Mar 082013
 
 8 Marzo, 2013  Publicado por a las 11:11  Añadir comentarios

Las torrijas parecen ser tan antiguas como el pan duro. Existen numerosas referencias a este exquisito dulce desde los tiempos romanos hasta la actualidad:

  • En el libro De re coquinaria editado hacia el siglo IV o V consta una receta de torrijas en la que dice: “Rompe siligenas (galletas de trigo), baña las en leche, tuesta las en aceite, riega las con miel y sirve las.”
  • Del siglo XV data la mención sobre este dulce, atribuida al poeta y músico Juan del Encina: “miel y muchos huevos para hazer torrejas”, citado como plato indicado para la recuperación de las mujeres tras el parto.
  • Encontramos múltiples platos durante el siglo XVII que incluyen a las torrijas en sus recetarios como el Libro del arte de Cozina de Domingo Hernández de Maceras editado en el 1607, y también en Arte de cozina, pastelería, vizcochería y conservería de Francisco Martínez Motiño del 1611.
  • A comienzos del siglo XX era muy habitual en las tabernas de Madrid y el único dulce que se servía con un chato de vino.

Sea como fuere es un postre delicioso que ha sido relegado a las celebraciones de Cuaresma o Semana Santa, aunque nadie nos prive de elaborarlas cuando a bien nos parezca o cuando el pan duro se acumule. Su elaboración es muy sencilla y sus básicos ingredientes hacían de las torrijas una alternativa a las prohibiciones de comer carne durante esos días.

Torrijas

Ingredientes:

  • Pan de pueblo o de miga espesa, antiguamente se hacían para aprovechar el pan duro del día anterior y en la actualidad podemos encontrar pan para torrijas. Para una barra de 250gr., salen unas 12 torrijas aprox.
  • 2 Huevos.
  • 1/2 litro Leche.
  • 100 Gr. Azúcar
  • 1 rama Canela
  • Piel de un limón
  • Aceite para freír

Poner a hervir la leche con la rama de canela, el azúcar y la piel del limón.

Cortar el pan en rebanadas de no más de dos dedos de grosor y colocarlas en una fuente plana.

Verter la leche sobre ellas y dejarlas reposar hasta que se remojen bien, dándoles la vuelta si fuera necesario.

Batir los huevos y rebozar las torrijas.

Calentar en una cazuela abundante aceite y  freír las torrijas. Hay que dar la vuelta a las rebanadas con cuidado, utilizando una espumadera y una cuchara para evitar que se rompan, y es aconsejable freír sólo un par de torrijas cada vez.

Una vez estén doradas, sacarlas y colocarlas sobre papel absorbente.

Espolvorear con azúcar y canela al gusto y servir en un plato o fuente. Se pueden acompañar con almíbar, chocolate, mermelada, fruta, crema, nata, vino especiado…

Mmmmm que ricas están…

Valora este pergamino

Nunn

Ya de niña tenía la cabeza en las nubes. Con el paso del tiempo fue perdiendo las nubes y ganando en sabiduría, realista e inocente a la vez. Buscadora y recolectora de todo aquello que pueda serle útil, comienza el día al amanecer como las alondras porque el sol es su energía y recorre las tierras buscando hierbas, setas y manantiales.

 Deja un Comentario

(obligatorio)

(obligatorio)