Abr 122013
 
 12 Abril, 2013  Publicado por a las 11:11  Añadir comentarios

Antecedentes
Los primeros primates evolucionados aparecieron hace aproximadamente unos 40 m.a durante el Eoceno. Los Platirrinos en América y los Catirrinos en Asia y África.
Hace unos 20 m.a los Catirrinos evolucionaron en 3 grupos de prosimios, los Cercopitécidos, los Pliopitécidos y los Driopitécidos. Descendiente de los Driopitécidos encontramos un nuevo espécimen bautizado como Procónsul del que podemos diferenciar 3 espécies, Procónsul major, Procónsul africanus y Procónsul nyanzae. Este nuevo espécimen parece ser el antepasado común entre los chimpancés y los homínidos.
A inicios del Plioceno empieza el proceso de hominización.

Causas
La principal causa del proceso de hominización, según Yves Coppens, parece ser la tectónica que originó la gran falla del Rift Valley y que dio lugar a dos tipos de ecosistemas claramente diferenciados. El occidental, más húmedo y poblado por los antepasados del chimpancés y gorilas y el oriental, con ambientes más áridos. Estos ambientes más áridos y la escasez de recursos marcaron un tipo de evolución y adaptación al medio diferente que fueron fundamentales en el proceso de hominización.

El hombre es sólo un gusano

El hombre es sólo un gusano


Los homínidos
Actualmente se conocen 4 tipos de homínidos, Sahelantropus Tchadiensis, Orrorin Tugenensis, Ardipithecus Ramidus y los australopitécidos con 9 especies diferenciadas.
El homínido más antiguo conocido hasta la fecha es Sahelantropus Tchadiensis encontrado en el desierto de Djurab (Tchad) y con una antigüedad entre 7 y 6 m.a. Entre sus características cabe destacar un volumen craneal inferior a 350 cm3, sin cresta sagital y cara poco prognata. Con los restos de que se dispone no se puede saber si era bípedo o no.

Orrorin Tugenensis está fechado entre 6,3 y 6,2 m.a de unos 140 cm de altura aproximada no parece tener relación con Sahelantropus Tchadiensis y se cree que se extinguió sin descendencia.

Ardipithecus Ramidus podría ser descendiente de Sahelantropus Tchadiensis, los restos hallados en Aramis han sido fechados en 4,4 m.a y no nos permiten afirmar si era bípedo o no.

Los Australopithecus
Los australopithecus tuvieron una distribución más amplia y presenta los siguientes rasgos comunes entre las 9 especies:

  • Cráneo alargado y frente huidiza
  • Cara prognata y torus supraorbitario
  • Carecen de mentón
  • Arco dentario en forma parabólica
  • Pelvis ancha

El primer Australopithecus, A. Anamensis ya era bípedo, sus restos hallados cerca del lago Turkana están fechados entre 4,2 y 3,9 m.a y se diferencia de A. Ramidus por unos molares más anchos y con esmalte más espeso.

Los restos de A. Afarensis se pueden fechar entre 4 y 2,5 m.a y fueron hallados en Hadar (Etiopia) y Laetoli (Tanzania) y de ellos se puede deducir que andaba perfectamente erguido.
En la misma época que A. Afarensis se pueden fechar los restos de A. Bahrelghazali lo que parece indicar la coexistencia de varias especies de Australopithecus.
Posteriormente se han encontrado restos, en Sudáfrica y cerca del lago Turkana, de cráneos muchos más globulares y de mayor capacidad creaneal que A. Afarensis y que se han asignado a la especie A. Africanus con una cronología entre 3 y 2,5 m.a.
A orillas del lago Turkana y con una cronología de 2,5 m.a aprox. se han encontrado restos asignados a la especie A. Aethiopicus con cráneos más robustos que los anteriores y una cara especialmente maciza y que según algunas teorías podría tratarse de una rama evolutiva paralela a los Australopithecus.

Los restos de A. Bosei fueron encontrados en las gargantas de Olduvai y se han fechado entre 2,3 y 1,2 m.a. Destacan su apariencia mucho más robusta y sus características craneales adaptadas para el consumo de vegetales duros. Es probable que los cambios climáticos de hace 1,2 m.a propiciaran su extinción.

Los restos de A. Garhi fueron hallados en Awash (Etiopía). Están fechados aprox. en 2,5 m.a y se distinguen principalmente por sus características dentales. Es probable que A. Garhi fuera uno de los primeros talladores de piedra aunque no se puede afirmar ya que únicamente se han encontrado junto a sus restos huesos con señales de haber sido descarnados intencionadamente pero ninguna industria lítica.

A. Sediba es una de las últimas especies de Australopithecus hallada. Se han fechado sus restos encontrados en las cuevas de Malapa hacia 2 m.a y destaca su escaso progantismo, sus dientes pequeños y su capacidad craneal entre 420 y 450 cm3.

Los restos de A. Robustus están fechados entre 1,8 y 1,5 m.a y fueron hallados en las cueva de Kromdraai. Destaca su volumen craneal de 530-600 cm3, los huesos muy gruesos así como un torus supraorbitario muy marcado y un torus occipital.

Debemos mencionar también a Kenyantrophus Platyops con una serie de características como prognatismo moderado, cara plana y dientes pequeños que lo diferencian del resto de Australopithecus hallado en Kenya y con una cronología entre 3,5 y 3,2 m.a aprox.

Del gibón al hombre

Del gibón al hombre.

Conclusión
El proceso de hominización, con unos antecedentes que se remontan al Eoceno, tuvo lugar desde hace 7 m.a aprox. hasta 1,5 m.a cuando los Australopithecus desaparecieron para dejar paso a los homos.
Los últimos hallazgos en yacimientos occidentales alejados del Rift Valley podrían cuestionar la teoría del East Side History de Y. Coppens aunque es innegable que la mayoría de estas especies surgieron en la parte oriental fruto de una adaptación a un medio cambiante. Como resultado de estas adaptaciones algunas especies se extinguieron y otras dieron lugar a nuevas especies mejor adaptadas a su entorno.


Fuentes
Prehistoria I: Las primeras etapas de la humanidad Autor: Sergio Ripoll y otros Editorial: Editorial Universitaria Ramón Areces
Introducción a la prehistoria: La evolución de la cultura humana Autor: Jordi Nadal Editorial: Editorial UOC, S.L.
La historia más bella del mundo: (Los secretos de nuestros orígenes) Autor: Yves Coppens Editorial: Anagrama S.A.

Valora este pergamino

Aven

Historiador y Aventurero de día, Mago y Guerrero de noche siempre me ha gustado combinar la afilada hoja de mi espada con una bola de fuego o una tormenta de rayos.
Son... argumentos contundentes.

  2 comentarios en “El Proceso de Hominización”

  1. muy bueno, muy bien sintetizado.

 Deja un Comentario

(obligatorio)

(obligatorio)