May 072014
 
 7 Mayo, 2014  Publicado por a las 11:11  Añadir comentarios

Si las grandes frases de la historia se crearan a golpes sin duda el comienzo de esta novela nos mostraría una fábrica de expresiones legendarias. He aquí una muestra de algunas de las frases que más nos han gustado de Crónicas de la Magia Sellada:

  • “Un golpe de cincel por los colores del arco iris, un golpe de cincel por el poder de la magia, un golpe de cincel por los espíritus, un golpe de cincel por la esperanza, un golpe de cincel por el futuro.
  • “Mas allá de donde el sol se deja caer sobre las aguas embravecidas, en lugares sagrados y antiguos encontrarás lo que has perdido, aquello que en secreto tu corazón anhela…”
  • “Regresa para que pueda volver a aprenderme el mapa de tu cuerpo.”
  • “Esta noche Dorento de los Relámpagos Rojos deja de ser un perro a tu servicio.”
  • “…puedo tratar de entender, incluso perdonar, pero no sé si podré olvidar.”
  • “A veces los grandes gestos provienen de grandes egoismos.
  • “-No puedo odiarte por querer vivir, no puedo despreciarte por seguir adelante, tan solo admirarte por no haberte rendido jamás, por haber llegado hasta aquí.”
  • “-A veces no somos conscientes de la sed de poder de aquellos cercanos a nosotros.”
  • “-Soran, de nada sirve lamentarse por las decisiones tomadas, hay que vivir el presente, afrontando las consecuencias de lo hecho lo mejor posible. Y tu lo sabes. Vive el ahora sin mirar atrás y sin mirar demasiado hacia delante.”
  • “-Tiempo y forma trazad la Urdidumbre donde el Fuego, la Tierra, el Agua y el Aire cobran Ser. Que los Seis sean Uno en el Principio de Todas las Cosas.”
  • “-Normalmente, blandiría Muerte y me defendería con Dolor, pero hoy no habrá necesidad de ello, hoy solo será Muerte la que pruebe tu podrida sangre.”

¿Has encontrado alguna otra frase en Crónicas de la Magia Sellada que crees que no debería faltar en esta recopilación? Añádela como comentario.

Frases en Crónicas de la Magia Sellada, de Helena Ramírez
4 de 7 votos

Nunn

Ya de niña tenía la cabeza en las nubes. Con el paso del tiempo fue perdiendo las nubes y ganando en sabiduría, realista e inocente a la vez. Buscadora y recolectora de todo aquello que pueda serle útil, comienza el día al amanecer como las alondras porque el sol es su energía y recorre las tierras buscando hierbas, setas y manantiales.

 Deja un Comentario

(obligatorio)

(obligatorio)