Jun 032013
 
 3 junio, 2013  Publicado por a las 11:11 Tagged with: , , ,  12 comentarios »

Septiembre de 1725, el doctor Christian Goldbach historiador y matemático conoce accidentalmente al profesor Robert Shield en los alrededores de la universidad de San Petersburgo.

Durante el transcurso de la conversación Goldbach invita a Shield a su despacho en el cuarto piso del ala este, módulo 5A donde está trabajando en una nueva demostración matemática que asombrará al mundo.

Algo desconcertado Robert Shield observa la pizarra sobre la que Goldbach trabaja. Lo que para el eminente matemático del siglo XVIII aún es un verdadero enigma, Shield logra resolverlo en sólo cuestión de minutos.

La Conjetura de Goldbach

La Conjetura de Goldbach


Las consecuencias de esa primera prueba con los agujeros de gusano fueron devastadoras y aún hoy difíciles de cuantificar.

A su regreso nada era como cuando había partido. Las zapatillas de color verde pistacho con las que habitualmente iba a trabajar seguían siendo de color verde pistacho, pero la camisa a cuadros que llevaba antes de iniciar el experimento ahora era una simple camiseta con e=mc2 en su parte delantera. Le gustaba el cambio, a decir verdad le favorecía el cambio, pero resultaba muy preocupante que él fuera el único que lo había percibido.

Después de eso los experimentos con el Voluble Jackson fueron declarados de prioridad alfa para la seguridad nacional. Se clausuraron las instalaciones y todo el equipo fue trasladado a algún remoto lugar entre Mawson y Tierra Adelia.

SOLUCIÓN:: ¿Cúales son los números que descubrió Robert Shield?

Datos del Enigma
Nombre: El enigma de Goldbach
Código: 2013.06.03.01
Fecha de publicación: 03.06.2013
Dificultad: Enigmas para Aprendices
Recompensa: 50 puntos de experiencia para los 3 primeros en resolver correctamente todo el enigma.
Abr 032013
 
 3 abril, 2013  Publicado por a las 11:11 Tagged with: ,  3 comentarios »

El profesor Hansën había oído hablar de ese antiguo teorema. Nadie había conseguido probarlo pero ese pequeño e insignificante detalle no iba a amedrentarlo.

El teorema de los 1000 monos o teorema del mono infinito.
Según el enunciado de este teorema 1000 monos escribiendo durante un tiempo infinito podrían reproducir palabra por palabra El Quijote de Cervantes. Es más, podrían reproducir El Quijote y todas las obras de Miguel de Cervantes, Shakespeare y cualquier otro escritor habido o por haber.

La simpleza de tal enunciado desconcertaba a Hansën que no entendía porque nadie había probado aún la veracidad de tal teorema del que estaba plenamente convencido. Tan convencido que aprovechó la estancia del último circo en su ciudad para adquirir tres monos acróbatas, Rudolf, Rupert y Randolf. Eran perfectos para el experimento.

Rudolf, Rupert y Randolf

Rudolf, Rupert y Randolf

Sin embargo llevaba ya más de siete años con el experimento y aún no había obtenido ningún resultado cuantificable. Empezaba a cuestionarse que pudiera resultar tan fácil demostrar un teorema tan sencillo. Y los monos empezaban a mostrar claros síntomas de agotamiento y vejez. Necesitaba obtener resultados YA!!!

Años después y sin haber obtenido ningún resultado Hansën abandonó definitivamente el proyecto y devolvió los monos a su antigua vida, Rupert le miró con ojos tristes y apenados.

Lo había intentando todo, les leía a Saramago cada noche, oían música clásica de fondo, tenían sillas ergonómicas y reposapies, agua y plátanos en abundancia y se había planteado la posibilidad de darles un día libre a la semana, pero eso hubiera modificado los parámetros del enunciado del teorema. Incluso en momentos de plena desesperación les permitió copiar de algún texto que tenía a mano como Homero o Ken Follet, lo que técnicamente hubiera constituido una violación clara del enunciado… pero necesitaba esos resultados.

Abrumado por la magnitud del desastre Hansën abandonó a los pocos días su carrera como investigador y dedicó el resto de sus días a buscar tréboles de cuatro hojas. Estaba convencido de que si buscaba el tiempo suficiente podría encontrar no sólo tréboles de cuatro hojas sino cualquier objeto perdido del universo. Estaba equivocado.

¿O no?

