiérais ! aún recuerdo cuando uno de vosotros se plantó delante de una carga red con una señal de stop, y nos detuvimos durante unos segundos, todos con los ojos como platos xD

    Nos vemos en Drachenfest 2014 !

    • El de la señal de stop era nuestro zombie, que le cogió gusto a eso de morirse y se dedicaba a intentar parar disturbios.

      Fue genial tener un campamento como el rojo (diomio diomio que susto) para llevar a cabo nuestras épico-patéticas ideas. No sé si te llegó nuestro intento de multar al avatar rojo por “behavior that may cause a breach in the peace, wandering arround with criminal intentions and riots in the common field”. La cara de vuestra warleader cuando le mostramos la multa fue de antología (la multa era de “one copper”).

      En fin, fue un placer haceros reír con nuestras tonterías. Los momentos épicos, mejor se los dejamos a los que valéis para eso.

      Nos veremos en el Drachenfest 2014

      (En el Drachen soy Rodelia Moonpaper, la seño de la guardia. Nos vemos!)

  2. Hola. Me encanta tu entrada, me das envidia por haber ido este año y yo no, que me enteré tarde que iban un grupo de gente que conozo.
    Pero este año que viene espero no tenerte envidia e incluso vernos ya que hoy me sacaron la entrada para el Drachenfest 2014.
    Será mi primera vez en algo tan grande, los vivos que jugué hasta hora como mucho eramos doscientas personas, así que será impresionante.
    Leerte me hace tener millones más de ganas de ir. Si vais este año otra vez de la guardia es probable que tengáis a una Elenita todo el día mirandoos en plan… ais… la guardia de Ankh Morpork… como mola, espero que riñais a una legal/caótica buena por estar achuchandoos… ¿sois blanditos? 😉

    • Cachis, se me fue la pinza… quería poner “Espero que NO riñáis a una legal/caótica buena por estar achuchandoos”… 😛

      • Felicidades por tu entrada para la Drachenfest del 2014, sin duda será una experiencia que no olvidarás. Si ves a Mauge por allí, achuchala de mi parte, no es tan feroz como parece… o si!! 😉

      • Señorita Elena Rojas,
        debe usted saber que dos de los delitos tipificados en nuestra lista son el de acosar y el de hacer perder el tiempo a un miembro de la guardia. En caso de que desee acosar a uno de los miembros de la guardia, sin hacerle perder el tiempo, ni a él/ella o a usted, le recomendamos que pase por nuestra oficina y rellene el formulario de solicitud para entrar a formar parte de los admiradores/cachondeantes anónimos/as de ese miembro en particular de la guardia. De seguro podemos encontrar algún/a guardia lo suficientemente blandito/a y que no le parezcan una pérdida de tiempo sus atenciones.

        Atentamente
        Cabo Rodelia Moonpaper

        p.d.: soy Mauge. Con qué grupo vas a ir?

  3. Dan ganas de ir!!!

  4. Es solo imaginar dicha estampa y uno ya alucina; impresionante debe ser estar alli enmedio y empaparse de la pasion e intensidad de los que interpretan a tu alrededor.

    Una unica vez “tontee” con el rol en vivo, media hora con tres buenos amigos, y jugamos metiendonos en el papel “de teatro” de vampiros de distinta clase. El que organizaba flipo con nuestra interpretacion y hasta paso del juego en si para disfrutar de nuestra improvisacion y lo que conseguimos en tan poco tiempo. Es cuando te preguntas por que de esa animadversion de las masas hacia estos juegos, si es lo mismo que cuando de pequeños jugabamos a vaqueros o astronautas.

    Gran experiencia la tuya, y hasta me das cierta envidia. La imaginacion logra algo increible, por ello hay que fomentarla, se tenga 10, 25 o 50 años.

    • Pues si Jorge. Jugar a vaqueros y astronautas con más de 20 años parece que no está bien visto pero te aseguro que disfrutas tanto o más que cuando éramos pequeños. Con Mauge coincidimos apenas un fin de semana en la Feria de San Justo y te aseguro que se crea un vínculo muy especial. Si consigues dejarte llevar por el juego y participar como si de una gran obra de teatro se tratase la vuelta a la realidad es lo más difícil de sobrellevar 😉
      Deja de sentir esa envidia sana y apúntate al próximo. 😉 Os mantendremos informados.

      Has conseguido +10 puntos de experiencia

 Deja un Comentario

(obligatorio)

(obligatorio)