ene 252016
 
 25 enero, 2016  Publicado por a las 11:11 El Candelabro de Hierro, Relatos Sin comentarios »

14- Redención.

Cojo a Ariel y lo dejo en el suelo. Más tarde me ocuparé de sus alas; ahora he de batallar contra dos demonios. Bato las alas con fuerza y levanto una gran polvareda; nunca antes había sentido tanto poder recorriendo mi cuerpo. Mis recuerdos empiezan a venir lentamente, tanto los de mi vida mortal, como los de mi vida como ángel. Estuve presente el día en que juzgaron y castigaron a Ariel. Recuerdo las largas noches de conversaciones con Baliel en casa, al salir de la torre de control. Incluso recuerdo como descubrí lo que ambos renegados pretendían hacer, y como Raziel me atacó y me borró los recuerdos.

Al llegar a la cima de Babel, me sorprende lo que veo: Razyel está devorando el cuerpo aún con vida de Baliel. Está postrado sobre su vientre, ensañándose con sus entrañas, mientras Baliel gimotea y le pega inútilmente mientras Raziel levanta su cara para mirarme, completamente cubierta de sangre y de trozos de intestino de ángel; veo que sonríe. Su cuerpo parece más grande y más negro; abre sus negras alas con fuerza y se vuelven de fuego, grita y alza el vuelo para perseguirme.
Lleva consigo una lanza como la que tenía Ariel y no duda en dispararme. Yo únicamente escucho como su arma escupe ráfagas de energía, como esos disparos interfieren en el aire creando ondas que puedo sentir a la perfección. No hace falta que las mire, sé por dónde viene cada disparo y no me es complicado sortearlos.
Relatos de Fantasía - Demonios
─¡No vas a escapar! ─ruge Raziel mientras noto como incrementa la velocidad.
De repente se me ocurre como puedo terminar con él y aunque es arriesgado, es la única forma que veo viable, teniendo en cuenta que él está armado y yo no.
Alzo el vuelo más rápido que él y cuando estoy a una distancia considerable me doy la vuelta y abro de par en par mis alas. Curiosamente tengo cuatro pares, un par mar que los Serafines, y relucen con un brillo sagrado. Miro a Raziel con odio y me lanzo en picado contra él.
A este parece molestarle bastante el candor de mis alas, porque con una mano se tapa los ojos, mientras que con la otra sostiene la lanza, y dispara tres ráfagas más. Ahora sé que soy un blanco fácil, pero las lanzas están pensadas para ser utilizadas con dos manos.
Un disparo me acierta en el hombro y un segundo en una de las alas. Siento dolor, pero no puedo fallar ahora, si todo sale como espero, mataré dos pájaros de un tiro.
Llego a su altura y consigo agarrarle de los hombros. Debido a la velocidad a la que voy y mi recién adquirida fuerza, lo arrastro conmigo sin ninguna dificultad.

─¿Se puede saber qué vas a hacer? ─gira levemente su cabeza y en sus ojos adivino que sabe lo que me propongo hacer─ ¿Estás loco? ¡Tú tampoco sobrevivirás!
Pero no le respondo, solo muevo mis alas para coger más y más velocidad. Noto como aumenta la fricción y cada vez me cuesta más tener los ojos abiertos, pero la trayectoria ya está marcada. El tejado de la torre de control de Babel.
Me envuelvo en un fuego sagrado que empieza a consumir a mi rival que no hace otra cosa que intentar liberarse de mi ataque, pero mi fuerza es superior. Al final sí que va a ser cierto que los metaángeles tenemos más fuerza que cien demonios, o Raziel quería hacernos que creer que era un poderoso agente de Infierno, cuando en realidad no es más que un don nadie.

Escucho el crujir de la espalda del demonio, y de sus alas, cuando chocan contra el tejado y noto la piedra rompiéndose en mil pedazos.
La columna a la que estaba atado es la que se encarga de segar la vida del demonio, atravesando su cuerpo… y el mio.
Y de repente, todo se inundó en luz.

15- Milagro.

