Sep 232015
 
 23 Septiembre, 2015  Publicado por a las 11:11  Añadir comentarios

El autor Jorge A. Garrido nos trae hoy su opinión sobre la novela que hace unos días reseñamos en la web Tierras de Luz, Tierras de Sombra de la escritora María Martínez Ovejero.

Carátula Tierras de luz, tierras de sombra, de María Martínez Ovejero
Tras la primera lectura de la sinopsis uno puede pensar que va a encontrar una trama demasiado sencilla y típica: cuatro gemas que buscar; cuatro pruebas a superar en cada una de ellas para conseguirlas; dos mundos unidos por un portal; la eterna batalla entre la luz y la oscuridad… Pero juzgar el libro por esta idea inicial nos haría cometer un gravísimo error, pues no es más que la puesta en escena de unos personajes y unos mundos que van más allá de la común partida de compañeros embarcados en una campaña contra una serie de peligros y enemigos hasta llegar a la meta propuesta. Es cierto que hoy día está todo inventado y que decir que a lo largo de su viaje pueden encontrar la amistad o el amor, o enfrentarse a traiciones y otras dificultades, no va a sorprender a nadie, pero un buen escritor ha de saber mantener un ritmo narrativo que no canse, crear personajes atractivos y hacer coherentes tanto comportamientos como diálogos para desmarcarse de otras obras y autores. María no sólo consigue todo esto, sino que es capaz de atrapar poderosamente al lector a medida que los protagonistas crecen y evolucionan, aprendiendo de sí mismos y del entorno en el que se mueven, todo ello guiándonos hacia un final en absoluto predecible.

Todo comienza en un escenario “real”, centrada la narración en Adelle, una acomodada chiquilla de dieciséis años que vive en Chantilly, Francia, junto a su padrino y los trabajadores de la casona. Nos encontramos a mediados del XIX, de modo que el fuerte carácter rebelde de la protagonista no hará sino darle multitud de problemas. Sin embargo, muy pronto en la novela, accederá a un mundo tan extraño y maravilloso como nunca pudiera haber creado en su mente. Los nuevos personajes de los que se rodeará, entre los que hay humanos comunes y poderosos magos que controlan magias basadas en distintos elementos, consiguen hacerle ver cuán importante puede ser su contribución para ese nuevo universo, acechado por seres pertenecientes a la oscuridad. A partir de entonces, Adelle, cuyos ojos esmeralda atemorizan a la mayoría de los que se cruzan con ella (por ser esta una de las características únicas de dichos enemigos), se lanza a un peligroso viaje junto a cuatro magos que madurarán a un nivel algo menor que la protagonista, aunque se convertirán en auténticos imprescindibles en la trama desarrollada.

La autora se desenvuelve en la narración con un estilo pulcro y atractivo, con descripciones precisas y justas, sin andarse por las ramas, pero logrando transmitir la esencia de cada paisaje, estancia o vestimenta. Los diálogos, abundantes, son dinámicos y nos ayudan no solo a seguir la trama, sino también a conocer en profundidad a los personajes; su pasado, motivaciones y dudas. Y es que todos ellos son muy “humanos”, con personalidades marcadas y bien diferenciados entre sí. Las escenas de acción, además, están bien construidas, quizás algo cortas, aunque suficientes para ofrecer mayor variedad a un conjunto sólido y llamativo.

Por último, ante nosotros tenemos una novela de fantasía que la autora define como literatura juvenil. Sin embargo, debo decir que a lo largo de la aventura se destapa como una obra para todos los públicos, a pesar de que, en efecto, veremos algunas situaciones o diálogos que nos recordarán a escenas típicas de los animes y mangas. Esto no debería ser un impedimento para que lectores ya entrados en años la disfruten igual, pues tampoco es una constante en la novela. Drama, acción o misterio son algunos otros ingredientes que hacen aún más compleja una historia que comienza de una manera simple, pero que irá enganchando al lector a cada nueva página.

Como conclusión, recomiendo su lectura a todo aquel usuario habitual de fantasía, sobre todo aquellos que gustan más de disfrutar de buenos personajes y la relación entre ellos que de grandes gestas que desemboquen en multitudinarias y épicas batallas por la salvación del mundo. Tierras de luz, tierras de sombra posee personajes únicos y arrebatadores de los cuales querrás saber cada vez más a medida que avanza la historia, con un final que sorprende y, desde luego, no dejará a nadie indiferente.

Reseña de Tierras de Luz, Tierras de Sombra por Jorge A. Garrido
4.4 de 15 votos

Jorge A. Garrido

Gran apasionado de los videojuegos, sobre todo los de aventura y rol, amante de buenas películas épicas y fantásticas, lector de toda una saga como Dragonlance, en mis escritos encuentras cierto halo de misterio o el querer vivir una gran aventura alejada de la limitada realidad que nos rodea.

  2 comentarios en “Reseña de Tierras de Luz, Tierras de Sombra por Jorge A. Garrido”

  1. ¡Muchísimas gracias, Jorge, por dedicar tu tiempo a leer la novela y a reseñarla! Me ha encantado que destaques aspectos, hasta ahora no mencionados en otras reseñas, como la importancia en la trama y el miedo que inspiran los ojos verdes de Adelle.
    Un besito.😄

    • No hay de qué. Estaba viendo otras reseñas y me di cuenta de que no se decía nada de los ojos, cuando es super importante. Además, suelen ser muy intensas, pero dicen poco de tu estilo. Habiéndola leído, creí necesario hacer una reseña más completa. De nada 😉

 Deja un Comentario

(obligatorio)

(obligatorio)