Como todos los descubrimientos que merecen ser recordados el azar jugaba un papel muy importante y este caso no iba a ser diferente. De todos los monos sólo uno sabía escribir. Sólo uno!!! Esa era la clave.

Los datos que sus herederos mostraron al mundo años después conmocionaron a la comunidad científica. El teorema de los mil monos había sido demostrado…si es que eso era posible.

mEK #nv Juk #nz Zlh +uW Bgg :a% $rV vdl ve4 vlQ Xa; wMw UaL
}n7 Uc~ |hd gaB D,% UdC ‘ec -c( -uL 4y^ cot }nO ;oK ymG 9bP
rrQ ceZ Nn] 2oD Uqp 2uO [ik Ie; Mr9 +o? 1aK -c5 toW ‘r| ;dw
~ao or3 umq ne, !,p `nh xot =h^ %av @mu Uuw 9cl !hZ BoJ It.
cio {e: Dm. epJ 0oj 3q) wuz oeP Zvz LiH kva ^í{ ;au _uK xno
FhM 5i; :d# hac TlQ )g* 4oa …

SOLUCIÓN: ¿Qué escribió el mono que sorprendió al mundo?

Datos del Enigma
Nombre: El enigma de los 1000 monos
Código: 2013.04.03.01
Fecha de publicación: 03.04.2013
Dificultad: Enigmas para Aprendices
Recompensa: 50 puntos de experiencia para los 3 primeros en resolver correctamente todo el enigma.
Mar 272013
 
 27 marzo, 2013  Publicado por a las 11:11 Tagged with: , ,  3 comentarios »

Con el paso del tiempo su memoria había empeorado. Pero los últimos días la cosa había ido a peor.

Rodolfo llevaba años encargándose de esa misteriosa caja fuerte. Era el único que conocía su combinación. Ese había sido su trabajo durante los últimos 63 años.

” -Rodolfo recuerda la combinación – le dijo su tio antes de morir. -Algún día vendrá alguien y te preguntará por ella, pero nunca, pase lo que pase, abras la caja fuerte.”

Y en eso estaba Rodolfo, esperando a alguien que le pidiera la combinación aunque empezaba a estar no muy seguro de poder recordarla. Así que hizo lo que todo hijo de vecino, decidió apuntarla en un papel por si llegaba el día en que no pudiera recordar nada de nada.

Combinación de la caja fuerte

Combinació de la caja fuerte

Pero pasaron los días, y los meses, y los años… muchos, y nadie preguntó por la caja fuerte ni por su combinación.

Rodolfo empezó a sentir curiosidad por aquello que llevaba tanto tiempo custodiando y, al fin y al cabo, quién iba a saber que había abierto la caja fuerte. Sólo miraría un poquito y volvería a cerrarla inmediatamente. Incluso era muy probable que antes de que apareciera nadie preguntando por ella ya hubiera muerto. Y sin saber cual era el contenido que se escondía detrás de esa puerta de acero.

Le quedaban pocos años de vida y lo único que había hecho era permanecer en aquel húmedo y oscuro sótano vigilando una caja fuerte para alguien a quién no había visto nunca en su vida.

Un soleado día de verano, serían las tres y media más o menos, decidió probar suerte. Sacó de su bolsillo el papel donde tenía anotada la combinación de tres dígitos y abrió la caja fuerte.
Desde el exterior no parecía tan grande y empujado por la curiosidad, entró. Todo estaba oscuro y la poca luz que llegaba del exterior no permitía ver lo que se guardaba dentro con claridad. Pero de repente la puerta chirrió y con un gran golpe quedó completamente cerrada.

Rodolfo estaba atrapado en su interior.

SOLUCIÓN: ¿Cuál es la combinación para abrir la puerta cerrada?

Datos del Enigma
Nombre: El enigma de La Puerta Cerrada
Código: 2013.03.27.01
Fecha de publicación: 27.03.2013
Fecha de Resolución: 30.04.2013
Dificultad: Enigmas para Aprendices
Recompensa: 50 puntos de experiencia para los 3 primeros en resolver correctamente todo el enigma.
Mar 182013
 

1851 William Cotton Oswell y David Livigstone alcanzan las orillas del río Zambeze después de varios años de exploración. Sin embargo lo peor está por llegar. Corren rumores de traficantes de esclavos portugueses que merodean por la zona.

