Ago 222014
 
 22 agosto, 2014  Publicado por a las 11:11  Añadir comentarios

Mylo se frotó la nariz dejando en ella un manchurrón de tinta negra del que no fue consciente, concentrado como estaba en la hoja de papel que estaba rellenando en aquel momento. Llevaba horas sentado a su añejo escritorio de madera, transcribiendo las últimas notas de la investigación que estaba llevando a cabo. Tan absorto estaba en su trabajo que ni siquiera oyó la puerta de su pequeño y atiborrado estudio abrirse y volver a cerrarse, ni sintió la ligera corriente de aire que penetró la estancia o fue consciente de la presencia de una nueva persona a su espalda.

La persona, una joven aprendiz y alumna del Instituto, sacudió la cabeza rubia y dejó escapar un quedo suspiro; siempre era igual con aquel hombre. Enfrascado en sus estudios, rodeado de un caos de notas dispersas, libros abiertos, tinteros vacíos o medio vacíos, plumas rotas y papeles rellenos con su prieta y pequeña letra o todavía esperando a ser llenados. La única fuente de luz del pequeño cuarto era una lámpara de aceite que pronto habría que volver a rellenar.
Relatos de Fantasía - Expedición
—Maestro —llamó la joven en un tono suave pero firme, tratando de captar su atención.

Pero Mylo ni siquiera pareció oírla, su pluma se movía febril sobre el papel, sus ojos vagaban de vez en cuando sobre sus notas y alguno de los ejemplares abiertos sobre la mesa. Estaba completamente metido en su mundo particular, en el trabajo que el calificaba de toda una vida. Un trabajo, la aprendiz lo sabía, que todavía no había logrado dar frutos más allá de la teoría y la especulación y que, en demasiadas ocasiones, le acarreaba las burlas y menosprecios de sus pares en el Instituto.

«Una pena tanta inteligencia despreciada».

«Debe ser cierto lo que dicen, que las mentes más brillantes son también a veces las más frágiles».

«Podría dedicar tanto esfuerzo a cosas más productivas para el Instituto y para la nación… Pero prefiere peder el tiempo en fantasías y quimeras».

«No entiendo cómo el Consejo todavía no lo ha echado y sigue pagándole un sueldo y permitiéndole vivir en las instalaciones del Instituto».

«Es amigo del Rector, dicen que desde de la infancia. Supongo que eso lo hace intocable».

Esas eran un ejemplo de las cosas que otros Maestros y compañeros de Mylo comentaban y repetían en corrillos y conversaciones de pasillos y salones. Lo consideraban la vergüenza del Instituto, un desperdicio de talento y recursos centrado en demostrar la existencia de ciertas criaturas de leyenda. Pero Mylo estaba seguro de que no eran una invención y que en realidad pisaban el mundo igual que el resto de sus seres, pero preferían mantenerse ocultos y ajenos a los grandes acontecimientos de la sociedad humana. Por supuesto, dados aquellos comentarios, era evidente que Mylo no había conseguido demostrar la existencia de ni una sola de esas criaturas, pero le gustaba insistir en que estaba cerca de conseguirlo.

Lo cierto era que ser aprendiz del Maestro más denostado del Instituto no era ningún honor y la joven, que había vuelto a llamar a Mylo sin éxito, recibía las mismas burlas y comentarios de sus compañeros de clase. Pero estar allí, con aquel hombre menudo y desgarbado, de perennes cabellos morenos despeinados y necesitados de un nuevo corte de pelo, con habituales manchurrones de tinta en manos, ropas y rostro mal afeitado y sus estrechos, inquisitivos y amables ojos azules, miopes tras años dedicados a la lectura y la escritura, había sido elección suya. Ella compartía los mismos objetivos que su Maestro, había seguido su trabajo desde que decidió estudiar en el Instituto y había hecho todo lo posible para convertirse en su aprendiz; algo no muy complicado dada la escasa o nula popularidad de aquel hombre en la institución, el único obstáculo había sido la cabezonería de Mylo y su creencia de que no necesitaba ningún aprendiz. La verdad era que sí lo necesitaba, aunque solo fuera para recordarle sus horarios, las clases que debía impartir y la necesidad de comer, dormir y salir a respirar aire fresco.

