Sep 222014
 
 22 septiembre, 2014  Publicado por a las 11:11  Añadir comentarios
Survival Zombie: Lost Archives son una serie de posts ficticios basados en los Real Games de WRG y las Survivals Zombies organizadas por todo el territorio español.
Cornelius Tamphels, es el encargado de investigar cada nuevo brote y su misión es descubrir porque, cuando y dónde tendrá lugar el siguiente.
Si quieres participar te recomiendo que consultes la página oficial. www.survivalzombie.es dónde encontrarás, todas las fechas y lugares de las siguientes infecciones.

 

Los preparativos de la boda ya estaban muy avanzados. Ramos de flores en la avenida principal por donde iba a llegar la comitiva nupcial, sillas, muchas sillas, de un blanco impoluto, adornadas con un elaborado lazo que había mantenido ocupados a gran parte de los voluntarios que se habían prestado a ello. Y luego estaba esa alfombra de un rojo sangre, intenso, que casi dolía al pisarla. En realidad habían sido solo dos metros y medio de alfombra, pero que alfombra. El alcalde había invertido todo el presupuesto de sanidad y educación en conseguir esa maravillosa alfombra. La boda se estaba convirtiendo en uno de los eventos más esperados del año. La gente volvía a recuperar la ilusión después de los accidentes de Sot de Chera y seguro que muchos medios de comunicación acudirían al lugar. No le iban a pillar desprevenido. Su futura carrera como ministro de algún departamento acababa de empezar.
Survival Zombie - Boda Zombie
Quizá fuera por todos los preparativos, o por la cantidad de personal que había trabajando los últimos detalles, o por el discreto color verde militar del camión con las iniciales WRG en la parte posterior. Sea como fuere nadie presto demasiada atención a nuestra llegada a Chera. La gente iba y venía de la carpa con canapés recién hechos y todo tipo de aperitivos, era un hervidero de actividad. El escenario para los músicos y la barra libre no se quedaba atrás y las furgonetas con material iban y venían sin descanso.

Pese a que el evento se había anunciando con casi un año de antelación eran inevitables las prisas de última hora. Y ellos lo sabían.

Nadie iba a hacerles preguntas. Nadie repararía en su presencia. Cada vez se estaban volviendo más osados, más descuidados, como el depredador que sabe que su presa no puede escapar. Este parecía el escenario perfecto para otra masacre de La Corporación. No hacía ni un mes desde sus últimos experimentos en Collado Villalba y ya volvía a estar en marcha. Demasiado rápido esta vez. Demasiado pronto.

El camión frenó en seco cerca de las afueras.

Cornelius llevaba horas encerrado en esa maldita caja de madera y el camión apestaba a carne podrida como si alguien se hubiera dejado abandonado un bocadillo de chope en el asiento trasero. El único problema es que no había asiento trasero.

Eso y los gruñidos, casi inaudibles pero constantes, que salían de algunas de las cajas cercanas pusieron a Cornelius en alerta. ¿Por qué se iba a molestar La Corporación en trasladar zombies en cajas, protegidos como si fueran un jarrón chino o una tele de plasma de 123 pulgadas?

Los zombies no se rompen, y aunque se rompan, eso les da su característico y asqueroso aspecto. ¿Alguien se imagina un zombie con traje y corbata? ¿Sujetando con la mano derecha un maletín René-Cartier? Malo para el negocio señores, un zombie tiene que provocar pánico nada más verlo. Hubiera sido mucho más sensato, aunque menos discreto, llevarlos atados con unas cuerdas del parachoques posterior. Eso les hubiera dado un aspecto impresionante a su llegada y muy probablemente tampoco nadie se hubiera dado cuenta.

Entonces ¿porque estos zombies viajaban en primera clase? ¿Una nueva sorpresa de WRG?

Los pasos de dos militares acercándose sacaron a Cornelius de sus estúpidos pensamientos. Nunca había sido demasiado bueno sacando conclusiones. Si lo hubiera sido tal vez ahora no se encontraría dentro de una caja que solo podían abrir los militares. Unos militares que casualmente le buscaban para poder experimentar todo tipo de torturas e inyectarle todo tipo de virus en su cuerpo.

Definitivamente esta no había sido su mejor idea.

-Soldado Fernández, esas cajas las necesitamos para hoy. Y usted soldado Fernández espabile. No hemos venido hasta aquí para hablar del tiempo. Y desde luego no tengo intención de quedarme cerca de esas cosas ni un minuto más de lo necesario. Montamos el campamento, dejamos las provisiones, las municiones y a los sujetos dentro del congelador y nos piramos cagando leches. Luego ya se encargarán los mercenarios y el equipo Alfa-Omega.

-Vamos Fernández ayúdame con esta caja de municiones.
-Joder como pesa…espera,espera…joder que se resbala.
-Ahh, maldito inútil…pero..ehh, que es eso, un infectado corre…
-Un infectado en la caja de municiones, joder esto es…
-No te quedes ahí parado estúpido coge el lazo. Si ven que hemos puesto una de esas cosas con las municiones se nos va a caer el pelo. Y si sale de aquí antes de la hora prevista puede ser mucho peor. Rápido hay que meterlo en el congelador con los otros.


Capítulo Anterior Survival Zombie: Lost ArchivesÍndice Survival Zombie: Lost ArchivesSiguiente capítulo Survival Zombie: Lost archives

Pergaminos Relacionados

Survival Zombie: Zombies y Municiones
Valora este pergamino

Aven

Historiador y Aventurero de día, Mago y Guerrero de noche siempre me ha gustado combinar la afilada hoja de mi espada con una bola de fuego o una tormenta de rayos.
Son... argumentos contundentes.

 Deja un Comentario

(obligatorio)

(obligatorio)