Oct 242014
 
 24 octubre, 2014  Publicado por a las 11:11  Añadir comentarios

Cuenta una antigua leyenda de los albores del tiempo
que cinco reyes del mundo se batieron en batalla.
Hicieron temblar la tierra hasta el último cimiento
y no dejaron en pie ni siquiera una muralla.
Relatos de Fantasía - Alguero e Ynidas
Todo empezó una tarde, en una serena playa,
donde dos tristes amantes se besaban a escondidas.
Él era hijo del mar, ella del fuego vasalla,
y aunque debieran odiarse, abrazados se fundían.

Alguero, lengua salada, oleaje de osadía,
príncipe de los mil mares que empuña la libertad.
Ynidas, pelo de fuego, adalid de la alegría,
princesa del volcán y la Llama de la Eternidad.

No hay testigos de sus besos, sólo un viejo palmeral
que baila al son del rumor de las olas y la brisa,
y el sol que, lleno de envidia, se une también con el mar,
ignorando que en las sombras se oculta un mordaz espía.

La flor del amor florece hasta en las tierras marchitas
por mucho que se propongan arrancarla de raíz,
porque aunque no lo parezca tiene unas alas cosidas
que la elevan sobre aquello que la quiere hacer morir.

Prometido estaba Alguero, aunque no fuera feliz,
con la hija de la reina de los bosques de Valnessia.
Pues su padre, el rey pirata, juró por su cicatriz
que unirían mar y bosques desposando a la princesa.

Con tal de ampliar su flota hizo el rey esa promesa,
pues precisaba madera de los bosques de la reina.
Prometer a sus dos hijos fue su inapelable oferta,
y así quedó concertado el enlace de conveniencia.

Cuando Alguero se enteró —cuál fue su amarga sorpresa—,
iracundo se marchó en su rápida fragata.
Odiaba profundamente sentir el ánima presa.
No era moneda de cambio, sino un osado pirata.

A Ynidas le ocurría la misma situación ingrata;
estaba ya prometida desde el mismo nacimiento.
Desde niña le insistieron con la misma perorata:
“Al gran Príncipe del Sol te ata firme juramento.”

Pero nada pudo hacer por callar el sentimiento
que Alguero prendió en su pecho cuando en la playa se vieron.
Cabalgaba el gentil hombre sobre la espuma y el viento
y le quedó en las pupilas su imagen grabada a fuego.

Alguero sintió lo mismo: un remolino en el cuerpo
que le arrastraba sin tregua hasta el fondo de los mares.
Desde entonces se veían, con luna llena en el cielo,
en la playa que les vio convertirse en dos amantes.

Pero aquel funesto día unos ojos vigilantes
se encontraban observando a los pies de una arboleda,
y a la Reina de los Bosques denunciaron, acuciantes:
“El buen novio de tu hija arde con otra candela.”

La reina Silene entró en una furia tan ciega
al ver vejada a su hija, que ordenó a su milicia:
“Contra el reino de los mares levantaos en pie de guerra,
que no quede un solo barco hasta que se haga justicia.”

Cuando el rey de los piratas se acercó con su codicia
a recoger la madera de los bosques de Silene,
un aguacero de espinas lanzadas con gran pericia
azotó por sorpresa al rey Azariel y su hueste.

Muchos piratas murieron sobre el agua azul celeste,
entre ellos, por desgracia, el bravo príncipe Alguero,
pues una espina impregnada de un veneno muy potente
voló hasta su embarcación y le impactó en pleno pecho.

Pobre príncipe de sal, tan joven y tan apuesto.
Va tu barco hacia alta mar, ardiendo bajo la luna.
Llora tu padre y tu gente: “Ya no volverás a puerto;
no habrá para tu asesino por ende piedad alguna.”

Ynidas, en su aposento, no tuvo duda ninguna.
Su gran amor había muerto, lo sintió en el corazón.
En la negrura gritó: “¡Que la Llama la consuma!”;
y el fuego de la venganza en su seno se encendió.

Aunque lloró tristemente, ni una lágrima cayó,
porque cada una de ellas se evaporó en su piel.
Fue hasta la Llama Eterna y con su fuego danzó,
avivándola con ira amarga como la hiel.

La flor del dolor florece hasta en el mejor vergel
por mucho que se propongan arrancarle las espinas,
porque aunque no lo parezca tiene una raíz cruel
que se aferra sobre aquellos cuya alma está perdida.

