Jun 112014
 
 11 Junio, 2014  Publicado por a las 11:11  Añadir comentarios

Horus, dios del cielo, el único en las alturas, el elevado, es uno de los dioses más antiguos y quizá más importantes dentro de la mitología egipcia.
Forma parte de la tríada divina junto con Osiris e Isis aunque a lo largo del tiempo ha desempeñado varios papeles diferentes dentro del panteón egipcio.

Mitología Egipcia - Horus, el dios halcón

Horus, el dios halcón

Su formas y nombres más conocidos eran:

  • Harsiese, mencionado como hijo e Isis y Osiris en los textos de las pirámides.
  • Haroeris, Horus hijo de Ra, dios guerrero y ancestral destructor de Seth al que se le atribuyen cuatro hijos, Hapy, Amset, Kebehsenuf y Duamutef, identificados con la propia alma del dios y encargados de ayudar al Faraón a ascender al cielo.
  • Heru-ur, hijo de Nut, nacido el tercer día epagómeno, hermano de Seth.
  • Harpócrates, Horus niño, representa el sol que renace cada día, hijo de Isis.
  • Harmachis, Horus en el horizonte, representa su vinculación con Ra y el sol en el amanecer y el anochecer.

En sus múltiples representaciones aparece como un humano con cabeza de halcón, como un halcón o como un disco solar con las alas extendidas, símbolo de protección de puertas y salas en los templos.
Normalmente se le puede ver con la corona blanca del Alto Egipto, con la corona roja del Bajo Egipto o bien con la doble corona, fusión de ambas, y conocida como corona Atef.

Se le asocia con el dios griego Apolo y entre sus atribuciones se mencionan la de defender la barca de Ra junto con su hermano Seth frente a la serpiente Apep, proteger a su padre Osiris en el inframundo y acompañar a las almas durante el Juicio de Osiris. Algunos amuletos, vinculados con el dios, como el Ojo de Horus, le atribuyen propiedades protectoras.

Sus principales centros de culto fueron Edfu, Hieracómpolis y Letópolis.

Mitología Egipcia - Jeroglíficos del nombre de Horus

Jeroglíficos del nombre de Horus

Leyendas de Horus

Las batallas de Horus y Seth
Según las fuentes Horus y Seth aparecen como hermanos o bien como tío y sobrino. Sea cual sea su relación de parentesco a la muerte de Osiris ambos se disputaron su derecho al trono. Dentro de la Enéada cada uno tenía sus partidarios y detractores así que los dioses decidieron que resolvieran sus diferencias ellos mismo. Fue así como se iniciaron una serie de combates sangrientos y crueles en las que habitualmente Horus salía vencedor derrotando a Seth.

En uno de estos combates se relata que Seth retó a Horus a convertirse en hipopótamo y ver quien resistía más tiempo debajo del agua. Horus aceptó el reto pero Isis preocupada por que su hijo pudiera morir creó una lanza de cobre con la que atacó a Seth hasta que este pidió clemencia y lo dejó marchar.

En otra versión de este mismo combate cerca de Edfu se encontraban las fuerzas de Horus y Seth prestas para el combate. Entonces Seth, convertido en hipopótamo, se acercó hasta la isla en la que se encontraba Horus y su madre Isis y les maldijo con esta palabras “Desátese una tempestad y un diluvio poderoso contra mis enemigos”. Esa tormenta amenazaba a los barcos y tropas de Horus quien se convirtió en un gigante de más de cinco metros con una gran lanza en su mano. Cuando Seth atacó intentando devorar a Horus este lo atravesó con su lanza dándole muerte y consiguiendo que cesara la tormenta.

Fue finalmente en el juicio de Heliópolis donde la Enéada reconoció el derecho de Horus a suceder a Osiris. Inicialmente se acordó que Seth fuera dios del Alto Egipto y Horus del Bajo Egipto pero finalmente Horus se quedó con todo Egipto, mientras que Seth se quedó como dios del desierto y de los pueblos extranjeros.

La creación de Hathor

Según la leyenda en una de las cruentas batallas que enfrentaba a Horus contra Seth por el trono de Osiris, Isis tuvo compasión de Seth y dejó que escapara a las montañas. Horus enfurecido por aquel acto de traición cortó la cabeza a su madre y la enterró en el desierto. Según otras versiones de la misma leyenda Fué Horus quien acudió a su madre para que lo representa ante el tribunal de la Enéada sin embargo su madre se negó y le animó a seguir luchando contra Seth para reclamar el trono de Osiris. Horus enfurecido por esa respuesta esperó a que su madre se quedara dormida y le cortó la cabeza y la enterró en la arena. Cuando Isis despertó no encontró su cabeza en ninguna parte y desesperada cogió la del único animal que tenía cerca, una vaca transformándose de esta manera en la diosa Hathor.

Horus en Guerra de Mitos

Horus, una carta de F3, PM7 y coste 5 y que tiene la habilidad de eliminar 2P de cualquier personaje en fase de enfrentamiento. Tiene las claves Dios y Guerrero, dos claves que le permiten beneficiarse de más eventos y acciones que por ejemplo Faraón, Alquimista o casi cualquier otra en el juego, al menos hasta la fecha.
Mitología Egipcia - Horus en Guerra de Mitos
Dentro del mismo panteón por ejemplo se puede combinar con Dátiles para los dioses que nos permite eliminar 1P de la reserva de nuestro oponente o con Momificación que nos permite agotar a un mortal enemigo, aunque como ya hemos visto en análisis anteriores las opciones y combinaciones para estas dos claves son más que numerosas.

Como siempre en el Refugio del Atlante podrás encontrar más información para sacarle todo el rendimiento a este Dios. Pero antes de que partas joven amigo aquí puedes verla en acción:

¿No has jugado nunca a Guerra de Mitos?
Consulta nuestra Guía para aprender a jugar a Guerra de Mitos en menos de 15 minutos


Fuentes

Libros Consultados
Mitología del mundoAutor: Roy Willis Editorial: Blume
Mitología Autor:Janet Parker Editorial:RBA
Historia del mundo antiguo : proximo oriente y Egipto Autor: Ana María Vázquez Hoys Editorial: Sanz y Torres
Egyptian Mythology A to Z Autor: Pat Remler Editorial: Chelsea House

Enlaces
Guerra de Mitos el juego de Cartas
El Refugio del Atlante, exprimiendo las cartas del juego
El dios Horus (En)
Horus the divine child (En)

Valora este pergamino

Aven

Historiador y Aventurero de día, Mago y Guerrero de noche siempre me ha gustado combinar la afilada hoja de mi espada con una bola de fuego o una tormenta de rayos.
Son... argumentos contundentes.

 Deja un Comentario

(obligatorio)

(obligatorio)