No siento dolor, y si una tremenda paz.
─Has obrado bien, Nael.
Relatos de Fantasía - Babel
Una voz me envuelve y el cálido abrazo de alguien que sé que me conoce a la perfección y yo a él, pero mi cuerpo no puede hablar.
─A… Ariel… ─consigo decir.
─No te preocupes, todo será reestablecido. Incluso tú.
»Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo…
¿Serrah?… ¿Madre?
Poco a poco la luz se va apagando.
─¿Nael? ─unas manos me tocan con pasión─ ¿Nael? ¿Has hablado?
─¿Madre?
Noto que me abrazan con fuerza y lloran sobre mí.
─¡Marcel! ¡Es un milagro!
Abro los ojos, la veo y la abrazo.Por unos segundos creo reconocer a un hombre, de pelo largo y dorado y la explosión de una supernova en su mirada que está situado tras ella. Ariel… y poco a poco el nombre se funde con las nieblas.

Con este último capítulo ponemos fin a Babel un relato de fantasía escrito por Simón Bellido. Esperamos que os haya gustado y estaremos encantados de recibir cualquier comentario, sugerencia u opinión que queráis compartir con el autor y con todos nostros.

¿Quieres descubrir más historias? Consulta nuestra sección de relatos de fantasía

ene 182016
 

13 – La caída del Ángel.

─No lo intentes más, Ariel ─la voz de Razyel sigue sonando igual de fuerte e impactante, pero no tan sagrada como cuando la escuché en el hospital─. Son tripas de demonio y solo nosotros podemos desatarlas.
Pero Ariel no hace caso y sigue intentando liberarme.
─¡Déjalo, Ariel! ─le grito.
─Harías bien en obedecer a la palomita, cuervo ─Raziel se acerca a Baliel, como si Ariel no le preocupase─ ¿Está todo listo?
─Sí, jefe. En cuanto salga el sol, Babel enviará la energía de los cristales y del alma de Nael a la Tierra.
─Perfecto…
Relatos de Fantasía - Babel por Simón Bellido
Y mientras que los dos demonios hablan, Ariel, cansado de pelearse inútilmente con las cuerdas que me retienen, descuelga de su cinturón la lanza y salta contra Razyel.
El Serafín, o el Archidemonio ─no sé como llamarle─ solo tiene que mover sus alas para que Ariel salga despedido hacia los cristales de la pared de la torre de control.
─No, no, no ─dice Razyel negando con el dedo─ No seas malo. Piensa que vas a tener la suerte de contemplar el nuevo orden mundial.
Intento forzar las cuerdas para ayudar a Ariel, y entonces ─cuando me muevo─ es cuando noto como la esencia maligna con la que están hechas me abrasa la piel, incluso traspasando la fina túnica que visto.
─¡Déjale, maldito! ─le espeto a los demonios.
─Has visto Baliel ─le dice Raziel a Baliel─, la palomita se nos está volviendo un gallo. Es una lástima que te necesitemos con vida, de lo contrario estaría encantado de matarte con mis propias manos, y beberme tu sangre directamente de tu corazón.
─¿Pero qué es lo que queréis de mi?
─¿No se lo has explicado todo, Baliel?

Baliel parece un don nadie en presencia del poderoso Razyel, incluso a él le acobarda el demonio y niega con la cabeza.
─Pues verás, ya que formas parte de los planes de su majestad, creo que no está de más que te lo cuente.
»El bien y el mal residen en los corazones de los humanos. Babel, con la ayuda de los cristales eternos, pretende hacer que el bien prevalezca, con lo cual, nosotros, los demonios, nos quedaríamos sin sustento y muy debilitados.
»No os creáis las patrañas que dicen que los metaángeles que nacerán de esas almas blancas serán tan sumamente poderosos como para vencer a cien de los nuestros. Claro que podrán, pero sería como matar a un humano indefenso. ¿Qué gloria hay en eso?
Ninguna, eso lo sé, y si realmente la función de Babel es esa, he de detener la torre a toda costa. Pero… ¿eso no sería ayudar a los demonios?
─¡Pero ahora viene lo más divertido! ─Raziel se acerca a mi y me agarra de la barbilla con fuerza─ ¿A qué no sabes para qué te necesitamos? ─sin esperar a que responda, emite una sonora carcajada─ Tú eres un alma blanca, como te dijo Ariel. Un alma blanca natural, por lo que tu destino era convertirte en un gran paladín. Emites tanta energía como mil cristales eternos, así que… ¿Qué pasaría si absorbemos tu alma a través de Babel y enviamos tu energía a la Tierra? No hace falta que respondas, te lo voy a contar yo:
»La onda del bien y el mal de los humanos crecerá con una fuerza abismal, inclinándose hacia el bien, pero en cuanto se acabe el subidón, caerá empicado, con la misma fuerza hacia nuestro lado. Y justo en el momento adecuado, estaremos nosotros ahí para ─hace el gesto de cortarse el cuello─ y generaremos archidemonios. Sí, nos aprovecharemos de vuestro trabajo, es una pena desaprovechar este invento tan genial.

