Mar 252015
 
 25 Marzo, 2015  Publicado por a las 11:11  Añadir comentarios

Un apocalipsis inesperado

La lluvia golpeaba con fuerza los cristales del coche que acababa de parar justo delante de la entrada del parque Warner. La puerta se abrió despacio, sin prisa, todavía era temprano y los otros miembros del Equipo 1500 aún no habían llegado.

Hacía varios días que estábamos planeando un fin de semana de diversión, adrenalina y nubes de azúcar y decidimos que un parque de atracciones sería el lugar perfecto donde relajarnos.

Lo primero que debería haber llamado mi atención fueron esos tipos de la entrada que insistían en apuntar mi nombre en una lista.
Checkin Zombies Edition Parque Warner 2015
En el interior del parque todo parecía normal, la gente se divertía, la música sonaba animada y la lluvia seguía cayendo como si no hubiera un mañana. Los gritos de la gente que se atrevía a montar en alguna montaña rusa se confundían con el murmullo de cientos, miles de personas, que incansables iban y venían de un lugar a otro aprovechando las últimas horas del día.

Ese fue el segundo detalle que tendría que haber llamado mi atención. Cada vez eran más las atracciones que habían dejado de funcionar. La música ya no sonaba pero el parque seguía lleno.

Hacía rato que me había reunido con el resto del Equipo 1500. Incluso habíamos tenido tiempo para disfrutar de La Casa del Terror y de subirnos a una montaña rusa antes de que colgaran el cartel de cerrado.

El tercer error fue entrar en la Loca Academia de Policía. Allí empezó todo. Serían alrededor de las 21:00

Antes de que pudiéramos reaccionar varios terroristas se hicieron con el control del parque. Su aspecto de payasos, lejos de ser gracioso, transmitía una sensación de pánico y terror. Si no fuera porque estaban perfectamente organizados alguien los habría tomado por locos. Es posible que incluso estuvieran locos, pero lo mejor era no estar demasiado cerca para comprobarlo. Y como en una especie de broma macabra entonces soltaron el gas y a los zombies.
Zombies Edition - Parque Warner Madrid 2015
No podía ser verdad, nuestro fin de semana de diversión y relax estaba dando un giro inesperado. Cabanillas, Chera, Mondéjar… ¿no había sido suficiente? Otra vez la pesadilla se repetía. Había que encontrar la manera de salir de allí cuanto antes y a ser posible con vida.

Parecía que algunos empleados y algunos visitantes habían conseguido ocultarse de los zombies y de los terroristas. Incluso habían conseguido algunas provisiones y material médico. El primer grupo que encontramos eran un par de turistas que estaban refugiados dentro de la Mansión Batman. Habían perdido a su hijo Carlos de 22 años y al parecer no se fiaban demasiado del resto de supervivientes. A juzgar por su estado de nervios y por como nos apuntaban con su pistola cualquiera podía estar ya infectado.

Después de demostrarles que no estábamos infectados nos mostraron una salida. Algunos Z’s merodeaban por allí, pero seguramente a esas horas todo el parque estaría lleno de ellos. Conseguimos una mochila y escapamos del edificio.

La respuesta de los militares había sido rápida. Habían establecido un par de zonas seguras, intentaban controlar la amenaza y ofrecían protección a los no infectados. Pero sabíamos por experiencia que esa zona segura pronto dejaría de serlo, teníamos que movernos.

Los rumores empezaban a circular como la pólvora. Algunos, creían que quedándose quietos escaparían de los mordiscos de los zombies. Pobres ingenuos, cuando un zombie tiene hambre no se detiene ante nada y menos si es un segundo plato que ni siquiera intenta huir.

Después de varias vueltas conseguimos encontrar a dos visitantes escondidos cerca de la zona del Oso Yogui. Tenían víveres y estaban esperando que los militares les sacaran de allí. Pudimos tranquilizarles un poco y decirles que los militares tardarían en llegar, estaban demasiado ocupados cargándose a todos los podridos que infestaban las calles principales del parque. Pero aún así decidieron quedarse y esperar.

Compartieron con nosotros unas botellas de zumo y nos recomendaron ser invisibles y silenciosos, un consejo que, muchos de los que acabaron la noche como cena de zombies, deberían haber seguido.

