Oct 312014
 
 31 octubre, 2014  Publicado por a las 11:11  Añadir comentarios

Todo es mentira.
Desde que el amor muere, la fuerza mengua y el espíritu languidece, todo naufraga en el hastío.

En esta batalla que libro contra el tiempo, me yergo como un héroe sin causa, un villano sin talento, un alma perdida en la inmensidad del vacío.
Frente a mí se dibujan 4 temibles ejércitos. Sus huestes miran hambrientas mi debilidad, alentadas por su intangible eternidad.
Cuatro siervos de la muerte, que clama ansiosa su merecida victoria.Relatos de Fantasía - Batalla contra el tiempo
Desde oriente, se acerca galopante el odio, en sus filas cuenta con la ira y la violencia. Afiladas sus armas, ataca al hombre débil hasta tornarlo en demente.
Desde occidente, las tropas de la indiferencia cabalgaban prestas para abalanzarse sobre este miserable soldado, soledad y melancolía abanderan tan cruel regimiento.
Desde las gélidas tierras norteñas, la codicia prepara su emboscada, agazapada junto con envidia e injusticia. Sus afiladas condiciones cercenan la bondad del inocente.
Y por último, el atronador retumbar de los cascos anuncia la llegada de tropas desde el sur, por allí veo acercarse al miedo, escudado por la mediocridad y la sumisión.

¿Por qué tan despiadados ejércitos tomaron mi mundo?
Ante ellos me hallo yo. Ejército de un solo soldado. Una guerra perdida de antemano, pero ¿Qué es la vida sino una guerra perdida?
Todos me animaron a desistir, fueron cayendo junto a mí hasta dejarme solo.
Solo frente a todo.
Ya escucho el rechinar del acero en la distancia, el jalear de tan malvadas hordas, las órdenes que se pierden en un eco con sabor a muerte.

¿Por qué luchar? Se preguntaron todos.
¿No le resulta obvio, querido lector?
¡Lucharé hasta el final porque yo soy la vida, porque conmigo luchan amor, libertad y felicidad, porque cada instante de belleza vence a mil años de oscuridad, porque el odio nace de la incomprensión del imbécil, la ira es el fruto del inmisericorde, la violencia anida donde la razón voló, la indiferencia muere a manos del cariño y la soledad en las de la compañía, melancólico se siente el que no abre los ojos, el que no navega hacia nuevos horizontes. La codicia brota en los corazones de negra tierra. Envidia al que no envidia y castiga al injusto con amor, pues no hay nada que más le duela. Lucho porque no temo a nada, porque solo hay lugar para la genialidad y la belleza en un mundo hecho a nuestra medida. Y lucho…. Lucho porque soy libre de hacerlo, porque no me atenaza el temor a vivir!
Con decisión y firmeza, avanzo hacia la batalla.

Venid a mí, ejércitos… os estaba esperando.

¿Quieres más relatos de fantasía? Descubre a otros autores e ilustradores de fantasía en el Proyecto Golem

Pergaminos Relacionados

Un motivo para no morir, vivir por Ernesto Domenech
4.6 de 16 votos

Ernesto Domenech

Ernesto empezó su trayectoria literaria en Septiembre de 2012 cuando inició la creación de su primer libro: “Crónicas de Ilandor”, primera entrega de la saga “Los Viajes de Gadel”, y que le llevó nueve meses completar, siendo este publicado por la editorial ACEN a los pocos meses de su finalización. Recientemente, Ernesto ha publicado la segunda entrega de la saga “El baile de los seis reinos”.

  5 comentarios en “Un motivo para no morir, vivir por Ernesto Domenech”

  1. Muchas gracias a todos. Espero veros pronto en próximos encuentros de TierraQuebrada u otros de fantasía, libros o diásporas de origen político xD

  2. Un buen trabajo. Poco pero intenso, estoy con mis compañeros. Muy bueno. 😉

  3. Increíble. Cómo se puede expresar tanto con tan poco. Sin Tierra quebrada jamás habríamos tenido acceso a textos como estos y otros.Tan grande es el trabajo de los que inventaron este mundo como el de los que colaboráis con vuestras palabras e imágenes a que siga creciendo.

  4. ¡La leche! Menuda fuerza has imprimido al final… Da mucho que pensar tu participación. Muy bueno 😉

 Deja un Comentario

(obligatorio)

(obligatorio)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.