Nov 252015
 
 25 noviembre, 2015  Publicado por a las 11:11  Añadir comentarios

Buenos días aprendices y rastreadores de Tierra Quebrada hoy vamos a conocer un poco más a Alejandro Barrero Santiago, autor de la saga de fantasía épica Viaje a Nadsgar.

Alejandro Barrero Santiago

Alejandro Barrero nació en Valladolid en 1993. Gran lector, sus lecturas favoritas siempre fueron las fantásticas. Con tan sólo diecisiete años acaba su primera novela, Viaje a Nadsgar I: Con el Diablo no se juega y con diecinueve su continuación, Viaje a Nadsgar II: El beso de la leónida. Dos años después de su pluma brota Te querré toda la vida, su primera novela erótica. Además de la escritura disfruta de otras aficiones como el deporte y la música, que han conformado el carácter idóneo para la creación de sus novelas.

No Posts for this author.

 
¿Por qué nombre te conocen los humanos?
Mi nombre Alejandro Barrero Santiago, pero soy conocido por diferentes nombres.
Para mis amigos soy simplemente «Alex»; para mi madre, «Alejandro»; para mi entrenador de judo, soy «¡¡Barrero!!», para ese señor que lee las listas en las que van primero los apellidos y luego el nombre y que tiende a confundirse, soy «Santiago» y para los humanos que están en el Gobierno soy un número de DNI.

¿Qué opinas del género de fantasía en nuestro país?
Creo que se trata de un género muy rico y a la vez bastante desconocido. Nuestra literatura fantástica nacional tiene joyas que nada tienen que envidiar a las de otros autores extranjeros.
En mi opinión, el principal enemigo del género fantástico en España es el desconocimiento y la escasa promoción. Parece que muchas de nuestras librerías prefieren vender libros de autores internacionales (de esos con un nombre inglés, que suena muy bien) y dejan las obras nacionales en un segundo plano.

¿Cuáles son tus obras literarias de referencia en el mundo de la fantasía?
Mi obra de referencia es la saga de Geralt de Rivia, el brujo, escrita por Andrzej Sapkowski (siempre tengo que buscar en internet cómo se escribe). Gracias a él descubrí cómo fantasía y realismo pueden ir de la mano y cómo un relato bien contado y ambientado puede hacernos rozar la “fantasía real” con la punta de los dedos.

¿Cuál fue el primer libro de fantasía que leíste?
Posiblemente algunos de esos pequeñitos que se leen en los colegios. Sin embargo, mi primera novela de fantasía propiamente dicha fue Eragon. Me abrió las puertas a un mundo nuevo cuando yo tenía once años y me hizo disfrutar del largo viaje del protagonista y su maduración a lo largo de él.
De hecho, el inicio de mi primer libro, Con el Diablo no se juega, comienza de manera similar a él, haciéndole un guiño y un pequeño tributo. Qué menos para la obra que inspiró las aventuras de mi adolescencia.

¿Cuál es tu personaje de fantasía preferido? ¿Por qué?
La verdad es que es una pregunta difícil. Ahora mismo estoy enfrascado en mis escritos y los que se vienen a mi mente son los personajes de mis novelas. Si pudiera elegir uno de mis propios libros, elegiría a Untric Dorrin, pues sus caídas y su carácter a menudo constituyen la pimienta de la saga.
Eligiendo un personaje de fantasía de otras novelas, probablemente me quedaría precisamente con Geralt de Rivia, porque cada vez que interviene lo hace con un aplomo y seguridad que parece que el mundo se pone de su lado.
Entrevista a escritores de fantasía
¿Qué es lo que más detestas al leer un libro de fantasía?
Que sean predecibles. Que usen nombre ridículos u obvios. Que no aporten nada nuevo. Que se use a «la magia» como excusa para explicar todo lo fantástico. Que, por ende, no sean realistas. Que cualquiera sepa manejar una espada/hacer magia con tan sólo probar…

¿Desde cuando escribes fantasía?
Empecé a escribir pequeños relatos con doce años, pero no comencé a dedicarme a ello de una manera más profesional hasta que cumplí diecisiete.
Creo que escribir es una virtud compuesta por dos vertientes. La primera es dominar el lenguaje: la forma. Esa se puede aprender y mejorar con la práctica. La segunda, tener buenas ideas. En mi opinión, con esa última hay que nacer.
No fue hasta que cumplí los diecisiete cuando dominé el fondo y la forma lo suficiente como para atreverme a escribir.