Creo que Raziel es un poco tonto, tanto hablar, tanto hablar y se ha olvidado de que Ariel sigue en la torre con nosotros. De repente, como una sombra, le veo emerger detrás del demonio, con la lanza desplegada y las alas abiertas. Tiene todas las de asestarle un golpe mortal. Pero Raziel se da cuenta a tiempo, gira sobre si mismo y atrapa la lanza de Ariel con sus manos, deteniendo el ataque en seco.
─Chico malo ─dice cogiendo a Ariel por las alas.
Un chasquido junto con el grito de agonía de Ariel me hace entender que le acaba de partir las alas. Cuando me doy cuenta, Raziel arroja a Ariel contra el cristal con el que se había empotrado antes, con tanta fuerza, que el ventanal cede y el cuerpo de Ariel, incosciente, cae al vacío.

─¡Ariel! ─grito con todas mis fuerzas. ¡Si no hago nada va a morir! Y entonces empiezo a notar como una llama en mi interior va creciendo.
El fuego está siendo alimentado por el odio que siento hacia los demonios, el cariño que le tengo a Ariel, el amor que siento por mi madre en la Tierra…. Hago fuerzas con brazos y alas, estas ya no me duelen, solo noto el quemazón que me producen las cuerdas demoníacas pero poco a poco va desapareciendo. Hago tanta fuerza que por un instante creo que me van a partir en dos, pero son estas las que al final ceden y se rompen ante un incrédulo Raziel.
El sol empieza a despuntar por entre las nubes, pero yo ya no estoy en el lugar donde debía estar, sino que he saltado al vacío para evitar que Ariel se estampe contra el suelo.

Descubre cada lunes una nueva entrega de Babel
¿Quieres descubrir más historias? Consulta nuestra sección de relatos de fantasía

ene 112016
 

12- Almas Blancas.

Poco a poco voy recobrando el sentido. Estoy como cuando salí del hospital, con todo el cuerpo adolorido. Noto algo que impide que me mueva y al abrir los ojos descubro que estoy atado. Forcejeo para intentar soltarme, pero las cuerdas están bien atadas. Miro a mi alrededor. Me encuentro en una sala ovalada, con las paredes de cristal, en un lugar que parece estar en las alturas. Estoy rodeado de una extraña maquinaria que me es familiar, por lo que deduzco que estoy en la sala de control de Babel. Yo estoy justo en el centro, atado a una columna de cristal de color violáceo que emite una tenue pero incesante luz mortecina. No hay ni rastro de Baliel.

A los pocos segundos se abre una puerta del suelo y aparece. Tiene muy mal aspecto. Su piel está más oscura incluso el color dorado de sus rizos se ha vuelto algo más verdoso, sus ojos están bordeados por unas profundas ojeras y tiene los labios secos y agrietados.
Relatos de Fantasía - Babel
─Bueno, supongo que esto termina aquí, Nael ─tiene la voz ronca y al mirarme puedo ver como sus ojos azules se han vuelto rojos como la sangre.
─Bal… eres… eres un renegado.
─Y tú muy observador ─termina de salir por la trampilla. Trae consigo un cesto cargado de cristales eternos, que son como la columna a la que estoy atado, pero de tamaño mucho menor.
Se acerca al cuadro de mandos y empieza a apretar botones a diestro y siniestro.

─Pero… ¿Por qué? ¿Por qué haces esto, Bal?
Me está dando la espalda y se gira para mirarme.
─¿No es obvio? Si tú mismo estabas hasta las plumas de todo este lugar, Nael. Tú mismo decías que nuestra existencia debía de servir para algo más que para vigilar humanos, luchar contra los demonios y mantener el orden en este sitio…

─¿Y aliandote con los demonios crees que va a cambiar? ¿Es que no sabes que no puedes confiar en ellos?
─¿En quién puedes confiar? ¿Puedes decírmelo tú? ─Baliel abre una portezuela y vacía dentro el contenido del canasto. La cierra y sigue apretando botones─ Pero tranquilo, Nael, todo está preparado para que en cuanto salga el sol en Paraíso sea el día en el que todo cambie.
No sé que pretende, pero algo me dice que tengo que conseguir tiempo. Seguro que Ariel ha ido a avisar a los Serafines y en breve tendremos aquí un destacamento para pararle los pies a este chiflado.