No podíamos pararnos, la presión cada vez era mayor. Los supervivientes iban muriendo y los caminantes cada vez eran más y más. La zona segura cerca de Gotham City ya no era segura y los Z’s corrían a sus anchas. Solo nos queda intentar refugiarnos en la entrada del parque donde todavía resistía un grupo de militares. Al llegar pudimos comprobar que aún había esperanza, muchos supervivientes seguían con vida, los militares controlaban con facilidad las pequeñas hordas que se acercaban y los terroristas estaban lejos del lugar. Allí pudimos intercambiar el zumo por una cantimplora.
Checkin Zombies Edition Parque Warner 2015
La noche avanzaba, el virus se hacía más y más violento. La comida empezaba a escasear y los Z’s no dudaban en perseguir a sus presas donde fuera. Las barricadas en los baños apenas aguantaban la presión, teníamos que seguir moviéndonos.

Al poco rato logramos encontrar otro grupo de supervivientes escondidos entre las montañas rusas. Habían perdido a su compañero Max cerca del lago y necesitaban saber si seguía con vida. La zona no era demasiado segura pero teníamos que ayudarlos. Encontramos a Max junto a una verja y nos confirmo que estaba bien que se encontraría con el resto de su grupo a la salida.

Volver con la noticia fue una pesadilla, la zona ya estaba llena de zombies y muchos supervivientes cayeron por el camino. Pero conseguimos llegar y salir con vida y con una caja de conchas Codan para recuperar energía.

Y cuando pensábamos que lo peor ya había pasado nos encontramos con ellos. Los terroristas empujando a los supervivientes hacia las hordas cada vez más grandes de zombies, o atándolos con bridas para que sufrieran una muerte agónica y dolorosa. Teníamos que alejarnos de ellos a toda costa. Ya nos habíamos recorrido casi todo el parque y parecía no haber escapatoria. Si los militares no conseguían neutralizar la amenaza al amanecer no quedaría nadie con vida. Pero todavía quedaban pequeños grupos que habían conseguido esconderse. Uno de ellos aguantaba cerca de la Torre Enigma y ofrecían linternas a los que conseguían llegar hasta ellos.

Sin embargo todo esto era inútil. Habíamos conseguido un pequeño kit de supervivencia, con linterna, víveres y bebida pero nada de eso nos salvaría de las hordas que ya se extendía por todas las calles y rincones del parque. Nuestra única esperanza seguían siendo los militares y cada vez eran menos.

Si, se lo que pensarás, si vuestra única esperanza eran los militares estabais jodidos.

Bueno sea como sea era nuestra mejor opción así que esquivando hordas conseguimos llegar hasta el cordón de seguridad formado por supervivientes y los militares que aún seguían con vida. Avanzaban con dificultad hacia la salida del parque pero antes de cruzar el puente nos encontramos de frente con la mayor horda del parque. Ciento de zombies hambrientos a escasos metros de nosotros.

Había llegado el momento de la verdad y los militares se portaron. No abandonaron la formación en ningún momento y consiguieron abatir a la mayoría de esos seres infectos y escoltarnos con vida hacía la libertad.

Otra vez lo habíamos conseguido.

Mi experiencia

Como ya sabréis todos los que me seguís habitualmente esta no era mi primera experiencia con los zombies. Sin embargo si que era mi primer evento con la empresa Reality Expirience. Las sensaciones fueron muy buenas desde el primer momento.

Llegué temprano al check-in para evitar colas, me atendieron con amabilidad explicándome cuando y dónde empezaba el evento y me entregaron el pase para entrar al parque y las tres pulseras para el evento.

Usar tres pulseras es un gran acierto. Anima a los supervivientes a arriesgar más y en caso de que cometas algún error como intentar huir por un baño tienes oportunidad de seguir jugando un rato más. Eso perjudica al tamaño de las hordas pero para entornos pequeños y delimitados como el parque Warner dio un resultado muy bueno.

El comportamiento de los zombies fue en todo momento ejemplar. No sé si se trata de una percepción mía o realmente fue así pero al principio del evento, salvo casos concretos, permitían escapar con mayor facilidad que hacia el final del mismo donde lo daban todo por pillarte. Eso también se agradece. Empiezas el juego suave y poco a poco la dificultad y el comportamiento agresivo de los zombies va en aumento.
Checkin Zombies Edition Parque Warner 2015
Otro punto a destacar del comportamiento de los zombies era su reacción frente a los accidentes. Con un suelo recién fregado, resbalones y caídas fueron más habituales de los esperado pero todos ellos anteponían la seguridad del jugador a un plato de comida recién servido. Pude vivir dos casos muy de cerca y su comportamiento fue realmente ejemplar, gracias.