—¡Maestro Avérigan! —exclamó la joven finalmente, elevando la voz y consiguiendo que el hombre diera un pequeño salto en su silla.

—¡¿Qué…?! —Se volvió a medias hacia la joven—. Oh, eres tú Suranna. Me has dado un susto de muerte —le recriminó con una dura expresión—. Es una suerte que no estuviese escribiendo en ese preciso momento o habría emborronado la hoja. ¡Y ya está casi acabada!

—Exageráis, Maestro. —Suranna agitó la mano restándole importancia al asunto; llevaba el tiempo suficiente trabajando con Mylo para saber cuándo no tomarlo en serio. Su Maestro era como un perro grande y gruñón, pero que raramente mordía, tenía un carácter demasiado apacible para eso.

—Hurm… —Refunfuñó entre dientes—. ¿Querías algo? Estoy muy ocupado.

Suranna rodó los ojos; aquel hombre estaba siempre muy ocupado, era como si el resto del mundo fuera de su campo de estudios careciera de importancia alguna. La joven estaba segura de que apenas sabría en qué día exacto de la semana vivía o lo que ocurría en la ciudad en la que residía o el propio país. Suranna era aplicada en sus estudios y trabajadora como el que más, pero prefería tener una vida social más allá de los muros del Instituto y se esforzaba por que su Maestro también la tuviera, el aislamiento no era bueno para nadie.

—Maestro, es la hora de la cena, de hecho… —Miró su reloj de bolsillo—, hace ya media hora que comenzó. He venido a buscaros para que vayáis a comer algo.

—Comer puede esperar, esto es más importante.

Por «esto» se refería a sus notas y transcripciones. Suranna se armó de paciencia, dispuesta a arrastra a su Maestro hasta el comedor común si era necesario. Antes de su llegada, nadie se preocupaba de si Mylo comía o no, de si llegaba a tiempo a las clases que debía impartir o se acordaba de irse a dormir a una hora razonable. La primera vez que Suranna había visto en persona a su Maestro, se había encontrado con un hombre pálido y demacrado, con los ojos enrojecidos y totalmente absorbido por su trabajo; la pasión y la devoción eran algo bueno, pero no convertirlas en obsesión y olvidar todo lo demás. Por eso, una de las tareas que Suranna se había auto impuesto era asegurarse de que su Maestro no se olvidaba de vivir.
Relatos de Fantasía - Expedición
—Maestro, hemos pasado ya por esto muchas veces, sabéis que yo no voy a dar mi brazo a torcer y que no dejaré de «molestaros» hasta que vayáis a cenar. ¿Por qué no nos ahorráis tiempo a los dos y os rendís ya?

—Veo que tu insolencia sigue creciendo día a día, niña —rezongó Mylo. La «niña» en cuestión había cumplido ya su décimo octavo año y en tan solo dos más terminaría su formación académica y, si superaba las pruebas, se convertiría en Maestra.

—Es mi insolencia la que os mantiene saludable para seguir trabajando —contestó Suranna cruzando los brazos sobre el pecho.

—Si, bueno… Ejem… —Mylo carraspeó y tuvo la decencia de ruborizarse ligeramente. Con todo, era consciente de que si no fuera por su aprendiz muchas veces seguiría trabajando hasta la extenuación, tal y como había ocurrido otras veces en el pasado. Vyle, el Rector y su amigo, se había mostrado realmente complacido cuando fue a quejarse del comportamiento de Suranna al principio, ya que entendía que no hacía más que interrumpir su trabajo y molestarlo.

«Justo lo que necesitas, Mylo, alguien responsable que tenga la paciencia de asegurarse de que sigues respirando un día más. Ya no somos los jóvenes que fuimos y tenemos que cuidarnos. Creo que la señorita Nimé merece ser ascendida a Maestra solo por eso». Eso era lo que había dicho Vyle sin ni siquiera contener su sonrisa.

Pero esta vez era distinto, esta vez tenía un buen motivo para saltarse la cena. Al menos, eso creía él. Ahora solo tenía que convencer a su aprendiz, que lo miraba con intensidad y determinación. No iba a ser fácil.