¿Cómo describirías tu estilo de escritura?
Fresco, ágil, rápido. Con muchos diálogos. Centrándose más en los personajes que en la descripción del entorno.

¿Cómo trabajas la creación de un mundo de fantasía?
Cuando empecé con la saga de Viaje a Nadsgar, no quise hacer un mundo de fantasía, quise hacer EL mundo de fantasía. Quise que todas las criaturas pudiera convivir en un mismo mundo (tanto las nórdicas como los orcos, como las griegas, como los centauros, por ejemplo). Hacer que todos los elementos de la fantasía pudieran coexistir en armonía en un solo universo. Quise hacer el mundo más completo.

¿Qué consideras más importante en la escritura de un libro (argumento, personajes, mundo…)?
Creo que lo más importante es un buen argumento. Algo que te atrape, que no puedas dejar de leer. Intriga. Una trama que te deje boquiabierto.
Sin embargo, para mí los personajes son un elemento clave, pues un buen argumento no es nada sin unos buenos caracteres que interactúen en él. Cuando lees una aventura acompañada por buenos compañeros de viaje a los que comúnmente llamamos personajes, no la lees, sino que la vives. Ríes con ellos, lloras con ellos, amas con ellos. Durante esa travesía que es la novela ellos serán tus compañeros inseparables.
Por último, el mundo es por supuesto importante, pero con un buen argumento y unos buenos personajes puede pasar a segundo plano. Y eso que hay novelas de fantasía que han conquistado a los lectores con su mundo, como por ejemplo Harry Potter. Pero donde esté ese personaje que se queda con tu corazón o esa historia que no te dejó dormir y que nunca se fue de tu mente incluso años después… por mí como si el lugar donde acontece es una hamburguesería.

¿Le has cogido especial cariño a alguno de tus personajes? ¿Por qué?
Claro. La verdad es que le he cogido cariño a muchos de mis personajes. Me encanta Árator, el protagonista, por su astucia y por cómo es capaz de salir de las situaciones más adversas usando su mente. También Dhú Coverte, la vicerrectora de la EHM (la Escuela de hechicería de Migdala), que aunque no aparece hasta el segundo libro, El beso de la leónida, no tuvo problemas para encandilarme a mí y a mis lectores con su particular carácter.
Podría así hablar de varios de mis personajes, pero al que no puedo evitar mentar (nuevamente, pues ya le he mentado por ahí arriba) es al enano Untric Dorrin. No es necesariamente el personaje favorito de mis lectores, pues simplemente es un personaje secundario, pero no imagino un Viaje a Nadsgar sin él.

¿Cuál es la mayor estupidez que ha hecho alguno de tus personajes?
Posiblemente, y aunque no puedo profundizar para no desvelar nada, poner los cuernos. ¿En qué estaría pensando? Eso sí fue meter la pata.

¿Qué sientes al escribir la última palabra de una historia?
¡Adrenalina! Sólo de pensarlo vuelve a mí esa sensación. Esa que activa en mi mente el registro de entrenador de fútbol americano: «¡que es la última puta palabra, joder, vamos a enseñarles a esa gente de qué pasta estamos hechos!».
Tras esa sensación (que dura un buen rato de dar brincos por mi habitación) llega la calma. La satisfactoria sensación de haber terminado un buen trabajo. Es en ese momento cuando me pongo a releer el capítulo completo para asegurarme que todo ha quedado perfecto.