No esperó al amanecer, la desamparada Ynidas,
para azuzar a sus tropas sobre el reino de los bosques.
Cada arbusto y flor ardió, convirtiéndose en cenizas,
y a la princesa ensartó con su incandescente estoque.

Ynidas se vio cercada por cientos de guardabosques
que Silene convocó al marchitarse su hija.
“Que la hiedra de la muerte a tu corazón se enrosque
y que el alma te estrangule cual espinosa sortija.

“Por la maldición del bosque morirás cual sabandija,
sin vástagos, mustia y fría, totalmente seca y yerma.”
La maldición de Silene arraigó en torno a Ynidas
formando un yugo de ámbar que la postró en la hierba.

La princesa estalló en llamas, barriendo a la soldadesca,
y acercándose a la reina la tomó por la garganta.
“Que tu maldición se cumpla, pero tú ya estarás muerta.”
Y con ansias asesinas la traspasó con la espada.

El rey pirata en su barco aún a su hijo velaba
cuando atisbó el incendio que iluminaba la noche.
No pudo creer que el bosque fuera esa enorme fogata
que engullía la madera en un absurdo derroche.

Subió al castillo de popa farfullando mil reproches
y le habló a la mar de amor en su ondulante lenguaje.
Urgió su infame lujuria y, como último broche,
provocó sus más aciagos celos de mujer salvaje.

La mar, posesiva amante, se erizó de fiero oleaje
y estalló en tempestad, muy dolida con el rey.
Entonces se quedó quieta, espesando su coraje,
dispuesta a hacerle saber que nadie violaba su Ley.

La mar inspiró tan hondo que en cohibida desnudez
dejó sus playas y ribas, desamparando a los peces.
Asomó al horizonte una ola de tal gigantez
que el mundo se quedó mudo, desolado ante su suerte.

El agua lo arrasó todo con su rugido de muerte,
apagando todo el fuego, incluso el del gran volcán.
Apagó todas las llamas, salvo la que era más fuerte,
aquella cuyo nombre era Llama de la Eternidad.

La princesa Ynidas vio, aún en la oscuridad,
cómo se le echaba encima aquella ola gigante.
Supo que no escaparía, y con calma y dignidad,
adoptó regia postura y esperó, pecho adelante.

Abrazó al muro de agua como si fuera su amante
y en fría estatua de piedra se convirtió para siempre.
La maldición de Silene se cumplió en ese instante,
pues nada hay frío y yermo como la piedra inerte.

El Rey del Mar, apenado, se lamentó enormemente
al saber por un pirata quién era aquella muchacha.
Trasladó la bella estatua que sonreía dulcemente
al lugar donde su amor había brillado: la playa.

Pero el Príncipe del Sol, que todo aquello ignoraba,
agraviado se sintió y enarboló su estandarte.
La princesa Ynidas era su prometida adorada,
y aunque no fuera su esposa, justicia pensaba darle.

En la Torre de Cristal, el más brillante baluarte,
se concentraron los rayos más luminosos del sol.
Descargaron su energía, despedazando en mil partes
cada uno de los barcos que navegando encontró.

El espía de la sombra, el depravado soplón
que ante la reina Silene delató a los amantes,
se fue entonces bajo tierra e informó a su señor
de que su maligno plan había sido fulminante.

El Señor de las Tinieblas, dueño de los nigromantes,
dejó las profundidades y emergió de nuevo al mundo.
Destruidos sus enemigos, nadie podía pararle.
Tanta calamidad le hizo sonreír de un modo inmundo.

El firmamento cubrió con manto negro y profundo
para evitar que la luz otro día amaneciera.
El reino del sol cayó, no resistió ni un segundo
el embiste de la sombra que asoló toda Valnessia.

Sólo hubo una cosa que permaneció ilesa:
la falda de una montaña donde brillaba una llama
que alumbraba con su fuerza la playa de una princesa
con dulce expresión de amor y un abrazo que no acaba.

De cinco reinos que hubo, verde, áureo, azul y grana,
solamente quedó el negro extendiéndose sin fin
a causa de dos amantes que en una orilla se amaban,
ignorando que sus besos acabarían así.

Escuchad vuesas mercedes lo que tengo que decir:
esta es la triste historia del bravo Alguero e Ynidas,
que fueron valientes como para arriesgarse a vivir
un amor que pocos viven ni en toda una larga vida.

Y dicen que aún se abrazan los amantes a escondidas
las noches que en esa playa la luna llena les mira,
pues sube el agua del mar porque Alguero no la olvida,
y abraza y cubre de besos a la bella y fuerte Ynidas.