—Necesito terminar esto, Suranna…

—Podéis terminarlo mañana —dijo la joven, interrumpiéndolo.

—Pero es importante que lo haga cuanto antes —insistió.

—¿Por qué?

—Porque lo necesitaremos para nuestra expedición.

—¿Expedi…? ¿Qué expedición? —Primera noticia que Suranna tenía de aquello.

—Por fin he conseguido el permiso del Consejo para viajar en busca de los Phaelyons. —Una radiante sonrisa asomó al rostro de Mylo—. El gran objetivo de mis investigaciones está a punto de lograrse.

Phaelyons… La mente de Suranna suministró rápidamente la información básica sobre aquella especie. Se dividían en cuatro clases o subespecies según el elemento al que estuvieran asociados y sobre el que se les presuponía control y dominio. Los Phaelyons Firis controlaban el fuego, los Phaelyons Terris se servían de la tierra, los Phaelyons Liquis eran capaces de domeñar las aguas y los Phaelyons Aeris dominaban el aire. Mylo había teorizado una quinta clase, los Phaelyons Vidis, capaces de controlar los cuatro elementos y que habrían estado por encima del resto en su escala social, quizás como líderes y adalides. Su sociedad era eminentemente pacífica o, al menos, carecía del deseo de conquistar y someter por el arte de la guerra y eso les había llevado a aislarse del resto del mundo, donde especies como los Humanos, los Enanos o los Elfos Solares parecían tener deseos inagotables de conquista de tierras ajenas.

De todas las criaturas de leyenda, los Phaelyons eran los que más posibilidades de haber existido en algún momento tenían, dada su prolífica aparición en cientos de leyendas e historias antiguas. Pero el hecho de que se los relacionase directamente con la magia los convertía en poco más que mitos y cuentos para la mayoría de los estudiosos del Instituto, donde se prefería la lógica y la razón y la magia no era más que la ausencia de explicaciones racionales sobre algunos hechos que en principio parecían inexplicables y milagrosos.

Mylo llevaba toda una vida investigando, estudiando y escribiendo sobre los Phaelyons, y Suranna mentiría si no reconociese que compartía sentimientos similares con su maestro respecto a aquellos seres. Pero una expedición… Era excitante, sería la primera en la que participaría, pero su Maestro ya no estaba para esos trotes; sus cincuenta y algo años y una vida casi completamente dedicada al estudio no lo predisponían precisamente para un largo y azaroso viaje. Debía hacer una década o más desde la última vez que salió en su última expedición. Pero viendo su expresión radiante, Suranna no tenía corazón para oponerse o siquiera opinar en contra de ello. Al menos se aseguraría de cuidar de él en el viaje.

—Eso es una gran noticia, Maestro. ¿Cuándo partiremos? —Preguntó sin necesidad de fingir su ilusión.

—Ah, sabía que te gustaría. Mi idea era partir cuando antes, pero Vyl… el Rector ha insistido en que esperemos hasta que nos consiga una escolta y el equipo necesario.

Bendito Rector, pensó Suranna, aliviada de que alguien a parte de ella se preocupara por frenar el entusiasmo suicida de su Maestro. Estaba bastante segura de que la escolta sería pagada con dinero del propio bolsillo del Rector y tenía la sensación de que el Consejo lo había aprobado para así poder librarse de Mylo durante una temporada, si moría allí fuera, tanto mejor para ellos. Bueno, había por lo menos dos personas que se asegurarían de que Mylo volviese sano y salvo al Instituto.

—¿A dónde iremos? —inquirió la joven. En algún momento del remoto pasado, los Phaelyons parecían haber poblado gran parte del mundo, pero dado que hacía siglos que no se avistaba a ninguno, nadie tenía seguro que realmente hubiesen estado tan extendidos de haber existido realmente.

—Al bosque Tapiz Oscuro. Mis últimos descubrimientos apuntan a que una de sus más prolíficas colonias se asentaba allí. Puede que tengamos que atravesarlo hasta la Costa Boscosa al noroeste, los Liquis habrían preferido vivir cerca del mar… Hm… —Mylo adoptó una expresión pensativa, como si meditase sobre más posibles lugares.