─¿A qué te refieres? ¿Qué es lo que pretendes hacer?
Baliel se da la vuelta y se lleva las manos a la espalda para estirarse. Sus huesos crujen de una forma muy desagradable. Extiende las alas y veo que muchas de sus plumas se están cayendo.
─Claro, el desmemoriado… No sabe para que sirve el lugar donde estamos…
─¡Claro que lo sé! ¡Tú mismo me lo contaste! Quieren crear más almas blancas en la Tierra.
─Afirmativo. ¿Y para que sirven las almas blancas?
Prefiero que sea él el que me lo cuente. Así al menos podre ralentizarlo.
─Para crear a los guerreros definitivos, Nael… Aquellos ángeles que tendrán la fuerza para acabar con mil demonios.
Lo miro sin entender que hay de malo en ello.

─¿Es que no lo entiendes?¿No sabes acaso lo que significaría eso en la Tierra? ¡Por el amor de quien quieras! ¿Tan ciego estás? ─con un gesto de dolor abre los brazos en cruz y sus alas terminan de desplumarse. Una membrana extraña está creciendo entre sus huesos─ Solo tienes que mirar el mundo en el que vivimos. Todo blanco, sin emociones, siempre siguiendo el mismo patrón de conducta, todo bien organizado… Se acabaría el libre albedrío que goza la humanidad y empezarían a acatar el único patrón de conducta posible: el que marquen desde aquí.
Sus palabras tienen cierto sentido, pero no puedo dejar que me convenza.
─¿Y eso te ha llevado a traicionarme? ¡Eramos amigos! ─intento jugar la carta del chantaje emocional.
Baliel se ríe a carcajadas y veo que aparecen unos colmillos entre sus dientes.
─¡Si ni te acuerdas de mi!
─Pero eso es algo transitorio, algo que tu mismo me has causado no sé por qué motivo.
─¿Yo? No me hagas reír.
─Fuiste tú el que me atacaste la otra vez. No sé qué descubriría aquí, pero seguro que borraste mi recuerdo para evitar que se lo contase al cuerpo de Serafines.
Y entonces escucho un golpe sordo en el techo del centro de mandos. Tanto Baliel ─cada vez más parecido a un demonio─ como yo, miramos hacia arriba, de donde se abre una nueva trampilla y descienden Ariel y Raziel.
El Serafín abre sus alas de par en par cuando ve la presencia del demonio y saca inmediatamente su espada, apuntando con ella a Baliel.
─¡Demonio!
Ariel viene corriendo a desatarme, pero al tocar las cuerdas se quema las manos.
─¿Qué es esto?

Raziel se da la vuelta y ahora nos mira a nosotros y se pone a reír como un poseso. Su piel empieza a oscurecerse y sus alas se oscurecen. Ahora nos apunta a nosotros y tanto Ariel como yo lo miramos totalmente sorprendidos.
¡Un renegado en el cuerpo de Serafines!

Descubre cada lunes una nueva entrega de Babel
¿Quieres descubrir más historias? Consulta nuestra sección de relatos de fantasía

ene 042016
 

11 – Mañana.

─Yo… era humano… ─no entiendo lo que significa aquello y miro a los ojos de Ariel para que me de respuestas, aunque en mi mente empiezan a dibujarse más escenas haciéndome recordar mi pasado.
─Sí, eras humano y yo… el ángel custodio de tu madre.
Aquello si que me pilla por sorpresa.
─¿El ángel custodio de mi madre? ¡Pero si eres un ángel de la muerte!
Ariel agacha la mirada.
Relatos de Fantasía - Disparo
─Ese fue mi castigo por segar tu alma ─entre los dos se hace el silencio─. No me correspondía a mi subirte a Paraíso, pero era la única forma de hacer que Serrah dejase de sufrir… Dios me castigó, por extralimitarme en mis quehaceres y me otorgó este aura de melancolía que siempre me envuelve, obligándome a volverme un ángel de la muerte, en lugar del ángel custodio que era.
─¿Y se suponía que debía estar postrado en la cama muriéndome de dolor físico? ─empiezo a estar enfadado con el jefe. ¿Cómo podía permitir que su propia creación padeciese como estaban padeciendo los miembros de su familia? ─¿Y mi madre? ¿Tenía que vivir en esa eterna tortura?
Noto algo en mi interior que antes no había sentido. Rabia, y los ángeles se supone que no sentimos rabia ¿Y si soy yo el renegado?