La flor del amor florece hasta en las tierras sombrías
por mucho que se propongan apagarle la raíz,
porque aunque no lo parezca tiene unas alas rojizas
que la protegen del frío que la quiere hacer morir.

¿Quieres más relatos de fantasía? Descubre a otros autores e ilustradores de fantasía en el Proyecto Golem

Pergaminos Relacionados

La leyenda de Alguero e Ynidas por Ángel Torezano
4.7 de 21 votos

Ángel Torezano

Ángel Torezano creció entre dos mundos: el real y el de la fantasía. En una de esas vidas se convirtió en un ingeniero informático aficionado a los deportes de montaña; en la otra recorrió innumerables cuentos, viviendo infinitud de aventuras. Y así fue como descubrió una verdad pequeña, aunque poderosa, escondida a la sombra de los sueños: que la pluma es más fuerte que la espada.

  23 comentarios en “La leyenda de Alguero e Ynidas por Ángel Torezano”

  1. Creativo, interesante, bello, imaginativo… un texto bien hecho que consigue envolverte en otro mundo, que lo visualices casi exactamente… una forma redonda en la que el símbolo de la flor reaparece transformado contándonos algo importante, en justas dosis, allí donde hace falta, cerrando el círculo de un buen poema. Bravo al autor.

    • Gracias LS, eres muy amable. Esa es la idea, transportarte a otro mundo y que mientras lees el relato consigas evadirte de la realidad que te rodea. Más allá de cualquier otra, ésa es la verdadera magia de la fantasía 🙂

  2. Felicidades al escritor. Creo que es un trabajo muy complejo y el resultado es fantástico. Sigue así!

    • Gracias Verónica! Sí, es bastante compleja la creación de cantares porque se juega con varias cosas simultáneamente, más que en la poesía. Es parecido a algo así como hacer malabares con varias pelotas en la mente 🙂 Pero, cuando sale bien, el resultado, para quien le gusta lo poético, lo dice todo.

  3. Una historia preciosa y trágica (como lo son las mejores), tampoco estoy muy acostumbrada a leer poesía pero me ha encantado. Felicitaciones

  4. Lo primero que viene a mi mente, despues de terminar de leer tu relato, es la palabra : SUBLIME.
    Con tus versos, me has paseado en este mundo a tu antojo, llevandome bien al pasado, despues saltando al presente fastastico para darme esa sensacion de futuro al final de la historia con esos dos amantes que siguen besandose en luna llena. Entre tanto las batallas y las luchas que nos anuncian el porque de la presencia de los protagonistas antes que ella se haya llevado a cabo!!! Cuando pienso que la totalidad de circunstancias han entrado en la historia, de nuevos elementos vienen a hacer vacilar las certitudes. Todo esto, atrapandome en tu ritmo. Tu historia bien dibujada con los destinos que se entrecruzan, en un mundo duro y feroz con personajes que comparten con los protagonistas diversos hechos…donde todo es causa y efecto. Y es en este momento que pienso que el relato termina mas pronto de lo que hubiera querido.

    Me has sumergido con la lectura en tu universo con una escritura excelente.
    Un breve momento de placer al leerte, tienes un verdadero talento de narrador de cuentos fantasticos en verso o en prosa…espero con impaciencia otra historia!!

    • Antes de nada, gracias por tu elaborada crítica/opinión, me has dejado anonadado. Me alegra haber conseguido llevarte de viaje, Lucía, por tierras fantásticas y lugares desconocidos, aunque el viaje fuera más corto de lo que te hubiera gustado 🙂

  5. Buenos días, es un relato precioso, hecho con dedicación, gusto y mimo, me han entrado ganas de llorar y todo. Reconozco talento en tu escrito, sigue así y llegarás lejos. Mis felicitaciones más sinceras. Un saludo.

  6. Está claro que tienes un don. No es fácil hilar una historia en verso.En tu anterior participación también dejaste claro que sabes expresarte en prosa.Desconozco si hay muchos lectores de fantasía en verso, a mí me suele dar pereza,lo reconozco. Si ponéis un reto escrito así, nos las íbamos a ver negras para conseguirlo. Te felicito por tu trabajo.

    • Gracias por tus palabras Sonia, eres muy amable. Yo tampoco lo sé, pero no creo que haya muchos lectores de fantasía épica en verso, es algo… demasiado específico diría yo. Lo raro dentro de lo raro, jajaja. De todas formas, es un complemento maravilloso para la prosa, puesto que se pueden escribir las canciones, leyendas o acertijos que los protagonistas de una novela puedan encontrar en sus vidas en un momento dado. En algunas novelas de fantasía épica se pueden leer algunas de esas canciones o leyendas, o profecías, que no dejan de ser poesías.