Suranna por su parte se alegró de contar con una escolta. Tapiz Oscuro marcaba la frontera natural entre Ilfil Solaris, el reino de los Elfos Solares, y toda una serie de pequeños países —reinos y repúblicas— humanos; el bosque era considerado tierra de nadie y llevaba siglos en disputa, aunque realmente nadie se había adentrado mucho en él. Era una floresta enorme, que se extendía por kilómetros hasta el mar Límite al norte y el oeste, frondosa y oscura cuanto más se internaba uno en ella; no era un lugar muy propicio para levantar ciudades o asentamientos más pequeños, de hecho ni siquiera estaba completamente cartografiado o explorado. Todo apuntaba a que ellos iban a ser los primeros en hacerlo a un nivel más profundo.

Y el viaje no sería corto tampoco. Al menos tres semanas hasta llegar al límite austral del bosque, y tendrían que cruzar varias fronteras. Habría que buscar la ruta menos complicada, aquella que cruzase por países aliados del suyo y donde menos pegas les pondrían. No, no iba a ser una expedición sencilla y tranquila. Pero nada de aquello les quitaría el entusiasmo o la emoción ante la posibilidad, por remota que fuera, de encontrar a los Phaelyons.

Suranna confiaba en las investigaciones y descubrimientos de su Maestro, daba por ciertas las teorías y ensayos que había escrito sobre aquella mítica raza y compartía con él la certeza de que algunos de los artefactos que Mylo había encontrado en el pasado habían sido hechos por los Phaelyons; algunas eran piezas demasiado exquisitas, demasiado perfectas para haber salido de las manos de los artífices de cualquiera de las otras especies que poblaban el mundo.

El Consejo y el resto de miembros del Instituto podían reírse todo lo que quisieran de su trabajo, ellos acabarían por demostrar la existencia de los Phaelyons y entonces serían ellos los que reirían.

—De acuerdo, Maestro, podéis terminar vuestro trabajo… —El rostro de Mylo se iluminó— cuando hayáis cenado algo antes. Por esta noche haré la vista gorda con la hora a la que decidáis iros a dormir. —Lo cierto es que ella también le robaría algunas al sueño poniendo al día sus notas y lo necesario para el inminente viaje.

—Hm… ¿Supongo que no podré hacerte cambiar de opinión?

Suranna sacudió la cabeza y Mylo dejó escapar un largo suspiro y se dio finalmente por vencido, dejando la pluma sobre el escritorio, levantándose y acompañando a su aprendiz al comedor común.

 

*          *          *

 

De aquello habían pasado varios años ya, Suranna era ahora la Rectora del Instituto y Mylo un venerable anciano, que ahora pasaba más horas descansando o durmiendo que trabajando. Seguía viviendo en las instalaciones del Instituto, junto a otros Maestros retirados, en un edificio construido a tal efecto; no todos los Maestros que dejaban de ejercer por la edad se quedaban allí, pero si alguno deseaba hacerlo, podía contar con una cómoda habitación, cinco comidas al día y el derecho a acceder a todo el conocimiento que la institución guardaba entre sus muros. Sin embargo, la reputación de Mylo no había mejorado en lo más mínimo en cuanto a su campo de estudios se refería. Aquella última expedición que le habían permitido realizar no había dado los frutos esperados… O los había dado demasiado bien, tal y como el Consejo esperaba. En cualquier caso, tras regresar de ella con las manos vacías, Mylo no volvió a solicitar otra posibilidad más. Lo que nadie sabía, salvo Suranna y la escolta que los había acompañado a Tapiz Oscuro, era que no fue el fracaso lo que había acallado a Mylo, sino todo lo contrario.