¿Cuál es la principal dificultad a la que te has enfrentado como escritor?
Posiblemente la incomprensión. Ahora que me dedico a ello de una manera más profesional no tengo esos problemas. Cuando me encierro a escribir todos asumen que se trata de algo importante y se comportan como «oh, dejemos trabajar al genio». Todos comprenden que se trata de algo importante. Pero no siempre fue así.
Escribir un libro de 800 páginas es difícil. Pero es mucho más difícil si no eres nadie. Mis padres no se explicaban cómo podía perder el tiempo escribiendo en vez de estudiando. Mis amigos se molestaban cuando algún día no quedaba con ellos porque estaba inspirado y tenía que escribir. Todos en mi casa se enfadaban cuando de repente yo me levantaba de la mesa durante la cena y corría a mi habitación a apuntar alguna idea fantástica que se me acababa de ocurrir.
Pero, sin duda, conseguir que una editorial me publicara marcó un antes y un después en todo esto. Para mí fue lograr que me tomaran en serio.

¿Algún consejo para los nuevos escritores que quieren iniciarse en este mundo?
Tesón, pasión, confianza, coraje… Nunca rendirse. Para no rendirse hay que creer en ti mismo. Pero lo que es mejor es tener la enorme suerte de contar con alguien a tu lado que crea en ti. Alguien que esté para levantarte cada vez que te desmorones y a recordarte «tú vales para esto, sigue».

¿Autoedición o editorial?
Editorial, de la mano de Éride Ediciones.

¿Cuáles son los mayores obstáculos que hay que superar antes de poder publicar un libro?
Creo que más o menos he respondido a esto en la pregunta número quince. El mayor obstáculo eres tú mismo: necesitas confiar en ti y en tu obra al cien por cien o no llegarás a ningún lado. Necesitas estar preparado para levantarte las veces que sean necesarias.
Por supuesto, es un gran problema que pocas editoriales estén dispuestas a publicar a autores noveles. En mi caso además hubo otro obstáculo a mayores: tenía sólo diecisiete años.

¿Cómo definirías a tu público?
Mi público es generalmente joven, tanto adolescentes (11-16 años) como jóvenes (17-30), aunque se trata de una novela para todos los públicos. Creo que el motivo de esto es que nos encontramos frente a un género relativamente nuevo que para personas más mayores puede ser un gran desconocido. Para mis padres y tíos mi novela fue la primera que leyeron del género fantástico.

¿Sufres más leyendo o escribiendo?
Leyendo. Cuando estoy escribiendo sé que tengo el control de la situación y que podría impedir una situación en cualquier momento. Sin embargo cuando lees estás a merced de una historia sin opción a réplica.

¿Recuerdas alguna anécdota divertida, interesante… de tu carrera como escritor?
La verdad es que soy relativamente nuevo en esto, mi carrera no ha hecho más que comenzar. Sin embargo, una anécdota que se me viene a la cabeza es la de cómo nació la dedicatoria de mi novela erótica Te querré toda la vida.
El año pasado, en mi último año de carrera, tuve una asignatura complicada: Estadística. Pero por si no fuera suficiente que la asignatura en sí no fuera sencilla, teníamos una profesora que, hablando eufemísticamente, no acaba de conectar con los alumnos y nadie nos enterábamos de nada.
Yo asistía a clase, pero después de las primeras semanas me di cuenta que tratar de atender era una pérdida de tiempo y empecé a escribir la novela erótica. La acabé durante sus clases.
El día del examen final (el de segunda convocatoria, pues la primera fue un destrozo) pregunté durante el examen que cómo se pasaba de centímetros cúbicos a litros. Soy de letras de toda la vida y no recordaba cómo se pasaba de esas unidades; de todos modos, eso no era materia de examen, sino un complemento para resolver un ejercicio. La profesora se portó y lo dijo en voz alta. La anécdota vino después.
Cuando entregué el examen (creo que fui el penúltimo, la clase estaba vacía) comenzó a discutir conmigo. En resumidas cuentas defendía que el conocimiento era la base de todo y que el saber enseñar y conectar con los alumnos era una estupidez. Yo, por el contrario, le decía que el conocimiento siempre estará en los libros, pero que lo realmente importante era saber transmitirlos.
Tras esa discusión no dudé en dedicarle la novela, haciendo alusión a la famosa frase de Einstein:
Gracias a mi profesora de Estadística, pues sin su apasionante metodología no habría sacado tiempo de escribir esta novela. A veces la imaginación es más importante que el conocimiento.