Era una noche fría y oscura como lo había sido la noche anterior y la anterior de la anterior y encima parecía que esa maldita lluvia no tenía intención de parar. Calados hasta los huesos por el frío y la humedad Livigstone y Cotton decidieron reubicar el campamento varios kilómetros más al este junto a la protección de una cueva abandonada y tratar de enceder un fuego para calentarse.

Cataratas Victoria

Cataratas Victoria

El viento soplaba con fuerza mientras el batir de las ramas producía un sonido estremecedor. La oscuridad fuera era total. En el interior las sombras danzaban en la pared al ritmo de las llamas del pequeño fuego que habían conseguido encender con los escasos recursos de que disponía. Los dedos y piernas empezaban a recuperar su movilidad y después de una taza de café caliente Cotton había recuperado su color y ya no parecía un espectro.

De repente se oyó un crujido en la entrada de la cueva, Cotton y Livingstone se giraron rápidamente pero ya era demasiado tarde. Los comerciantes de escalvos los habían encontrado, y Livingstone no tenía muy buena fama entre ellos empeñado en reducir sus beneficios y acabar con su lucrativo modo de vida.

La situación no parecía demasiado buena, seis traficantes armados con machetes y armas de fuego custodiaban la única salida de la cueva.

Sus risas atronadoras retumbaron en las paredes y un escalofrío recorrió el cuerpo de Livingstone. El final estaba cerca aunque no parecía que tuvieran demasiada prisa por despacharlos. El más anciano del grupo se acercó y se dirigió a los dos hombres:

-Parece que vuestra mediocre carrera como exploradores ha llegado a su fin. Sin embargo no somos gente malvada, solo hacemos nuestro trabajo -Uaaajajajajaja- Podeis escoger como morir, si nos decís la verdad os quemaremos aquí en la cueva, si nos decís una mentira os lanzaremos al rio para que os devoren las pirañas.

-No queremos morir…-respondió Cotton presa del pánico.

-Efectivamente eso parece verdad, quemadlo!!! – gritó el traficante.

Ese fue un horrible fin para sir William Cotton Oswell. Sin embargo años más tarde Henry Morton Stanley pronunciaría esa famosa frase al Encontrar a David Livingstone…“Doctor Livingstone supongo”

SOLUCIÓN:: ¿Qué les dijo Livingstone a los traficantes para salir con vida?

Datos del Enigma
Nombre: El enigma de Mosi-oa-tunya
Código: 2013.03.18.02
Fecha de publicación: 18.03.2013
Dificultad: Enigmas para aprendices
Recompensa: 50 puntos de experiencia para los 3 primeros en resolver correctamente todo el enigma.
Ene 162013
 

Si alguna vez has leído o escuchado el cuento del Flautista de Hamelín sabrás que hacia el final de la historia ese músico vagabundo se lleva a todos los niños y desaparece en el bosque.

Pero, ¿que hay de la auténtica verdad?

Si amigos, en toda esta historia hay algo oculto, algo que alguien no quiere que vea la luz y para eso hemos venido nosotros, para repartir luz a diestro y siniestro hasta acabar con el último rastro de oscuridad.

Pongámonos en situación, en Hamelín, en la época del cuento, debía haber unas quince familias con una media de 2,58 hijos por familia.
Eso nos da un total aproximado de 38,7 niños. (Siempre me ha llamado la atención que una mujer pueda tener 0,7 hijos la verdad)

Si descontamos al cojo, que no pudo seguir al flautista, al perro y al gato, nos siguen quedando 37,7 niños a los que ocultar, alimentar, lavar y todas esas cosas que suelen hacerse con los niños sin mencionar el número necesario de mandos de la Wii para mantenerlos a todos entretenidos.

Aquí hay algo que no encaja y tal vez la solución esté en las páginas del propio libro, oculta, esperando a ser revelada por alguien como tú.

Casi como por una casualidad fortuita, a la par que yo descubría estos extraños acontecimientos, los monjes de la Biblioteca de Melk encontraron un antiguo pergamino sobre el cuento del Flautista y decidieron mostrarlo durante la feria de primavera.

Era la oportunidad de que su descubrimiento no llamara la atención de los Rastreadores de Robert.
El Flautista de Hamelín

SOLUCIÓN:: ¿Dónde escondió el flautista a los niños?

Datos del Enigma
Nombre: El Flautista de Hamelín
Código: 2013.01.16.01
Fecha de publicación: 16.01.2013
Dificultad: Enigmas para aprendices
Recompensa: 50 puntos de experiencia para los 3 primeros en resolver correctamente todo el enigma