El viaje en busca de los Phaelyons había sido todo un éxito, no exento de peligros y amenazas, pero finalmente, tras pasar un par de semanas completamente perdidos en Tapiz Oscuro, habían encontrado la primera pista de la presencia de los míticos seres: los phialyns, pequeños seres, animales voladores de esencia elemental que, según las teorías de Mylo y algunas leyendas, solo aparecían allí donde moraban los Phaelyons. Seguir a las bandadas de phialyns los condujo hacia el corazón del bosque y más allá. Y cuando estaban agotados, llenos de arañazos y suciedad y su escolta a punto de abandonarlos, se dieron de bruces con un impresionante ser envuelto en llamas de la cabeza a los pies, los ojos eran dos piedras negras de forma almendrada y en su mano una lanza de fuego. Y no estaba solo, cinco más de aquellos seres les rodearon en el acto.

Todos habían pensado que era el final, todos salvo Mylo, que comenzó a dar saltos de alegría, emocionado ante la presencia de aquella amenaza envuelta en un fuego que parecía no afectar a la vegetación cercana. Viendo a su Maestro, Suranna entendió qué tenían delante: Phaelyons Firis. Mylo los había considerado los guerreros de su pueblo y parecía que no se había equivocado.

Tras un tenso silencio, Mylo se presentó usando una variante arcaica de la lengua de los jemures, los antiguos habitantes de una basta región del mundo unos siglos atrás; se les había llegado a considerar un imperio en su momento. Suranna la entendía más o menos, ya que por indicación de su Maestro, se había propuesto aprenderla, ya que se la suponía la lengua que los Phaelyons habían podido dominar en el pasado. Mylo hizo hincapié en que sus intenciones no eran malas o dañinas, que no pretendían ningún mal para su gente y que poder tan siquiera contemplarlos esa sola vez sería suficiente. Y entonces, llevado por su entusiasmo, comenzó a hacerles una pregunta tras otra.

Los seres de llamas se miraron entre sí, o así se lo pareció a Suranna, y ocurrió algo que asombró todavía más a su nerviosa escolta; los Phaelyons apagaron sus llamas y ante ellos quedaron seis humanoides, que compartían algunos rasgos con diferentes especies animales. Por ejemplo, el que tenían justo delante tenía sobre la cabeza de largo cabello castaño las orejas negras de un zorro, sus ojos eran almendrados y de color dorado con las pupilas oblicuas, sus rasgos recordaban al animal y la parte expuesta de sus brazos estaba cubierta de un fino pelaje castaño, aunque su cara estaba libre del mismo. De los otros cinco, dos parecían también recordar a un zorro y el resto a un gato, con los pelajes de diferentes colores. Vestían a la usanza de los guerreros, con defensas de cuero y metal; a parte de la lanzas, a sus caderas colgaban espadas delgadas y curvadas.

Mylo había exclamado entonces que su teoría sobre la apariencia física de los Phaelyons era cierta. Suranna y la escolta estaban demasiado impresionados para decir nada. Y los guerreros Phaelyons parecían, si aquello era posible, divertidos por el comportamiento de Mylo.

Tras conferenciar brevemente entre ellos usando un lenguaje más rápido y aparentemente más complejo que la lengua jemur, los Phaelyons se presentaron como miembros de la Orden Incandescente y Protectores y Guardianes del Pueblo Phae y les informaron que por el momento no podían dejarlos marchar y que los llevarían con ellos. Era la primera vez que unos Humanos llegaban tan cerca de sus dominios. Por supuesto, aquello fue una gran noticia para Mylo, que se apresuró a asentir y a decirles que podían vendarles los ojos y maniatarles si así lo creían necesario. Por supuesto, sus «captores» no hicieron nada de eso, ya que perdidos en el bosque como estaban, no tenían muchas opciones de escapar a ningún lado. Aunque sí tomaron las armas de la escolta como precaución.

Tras el encuentro, fueron conducidos a una ciudad construida de manera que se mimetizaba a la perfección con el bosque: las casas, ya fueran en los troncos de los árboles o en el suelo, eran de muros verdes, marrones y pardos, algunas parecían excavadas en la tierra como si fuesen madrigueras, otras cavadas en el tronco de los árboles más gruesos. Su extensión era difícil de determinar y docenas de Phaelyons de diferentes edades y aspectos recorrían lo que debían ser sus calles, no más que meros senderos abiertos entre los árboles y la vegetación baja.

