Jul 132015
 
 13 Julio, 2015  Publicado por a las 11:11  Añadir comentarios

Carátula Enda de Toti Martínez“La criatura nació una noche en que la luna se volvió roja, presagio seguro de terribles males que asolarían la Tierra de Enda.”

Así comienza la primera novela épica-fantástica-histórica publicada por la editorial Erein de Toti Martínez de Lezea. Una escritora experimentada que, después de publicar casi una cincuentena de libros entre novelas históricas, historias de leyendas vascas, literatura juvenil e infantil, se adentra por primera vez en los mundos de la fantasía reflejando en Tierra de Enda un cuidado y mimado trabajo. Y según sus propias palabras no será la última novela de este genero con la que nos obsequie “…pienso repetir porque la experiencia ha sido verdaderamente placentera”.

Sinopsis

Entre las 483 páginas que construyen la Tierra de Enda encontrarás tres grandes historias. En primer lugar la lucha interior de Endara por descubrir quién es y la increíble fuerza que surgirá de ella para encontrar su lugar en el mundo. Endara es una joven de belleza extraña, rechazada por los suyos desde que su madre murió al darle la vida. También te encontrarás con Ihabar, un joven dispuesto a demostrar que es algo más que el hijo del jefe de una pequeña tribu. Y en el lado oscuro de la historia el dux Baladaste, obsesionado con dominar toda la Tierra de Enda, cueste lo que cueste.

Otros muchos personajes humanos, dioses, hadas, gigantes y dragones darán forma a esta gran historia en la que la lealtad, la venganza, la palabra y la libertad tienen mucho que decir.

Mi opinión

Cuando vi la portada por primera vez navegando por internet pensé “este libro lo tengo que leer” y ese es el poder de las imágenes. Aún hoy no sé si es un dragón, un puñal o el emblema de una tribu pero me gusta. Y cuando una portada te gusta o te llama la atención ya estás medio atrapado. La sinopsis de la contraportada engancha “…un viaje hacia el pasado, hacia una época oscura en la que hombres y mujeres creían en gigantes y dragones, una época dura y real durante la cual las tribus que la poblaban se hubieron de enfrentar a invasores llegados de otras tierras.”; y cuando un tiempo después sostuve el volumen entre mis manos y lo abrí por una página cualquiera sospeché que iba a leer algo que me iba a gustar. Y así ha sido. Gracias Toti.

Las conversaciones entre los personajes están cargadas de familiaridad. Es como si los tuvieras delante y pudieras oírles hablar distendidamente sentados alrededor de una hoguera, mientras las horas pasan y el crepitar de las llamas se va espaciando, o consigue que quieras ponerte a correr para intentar salvar la vida de aquel que lo necesita. Corre, corre más. Es esa prosa ágil de los contadores de cuentos, te atrapa y no puedes parar. Con las descripciones justas y necesarias que no entorpecen los sucesos del relato. Y pasan cosas. Y tal vez querrás saber más de algún personaje…pero no hace falta. Porque al final conocerás su historia, si pertenecía a la tribu de los bedos, de los elusos o de los biarnos; si le movía el odio, la venganza, la justicia o el amor; y si hizo todo lo que pudo, lo que supo o lo que debía hacer.

Es muy curioso como la autora utiliza el sonido de algunas palabras. Y digo el sonido porque las desconozco y me suenan a verdes valles del norte. Y con esos sonidos construye cosas o tribus o nombres de seres fantásticos, o no tanto, ya que mucho de lo que nos cuenta está basado en la realidad, en la historia de finales del siglo VI del país vasco, una época poco documentada pero en la que se creía en otros dioses y otros seres. La primera palabra que me llamó la atención fue kuttun, la utiliza para referirse a un pequeño saco de tela. Mi sorpresa aumentó al descubrir buscando por la red que significa favorito. Pero lo mejor fue la aclaración de Toti: ” “kuttun” significa ‘querido’, pero también… ‘amuleto’. Dentro se ponía un pedazo del cordón umbilical de la persona que lo llevaba, una piedra negra y algunas otras cosas dependiendo del lugar. Imagino que ya no se utiliza, pero sí hasta hace no mucho en los caseríos.” Que bonito. En mi bolso tengo un pequeño saquito en el que guardo esos tesoros que no deben desparramarse ni perderse. Ahora ya no desconozco si en algún lugar del mundo que no sea en Enda se utiliza la palabra kuttun, y a partir de ahora mi bolsita se llama kuttun.

Si te gusta la fantasía, en Enda encontrarás una buena dosis, y tal vez descubras algo más sobre la historia, las leyendas y la mitología.

No os perdáis el booktrailer, ¡¡entran ganas de película!!


Fuentes
ENDA Autor: Toti Martínez de Lezea Editorial: Erein
Reseña de “Enda”, de Toti Martínez de Lezea
4.33 de 6 votos

Nunn

Ya de niña tenía la cabeza en las nubes. Con el paso del tiempo fue perdiendo las nubes y ganando en sabiduría, realista e inocente a la vez. Buscadora y recolectora de todo aquello que pueda serle útil, comienza el día al amanecer como las alondras porque el sol es su energía y recorre las tierras buscando hierbas, setas y manantiales.

 Deja un Comentario

(obligatorio)

(obligatorio)