Feb 022015
 
 2 Febrero, 2015  Publicado por a las 11:11  Añadir comentarios

Carátula “Al despertar, Auri supo que faltaban siete días.”

Así comienza La música del silencio, novela escrita por Patrick Rothfuss y publicada por Plaza & Janés tras el éxito de los dos primeros volúmenes de la trilogía de La crónica del asesino de reyes: El nombre del viento y El temor de un hombre sabio.

Auri vive en las profundidades de la universidad de la que un día fue alumna, un lugar en ruinas lleno de largos pasillos, habitaciones abandonadas y lugares que a sus ojos sorprenden. En su mundo descubrimos la fragilidad de las cosas, del orden y del tiempo. Unos sótanos en los que cada día se presenta como un pequeño tesoro, en el que hacer las cosas del modo correcto es la única posibilidad que contempla.

Esta es la historia resumida de La música del silencio si la leemos sin conocer la obra de Patrick Rothfuss, ni a Kvothe.

Perfectamente podríamos dedicarle un tiempo sin saber nada más y descubrir un libro que tal vez te guste o tal vez no, pues deberás estar dispuesto a leer algo que sin duda se sale de lo habitual, a intentar conocer un poco a un personaje que oculta más de lo que desvela. Comprender a Auri en su totalidad es algo que de momento solo Rothfuss sabe si llegaremos a hacerlo algún día, o tal vez ni siquiera él. Permitidme que desee no llegar a revelar la totalidad de sus secretos. La magia de Auri está precisamente en su aura de misterio. Y me gusta tal cual.

Cuando supe que iba a salir a la venta “La música del silencio” un cosquilleo recorrió mi estómago. Claro que deseaba saber más del mundo de Kvothe, por supuesto que odio las esperas entre volumen y volumen que lo único que provocan son lagunas, olvidos que obligan a releer, rebuscar entre páginas o evocar detalles junto a algún buen amigo al que la memoria le funcione mejor que a mí. Al leer el prólogo del autor en el que me avisaba de que “tal vez no quieras comprar este libro”, no consiguió otra cosa que despertar más mi curiosidad y decidí iniciar una lectura minuciosa. Si únicamente iba a descubrir una pequeña parte de la vida de Auri en esta entrega, pero estaba tan bien escrita como sus predecesoras, más valía prestar atención.

Es ciertamente una lectura diferente, no sigue los clásicos parámetros de una novela con su introducción, nudo y desenlace. Un único personaje revela sus acciones, sus pensamientos y sus sueños que nada tienen que ver con lo que se espera de una joven. Al principio es extraño moverte por la subrealidad en la que vive Auri, pero una vez consigues entender su forma de actuar es como si tuvieras la imperante necesidad de ponerte a recoger toda la casa y colocar cada cosa en el sitio que le corresponde y no en otro. ¿Horrible no?, tranquilos los efectos secundarios de la lectura no son permanentes.

Entre los lectores incondicionales de Rothfuss, La música del silencio ha provocado reacciones dispares. Como bien avisa el autor en el prólogo de la novela, los hay que sacan sapos y culebras por su boca al no haber encontrado entre sus páginas una continuidad en la trama de Kvothe y se empecinan en reclamar el último volumen de la trilogía si o si. Pero también hay quién ha saboreado la delicada, profunda, sutil y sencilla prosa de Patrick, así como la magnifica traducción de Gemma Rovira.

Merecerá una segunda lectura…

Enja, desde las lejanas tierras del sur, también nos ha enviado sus impresiones:

“Pese a la advertencia del autor esta pequeña historia de Auri sí podría tener sentido sin conocer El nombre del viento y El temor de un hombre sabio. Eso sí, fuera de ese contexto pudiera parecer la descripción desordenada de una persona con serios problemas psicológicos.

Sólo la magia, enmarcando La música del silencio en su contexto literario, justifica sobradamente lo que, de no ser así, podrían parecer conductas compulsivas patológicas.

Si bien es cierto que hasta las últimas páginas esa magia apenas se deja adivinar, la profundidad psicológica del personaje de Auri, que apenas intuíamos en los libros anteriores, queda sobradamente construida, sugiriendo una mayor complejidad que sólo puede aumentar la ansiedad por conocer lo que nos deparará el resto de la historia de Kvothe.