Como era de esperar, la presencia de un grupo de Humanos pareció paralizar la vida cotidiana de la ciudad y cientos de pares de ojos se volvieron hacia ellos. Ante la expresión de éxtasis de su Maestro, Suranna temía que le fuese a dar un ataque y se desmayase; los ojos de Mylo estaban bebiendo todo cuanto veían, haciendo notas mentales que más tarde llevaría al papel… Eso si es que les permitían volver a salir del bosque.

Los guerreros les llevaron al interior de un grueso y viejo árbol, tan grande era su tronco vaciado, que Suranna se mareaba ante la perspectiva de pensar cuántos cientos de años podría llevar vivo. Allí les recibió un único phaelyon, que ordenó al resto de seres presentes abandonar la sala; los guerreros protestaron, pero sus quejas fueron desestimadas y finalmente, aunque a regañadientes, se fueron.

Aquel phaelyon se presentó como Druuvbe Adreenve, Legislador de aquella región, escogido por el Consejo de los Cinco Señores. Y en su mano estaba la decisión de que hacer con ellos. Era algo más alto que los guerreros con los que habían tratado, tenía los mismos ojos almendrados, pero estos eran de un verde intenso y de pupila redonda, su cabello era gris plateado, igual que el pelaje de sus brazos y las orejas recordaban a las de un lobo. Parecía de mayor edad y su voz era serena y profunda.

Druuvbe les dijo que eran los primeros Humanos con los que hablaba nadie de su pueblo en muchos, muchos años y que les permitiría saciar su curiosidad si ellos hacían otro tanto, pues raramente se enteraban de noticias del mundo exterior. Ante aquel ofrecimiento, Mylo y Suranna sonrieron entusiasmados, era la oportunidad que tanto tiempo habían esperado.

Suranna recordaba los días pasados en aquella ciudad en el bosque, las largas charlas con Druuvbe y otros miembros de su comunidad, de lo mucho que aprendieron sobre los Phaelyons, de las teorías acertadas y equivocadas que sobre ellos tenía Mylo, de la naturaleza elemental de su poder, que manaba de la esencia misma de la vida, y de su decisión de dar la espalda al mundo, de ocultarse y vivir en paz y armonía con la naturaleza. Los Phaelyons estaban realmente ligados a la tierra, en un sentido más animal y literal que el de otras especies humanoides, y por ello su deseo era el de la comunión y no el de la dominación. Sin motivación para luchar realmente, prefirieron ocultarse en lugares donde los Humanos y otras razas no se internarían jamás, que guerrear y luchar continuamente por su supervivencia. El asentamiento de Tapiz Oscuro era uno de muchos alrededor del mundo, aunque no desvelaron la ubicación del resto.

Y también los vieron desenvolverse en el día a día gracias a sus poderes elementales, que hacían que se repartieran los trabajos acorde a sus capacidades. Su poder no era infinito y debían reponerlo durante las noches, durmiendo en contacto directo con el suelo desnudo del bosque, razón por la cual sus casas carecían de suelos de ninguna clase. La cantidad de poder y la fuerza del mismo variaban también de un phaelyon a otro, igual que sus apariencias, aunque en aquella ciudad parecía predominar la presencia de lobos, zorros, gatos y conejos.

Mylo y Suranna aprendieron mucho sobre los Phaelyons durante esos días, que se tornaron en un par de semanas, momento en que Druuvbe les comunicó que deberían abandonar la ciudad. El Legislador había recibido un mensaje del Consejo de los Cinco Señores, que eran los líderes de facto del pueblo en aquella parte del mundo, indicándole que debía permitir marchar a los Humanos, sin embargo, había condiciones. Jamás podrían hablar sobre lo que allí habían visto, no podían desvelar el secreto de su existencia al mundo, pues los pondría en el mismo peligro que su desaparición y aislamiento siglos atrás les había evitado. Para asegurarse de que cumplirían su palabra, tendrían que realizar un sagrado juramento que ligaría sus esencias vitales (o lo que los Humanos consideraban el alma o el espíritu) y que les acarrearía un severo castigo de no ser cumplido.