      No te preocupes, que dudo mucho que Tierra Quebrada vaya a poner un reto en verso, jajaja. Eso sí, cada uno tiene sus armas a la hora de enfrentar los retos que ponen, y yo tengo unos cuantos versos en la manga, sólo de vez en cuando 😉

  7. Muchas gracias Mabel, celebro que te haya gustado 🙂

  8. Ya me he leído Castilla, de Machado, Luisa, pensé que sería más largo, pero es muy bonito y evocador 🙂

  9. Hermosa Leyenda .estuve en esos lugares y los vivi cómo si fuera parte de la historia.
    GRACIAS POR ÉSTE DELEITE !!!.
    FELICITACIONES ,estimado Ángel Torezano .
    ( Me encanta leer buenas Obras y ésta es una de ellas ).

  10. Muchas gracias Luisa. La verdad es que escribir un relato en formato poesía lleva muchísimo más trabajo que en prosa, aunque el resultado, en mi opinión, merece mucho la pena.

    No he leído el cantar que mencionas, pero lo haré. Gracias por la recomendación 🙂

  11. Gracias Aven! Celebro que te haya cambiado la visión de la poesía, ese género que mucha gente desconoce porque no ha encontrado nada que le haya gustado. Yo tampoco leo mucha poesía, pero no puedo evitar que me guste escribirla. En mi caso, opto por la poesía más sencilla posible, aunque ese dicho que dice “lo sencillo es complicado” es muy cierto… Sólo puedo decir que lo que has dicho me ha satisfecho y complacido enormemente.

  12. Tranquilo, Jorge, no todo el mundo puede entender o gustar de la poesía. Afortunadamente la literatura es muy variada y hay para todos los gustos. De todas formas, no me gustaría que leyeras poesía por obligación, perdería su sentido y le cogerías más manía. No es necesario 😉

    • A veces esa “obligación” resulta beneficiosa. Yo mismo entiendo que mi problema para la comprensión de este tipo de composiciones es mi absoluta falta de práctica con ellas, así que voy a aprovechar el fondo fantástico de tus trabajos (que por ello me resultarán más atractivos) para intentar comprenderlos mejor. Sufriré, pero creo que será un buen ejércicio 😉

      • En eso tienes razón. Como con la mayoría de cosas, la capacidad de apreciarlas se puede educar a base de paciencia y práctica, aunque si no te gusta de un principio, es difícil que vaya a gustarte nunca. La poesía es de esas cosas que o te gusta o te disgusta, normalmente. De todas formas, no escribo siempre en verso, resultaría realmente agotador Jorge, jajaja. Piensa que escribir una sola estrofa puede llevarte desde un minuto -si resulta que estás muy inspirado- a varias horas -si te “atascas” en ella, y en este caso mejor irse a dormir y mañana será otro día-, y no puedes volver atrás para corregir o añadir fácilmente puesto que todas las rimas están relacionadas entre una estrofa y la siguiente.

        Mi anterior participación en el Proyecto Golem fue en prosa 🙂

  13. Hola.

    Pues la verdad es que a mí no me disgustan para nada los cantares o relatos poéticos. Ángel, tienes mucho mérito.

    Uno de mis cantares preferidos y que todavía hoy releo, de vez en cuando, es Castilla, de Manuel Machado, inspirado en el Cantar del Mío Cid. Es una delicia para los que nos gusta la poesía. Ángel, si no lo has leído ya estás tardando.;)

    Un saludo.

  14. A mi me ha parecido un formato fresco e innovador. Muy sorprendente para contar una historia.

    Tengo que confesar que apenas he leído poesía, tal vez porque la temática no me atraía demasiado pero este relato ha cambiado mi visión sobre el género de manera radical así que tendré que darle otra oportunidad 🙂

  15. Esto… He de ser sincero: en este formato apenas me entero de nada. La musicalidad y “los rodeos” (no me malinterpretes, es sólo que lo mío, escrito o leído, es la prosa) me obligan a tener que leer dos veces todo el texto para ir cogiendo algunas de las ideas presentadas, y aún así me cuesta lo mío.

    Ahora, después de esta obligada explicación por mi parte, también he de reconocer que me han gustado tanto la historia presentada como el mensaje final.

    Te voy a seguir como al resto, Raúl, pero qué difícil me lo vas a poner xD

 Deja un Comentario

(obligatorio)

(obligatorio)