Nov 172014
 
 17 Noviembre, 2014  Publicado por a las 11:11  Añadir comentarios
Survival Zombie: Lost Archives son una serie de posts ficticios basados en los Real Games de WRG y las Survivals Zombies organizadas por todo el territorio español.
Cornelius Tamphels, es el encargado de investigar cada nuevo brote y su misión es descubrir porque, cuando y dónde tendrá lugar el siguiente.
Si quieres participar te recomiendo que consultes la página oficial. www.survivalzombie.es dónde encontrarás, todas las fechas y lugares de las siguientes infecciones.

 

Cornelius seguía luchando contra el virus. Sabía que era una batalla perdida de antemano pero su parte humana no se resignaba a desaparecer y convertirse en un montón de carne podrida que avanzaba sin rumbo fijo.

Las primeras noches de invierno estaban al caer y el viento helado le golpeaba la cara con la fuerza de un martillo neumático. En esos momentos era cuando su parte zombie luchaba por salir a la superficie. Muchas veces había estado a punto de abandonarlo todo y dejar que el destino jugara su papel. Y entonces, cuando todo parecía perdido, aparecía una viejecita, un niño o incluso un perro vagabundo y sin hogar que se cruzaba en su camino y le recordaban su parte humana. Maldita sea una y otra vez las viejecitas, los niños y los perros abandonados…todo sería mucho más fácil siendo un zombie. Sin dolor, sin tener que pensar, simplemente dejando transcurrir las horas y los días hasta que alguien o algo decidiera poner fin a esa miserable existencia. Pero ahí estaba otra vez, un gatito abandonado que no dejaba de temblar se le acercó maullando segundos antes de que fuera atropellado por un seat familiar de color negro.

Sin parar el motor uno de los dos ocupantes abrió la puerta y bajó. Estaba claro quienes eran, pero no le habían visto. El tipo se dirigió hacia la puerta del bar de carretera frente al que habían atropellado al pobre gatito. Cornelius no podía quitarse esa imagen de la cabeza, ese pobre gatito que por unos instantes le había devuelto parte de su humanidad. Y esos cabrones se lo habían cargado sin ningún motivo. No, no había motivos para lo que habían hecho pero pronto, muy pronto iban a pagar por ello.

Survival Zombie - Coche muerto
Salió del callejón arrastrando su pierna izquierda. Cada vez le dolía más pero la rabia ardía en su interior. El otro tipo aún no había salido del bar y el que se había quedado en el coche seguía hablando por el móvil.

A Cornelius no le resultó especialmente difícil sorprenderlo. Se había arrastrado hasta la puerta del conductor y entonces se limitó a golpear la puerta desde el suelo. Eso debió sorprender al sujeto A que instintivamente abrió la puerta y puso un pie en el suelo dispuesto a dispararle a lo que fuera necesario.

Demasiado tarde.

El primer mordisco en el tobillo le arrancó un grito desgarrador. No lo esperaba. Cayó y se golpeó la cabeza contra el asfalto, pero era un tipo duro. Esquivó el siguiente mordisco dirigido a su nariz por unos pocos centímetros, pataleaba intentando zafarse de su agresor, pero el factor sorpresa y el mordisco en el tobillo jugaban en su contra. Un segundo mordisco en el brazo le arrancó un trozo de carne del tamaño de una hamburguesa, luego un tercero y un cuarto… El sujeto A seguía luchando por su vida pero ya todo era inútil. En el mejor de los casos acabaría siendo uno de ellos, pero en los ojos de Cornelius la llama de la ira seguía ardiendo con fuerza. Quería más, estaba hambriento y cabreado. A cada mordisco le seguía un nuevo grito cada vez más leve, sin fuerzas, toda lucha era imposible. Los repetidos mordisco y el virus actuaban rápido. El pobre infeliz no había tenido ninguna oportunidad. Desde el principio estaba condenado y no había podido ni siquiera desenfundar la Glock que llevaba bajo ese traje casi cubierto por completo con su propia sangre.

Ahora solo tenía que sentarse a esperar.

Dos minutos más tarde la puerta del bar se abrió de nuevo, el sujeto B estaba de regreso. Ironías de la vida habían parado a buscar la cena sin saber que ellos serían el primer plato.

No había ningún motivo para pensar que el mismo truco no funcionaría una vez más. Cornelius esperó su oportunidad en silencio debajo del coche. Los pasos del sujeto B cada vez estaban más cerca, el eco de las pisadas rompía el extraño silencio de ese párquing de carretera. La única farola que iluminaba la zona necesitaba un mantenimiento urgente y el neón del bar que se encendía y apagaba rítmicamente proyectaba unas sombras de extrañas formas sobre el coche.

La puerta se abrió y se cerró con un golpe sordo.

-Vamos Fernández, nos esperan en el laboratorio nº 5, parece que han tenido…¿Fernández?

Esta vez no hizo falta llamar a la puerta. El mismo grito de terror y sorpresa, el mismo tobillo y la lucha siguiente rompieron de nuevo el silencio por unos instantes. Este ni siquiera había luchado por su vida.

Ya no tendría que preocuparse por el transporte hasta Quijorna, iba a llegar mucho antes de lo esperado pero todo eso podía esperar. Ahora la cena estaba servida.


Capítulo Anterior Survival Zombie: Lost ArchivesÍndice Survival Zombie: Lost ArchivesSiguiente capítulo Survival Zombie: Lost archives

Valora este pergamino

Aven

Historiador y Aventurero de día, Mago y Guerrero de noche siempre me ha gustado combinar la afilada hoja de mi espada con una bola de fuego o una tormenta de rayos.
Son... argumentos contundentes.

 Deja un Comentario

(obligatorio)

(obligatorio)