Suranna pensó que su Maestro se negaría, pues había encontrado la prueba final de su larga investigación, con aquello limpiaría su nombre y ganaría el prestigio que se merecía. Pero Mylo la sorprendió aceptando aquellas condiciones.

«Nunca he buscado la fama o el reconocimiento de mis pares, niña. De haber sido así, habría dedicado mi tiempo a otra cosa. Para mí, haber visto con mis propios ojos a los Phaelyons es suficiente; haberlos encontrado, escuchado, descubrir en que me equivocaba respecto a ellos… Eso es más que suficiente. El valor del descubrimiento en el propio descubrimiento». Eso le había dicho Mylo como explicación y lo cierto era que Suranna lo entendía. Ni ella ni su Maestro querían perjudicar o acarrearles algún mal a aquellos seres que llevaban siglos siendo una mera leyenda. La fama no merecía pagar el precio de acabar con su pacífica existencia.

«Supongo que tienes razón, Maestro. De todas formas, ¿quién nos iba a creer?». Aceptó ella también.

Y en cuanto a sus escoltas, aquellos hombres y mujeres solo querían salir del bosque y volver al mundo normal que conocían; habían visto suficiente del poder elemental de los Phaelyons, como para saber que romper el juramento no sería una opción. Además, Suranna estaba segura de que, como ella y su Maestro, ellos también se habían enamorado un poco de los Phaelyons y su vida armoniosa y pacífica.

Así, con las manos aparentemente vacías, habían regresado meses después al Instituto de la que fue la última expedición del Maestro Mylo Avérigan. Las burlas no se hicieron esperar, pero no hicieron la más mínima mella en Mylo o Suranna, que dedicaron muchos de sus días y noches a reescribir sus libros de teorías sobre los Phaelyons, pero nunca fueron más que eso, teorías, por muy correctas y reales que estas fueran, que nunca llegaron a publicar. Como Suranna había vaticinado, nadie las creyó más allá del ámbito de la leyenda o el mito. Pero ellos estaban satisfechos con aquello que Mylo había calificado como «el valor del descubrimiento en el propio descubrimiento» y sabiéndose de los pocos Humanos que habían visto en vida a los Phaelyons.

Los años pasaron, Suranna completó sus estudios, se hizo Maestra y durante un tiempo realizó diferentes expediciones por el mundo buscando nuevas especies, algunas salidas de mitos y leyendas, otras completamente nuevas, humanoides y animales. Descubrió unas cuantas de animales y una especie humanoide de inteligencia limitada que habitaba en cavernas cercanas a ríos y cascadas en las montañas del lejano norte, y a la que bautizó como Mylonthes, porque eran seres pequeños, alegres y afanados trabajadores que le recordaban a su Maestro. Y gracias a tales descubrimientos y los trabajos elaborados sobre ellos, Suranna ganó la fama y el renombre que Mylo jamás había deseado para sí, convirtiéndose en una eminencia del Instituto, al que acabaría volviendo para convertirse en su Rectora después de que el Consejo la nombrara para el cargo.

Y en cuanto a los Phaelyons, seguirán siendo un mito hasta que el resto de especies inteligentes decida invadir los lugares inhóspitos que habitan. Pero por el momento viven en paz y armonía con la naturaleza y el resto de sus seres. Y no han olvidado al grupo de Humanos que logró encontrarlos, aunque saben que el juramento que pronunciaron sigue en pie.

¿Quieres más relatos de fantasía? Descubre a otros autores e ilustradores de fantasía en el Proyecto Golem

Pergaminos Relacionados

La última expedición del Maestro Mylo Avérigan, por Helena Ramírez
Valora este pergamino

Helena Ramírez

Periodista y lectora voraz, con tanta imaginación que crear y plasmar mundos sobre el papel pronto se convirtió en una necesidad. Es una apasionada de la fantasía, la ciencia ficción, los videojuegos y el manga/anime desde que era adolescente. Cuando no está trabajando (y las musas quieren), aprovecha para seguir escribiendo y creando mundos fantásticos y personajes con los que vivir mil aventuras. “Crónicas de la Magia Sellada” es su primera novela.

 Deja un Comentario

(obligatorio)

(obligatorio)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.