En mi humilde opinión,
Enja”


Valora este pergamino

Nunn

Ya de niña tenía la cabeza en las nubes. Con el paso del tiempo fue perdiendo las nubes y ganando en sabiduría, realista e inocente a la vez. Buscadora y recolectora de todo aquello que pueda serle útil, comienza el día al amanecer como las alondras porque el sol es su energía y recorre las tierras buscando hierbas, setas y manantiales.

  7 comentarios en “Reseña de “La música del silencio”, de Patrick Rothfuss.”

  1. Creo sinceramente que, si bien respeto vuestra opinión, quizá no veáis más allá de una trama.
    Usando una analogía os diré que estáis viendo solo el agua del río que está en la superficie sin centraros en las rocas que, por su propio peso, se encuentran debajo del agua.
    Si bien la historia en sí, no relata una historia sumamente enriquecida en momentos de acción, diálogo o ingenio(que si bien somos realistas el ingenio es lo que más caracteriza a Rothfuss), la historia rezuma en sí un dominio del lenguaje.
    Tal y como yo lo veo, el autor ha sido capaz de expresar lo que es “la mente” de una persona que claramente está enferma. Soy estudiante de psicología, y los problemas de Auri son, como mínimo interesantes desde un punto de vista clínico.
    Con todo esto, refiriéndome al esbozo de la mente de Auri y su potencial descriptivo psicológico, se nos abre la mente, conseguimos empatizar con Auri y sus delirios, y además, creo que nos sentimos acompañados en los nuestros propios.

    • Hola Saul, la creación de un personaje como Auri hace que me pregunte hasta donde puede llegar la imaginación de Pat. Sin duda es de los más complejos en su sencillez. Con este libro vamos un poco más allá de su misterio y aparente fragilidad. Hay quién no ve avanzar la trama y por ello ignoran la esencia y sutilidad del mundo de Auri, y solo algunos llegan hasta ese rincón. Gracias por tus palabras.

  2. Yo no niego que la prosa sea mala, ya he dicho que está genialmente escrito, pero quitando lo literario (que es lo único que nos aporta el relato) no hay nada más. Es uno de esos libros en los que importa mucho más la forma que el contenido, pero a mí me parece demasiado. Ya dije que 13€ es un robo por este relato

  3. He leído el libro, me parece una lectura interesante para petit comité. Un regalo de un escritor a alguien muy especial a quien sabes que le escribes lo que le gustaría leer (Ignoro si fue por eso, aunque es posible). Bien escrito a nivel literario pero sorprendemente vacío de contenido y del aura que envolvía a Auri cuando estaba con Kvothe.

    Particularmente, me parece una infamia para la literatura usar el nombre para comercializar cualquier tipo de mierda. Me parece un libro vacío, sin alma, sin destino, la silueta de una joven quebrada sin talento, que sobrevive por demasiadas casualidades y que vive en unos subterráneos enormes emplazados bajo una gran universidad, y que curiosamente nadie usa y desconoce….

    A pesar de esto, Rothfus me parece un gran escritor, espero que algún día, antes de que las estrellas abandonen el cielo, saque el tercer libro.

    • eres un puto poeta, all with u bro.
      Espero que cuando el sol deje de salir por el Este y las ranas hablen adem, puedas tener tu tan ansiada novela. Un saludo lokete.

  4. A mí me parece excesivo sacar masivamente a la venta este relato, pues no es una novela, de Auri, que si bien es curioso, no aporta nada a la trama. Un caprichillo de Rothfuss que se vende en librerías en tapa dura por 13 €. Está bien escrito, sí, pero es innecesario.
    Vuelve Kvothe

    • Hola Diego.

      Que “no aporta nada a la trama”, podría estar de acuerdo, en lo de innecesario no tanto. Innecesario para La crónica del asesino de reyes posiblemente, pero no es innecesario para un lector. Ese lector que disfruta con una prosa que lee sin darse cuenta, deleitandose con ella, y que cuando acaba… algo ha cambiado en él. Posiblemente ha crecido, sabe algo más aunque no sea sobre Kvothe. Creo que La música del silencio puede parecer un poco paranoica si solo se lee, pero también creo que cultiva la esencia de las palabras y el nombre de las cosas, y eso no es algo fácil de conseguir.

 Deja un Comentario

(obligatorio)

(obligatorio)