¿Cuál es tu mejor defecto?
Soy muy exigente y meticuloso en lo que a mis historias se refiere. No sólo creo que es imposible encontrar un agujero en mis argumentos (os reto), sino que son los pequeños detalles los que hacen de mi obra un conjunto muy contundente. Cuando la lees por segunda vez multitud de esos pequeños detalles cobran sentidos y otorgan un enfoque completamente diferente a la lectura.

¿Qué te preguntarías a ti mismo? ¿Y cuál sería tu respuesta?
Me preguntaría acerca de la tercera entrega de Viaje a Nadsgar. La respuesta es que estoy en ello, a ritmo lento. De momento en mi página está colgado el proyecto de cubierta y ya sabemos que el nombre será La lágrima perdida. Sin embargo, antes de cerrar la saga me gustaría saber la opinión de la comunidad lectora sobre la segunda parte. Quizás eso me ayude a encaminar el final de una manera determinada.

¿Alguna frase épica que quieras compartir con nosotros?
Bueno, no sé si ésta será una frase épica sacándola de contexto, pero creo que es una de las mejores intervenciones en Viaje a Nadsgar I. Creo que puede servir para alentar a esos futuros escritores que están leyendo esta entrevista:
«Por un lado, están los que se conforman con escuchar historias en las tabernas, mientras dejan la vida pasar, sumidos en sueños que jamás realizarán… Por otro, están las personas que se levantan de sus sillas en ese mismo instante para vivir esas historias».
-Untric Dorrin, Viaje a Nadsgar I: Con el Diablo no se juega.

Tu turno, tienes 1 minuto para convencernos de que leamos tus libros y no los de otro autor…
Esto siempre se me ha dado fatal. No os voy a convencer que no leáis los libros de otros autores, pero os voy a intentar convencer de que leáis mi libro…
La saga de Viaje a Nadsgar se trata de una obra extensa (una trilogía), por lo que nos encontramos en un mundo cuidado y trabajado y con muchas páginas para empaparnos de él y disfrutar. Porque, por supuesto, estoy seguro de que la vais a disfrutar. Escribo de manera fresca y ágil, así que la podéis leer muy rápido. La trama os va a enganchar, eso seguro. Y estoy convencido de que los carismáticos personajes os van a encantar.
Sin duda, recomendaría mi primer libro, Con el Diablo no se juega, porque el argumento está muy bien tramado y a medida que vas leyendo todo va cobrando sentido. Te das cuenta que incluso los detalles más nimios eran importantes.
Y su continuación, El beso de la leónida, que sale a la venta a finales de este mes, supera incluso al primero. De verdad, no os perdáis la oportunidad de leer esta interesante historia, os sorprenderá.
De todos modos, creo que no hay nadie mejor que la comunidad lectora como para convenceros de que os leáis la saga de Viaje a Nadsgar. Os invito a que leáis algunas de las reseñas que encontraréis en mi web.

¿Quieres añadir alguna pregunta más? Déjanosla en los comentarios, seguro que Alejandro estará encantado de responderla.

Pergaminos Relacionados

Entrevista a Alejandro Barrero Santiago
4.5 de 10 votos

Aven

Historiador y Aventurero de día, Mago y Guerrero de noche siempre me ha gustado combinar la afilada hoja de mi espada con una bola de fuego o una tormenta de rayos.
Son... argumentos contundentes.

  2 comentarios en “Entrevista a Alejandro Barrero Santiago”

  1. No conocía al autor ni su obra, pero después de una entrevista como esta no puedo dejarlo pasar.

    Un saludo y muy buen trabajo.

 Deja un Comentario

(obligatorio)

(obligatorio)