La puesta en escena durante toda la noche estuvo bien. Por la megafonía del parque nos iban dando indicaciones, militares, zombies y actores estaban muy metidos en su papel y conseguían crear al ambiente de un apocalipsis zombie dentro del parque. Solo eche en falta que se pudiera usar todo el parque y que la música de la noria sonara a todo volumen.

Me sorprendió y gustó a partes iguales el sistema que utilizaron para minimizar el impacto de los jugadores que van solo a por pistas y con ello perjudican el ambiente general y a otros jugadores que intentan interpretar su papel de supervivientes con mayor o menor éxito. Las mascarillas. Algunos aún se estarán preguntando porque una mascarilla no les protege de un ataque zombie. La verdad es que se trataba de identificar a la gente que se limitaba a correr para conseguir pistas. Quieres pista ponte la mascarilla que te protege contra los zombies y así dejarás de pedir pistas.

Se trata de un evento en el que intenta recrearse un apocalipsis zombie. En un apocalipsisi zombie escasea la información, la comida y los twinkies pero lo que más escasea es gente corriendo y pidiendo pistas. Es cierto que ser veterano ayuda a rolear algunas escenas, pero cualquiera puede hacerlo, solo tienen que intentarlo.

En nuestro caso intentamos también conseguir una mascarilla, ves a gente corriendo con una mascarilla puesta y piensas,¡Eso debe ser importante! Nos acercamos a los supervivientes que habían conseguido zumos y material médico y amablemente les contamos una historia de como habían mordido a nuestro compañero para ver si nos podían conseguir algo para no infectarnos, como por ejemplo una mascarilla. A eso solo tuvieron que contestar que una mascarilla no nos iba a ayudar en nada. Suficiente para saber que no queríamos la mascarilla.

Tal vez si es tu primera vez tengas la tentación de pedir pistas, información…NO. No hace falta ser veterano para interpretar un poco tu papel, el que sea. Un visitante del parque, alguien que ha perdido a su hermano pequeño…casi cualquier cosa vale. No nos están examinando pero métete un poco más en tu papel y sobretodo no pidas PISTAS.

La escena inicial para mi fue la parte más floja del evento. La megafonía que usaban no se oía especialmente bien y hasta más tarde no pudimos enterarnos de quienes eran esos payasos con cara de pocos amigos, aunque tampoco íbamos a acercarnos para preguntárselo. Creo que ahí hubiera sido un buen momento para usar la megafonía del escenario a todo volumen.

Otro tema difícil de solucionar son las aglomeraciones de gente. En la casa de Batman tuvimos que esperar unos 10 min. para entrar y nos encontramos otra en la zona segura de la entrada. La de la entrada me pareció genial, digna de lo que realmente pasaría en un apocalipsis. Militares controlando la entrada y cientos de supervivientes asustados y haciendo cola para conseguir víveres. Me gustó. Como también me pareció muy acertada la manera de controlar estas aglomeraciones. Cuando en una zona se formaba una cola mandaban a los Z’s para vaciarla. Y no es de extrañar, más gente, más ruido, más Z’s.

Solo se trata de escoger el momento correcto. Por ejemplo, en la prueba del zumo estábamos completamente solos. Si encuentras una zona y tienes por donde seguir evita las colas avanzarás. Sino divierte, intercambia información con otros supervivientes, pregúntales que zonas han visitado…y disfruta de la rumorología avanzada.

Y llegamos a la escena final, ÉPICA, digna de una película. Cuando vi la enorme horda delante de nosotros pensé que eso sería el fin. Si, es cierto, me hubiera gustado más una escena a lo Zombieland, subidos con el resto del equipo en la Torre Enigma y disparando a los zombies desde lo alto, o acabar encerrado en un puesto de nubes de azúcar disparando a cientos de zombies pero quién sabe… tal vez en la próxima edición 🙂

En resumen, fue un evento que me convenció, con una organización muy cuidada y con unos actores, tanto zombies, como militares muy metidos en su papel que hacían que aquello realmente pareciera un apocalipsis zombie.

Me gustaría agradecerles a todos ellos y a los que estaban en la sombra su gran trabajo para conseguir que durante unas horas fuéramos unos supervivientes de verdad.

Apocalipsis Zombie en la Warner
3.63 de 8 votos

Aven

Historiador y Aventurero de día, Mago y Guerrero de noche siempre me ha gustado combinar la afilada hoja de mi espada con una bola de fuego o una tormenta de rayos.
Son... argumentos contundentes.

 Deja un Comentario

(obligatorio)

(obligatorio)