─Tú tenías un destino más trascendental… ─Ariel me mira a los ojos y mantiene un prologado silencio que incrementa la dramatización de la escena─ Nael, tú estabas destinado a ser un metaángel ─vuelve a emitir ese silencio trascendental─. Un alma blanca que se transformaría en uno de los guerreros definitivos, con más poder que los Serafines.
Ariel cae al suelo derrotado y abro los ojos sorprendido. Siento pena por él y me acerco a ponerle una mano sobre el hombro.
─Supongo que si hubiese estado en tu situación hubiese hecho lo mismo.
─No lo entiendes, Nael. Tu vida como humano fue dura y dolorosa, y aquí hubiese podido ser sublime, hubieses sido uno de los paladines de los ángeles, hubieses liderado ejércitos de Serafines en la lucha contra los demonios…

─Da igual, Ariel. No importa lo que seamos ─miro hacia el puesto de control y luego agacho la cabeza hacia él, que empieza a levantarse─. Lo que es injusto es que te castigasen a ti. Solo estabas haciendo lo que creías mejor para tu protegida.
Y la rabia que siento por la injusticia cometida con él sigue creciendo. ¡Por el amor de Dios! ¡Yo era un niño enfermo! ¿Cómo pretenden que haya misericordia en la Tierra si aquí se ejecutan los peores castigos que he visto? ¿Cómo han podido atar a este pobre ángel a ese aura de tristeza eternamente? Condenarlo a una vida de soledad…

─Sabes, Ariel… Ahora te recuerdo, ahora sé que no me importaba tu presencia a mi lado. Creo que sabía, o volveré a saber acostumbrarme a tu presencia. ¿Por qué no seguimos con nuestras vidas?
Él levanta la vista y me mira a los ojos asintiendo con la cabeza.
─Y ya se nos ocurrirá algo para que el jefe te levante el castigo. A lo mejor cuando este chisme funcione y tenga más metaángeles se le pasa el mosqueo. Aunque me da a mi, que es un tipo algo rencoroso; fíjate en los hombres ¿cuánto tiempo hace desde que le pegaron el bocado a la manzana?
Ariel parece sonreír.

─Voy a volver a casa. El demonio ese sigue suelto y Baliel está fuera de casa. No me gustaría que le pasase nada. Aunque deberíamos avisar a los Serafines.
─Tranquilo. Ya me encargo yo. Creo que Raziel sigue pensando que tú puedes ser el renegado y no ayudaría mucho que te relacionasen con el asesinato de ese pobre.
Miro hacia el callejón donde descubrí al demonio comiéndose al ángel. ¿Qué nos pasa a los ángeles cuando morimos?
Finalmente termino marchándome de allí de vuelta a mi casa. Estoy algo nervioso por todo lo que he descubierto, aunque todavía me falta averiguar quién es el demonio e intentar pararlo, porque tengo la extraña sensación de que no es la última vez que mi destino se tiene que cruzar con él.
Desde la calle veo luz en casa.
─Juraría que lo había dejado apagado todo. A lo mejor Baliel ya ha regresado…

Subo, abro la puerta y lo primero que escucho es: “Llévalo allí mañana”. No es la voz de Baliel, y tampoco parece que tengamos visita. ¿Los ángeles salimos a visitar a nuestros amigos los otros ángeles? La verdad es que se me hace curiosa la imagen de ver una casa llena de ángeles tomando el té y unos pastelitos. El recuerdo de mi vida mortal me hace sonreir. Sí, en mi casa, antes de que yo cayese enfermo, solíamos tener las visitas de las amigas de madre. Incluso creo escuchar sus risas estridentes y banales. Me descubro sonriendo y me adentro en el salón.
Baliel está sentado en el sofá viendo la tele. Un programa de noticias sobre Paraiso…
─¿Estás solo? ─le pregunto─ Me ha parecido escuchar a alguien más.
Él me mira sorprendido y asiente con la cabeza.
─Claro… Supongo que sería la televisión.
Le sonrío y me siento a su lado como puedo. El dolor de las alas regresa incrementado por el esfuerzo que he hecho hoy.
Encuentro a Baliel un poco raro. No está tan hablador como otros días.
─¿Te encuentras bien? ─le pregunto.
─Sí ─responde secamente.

Baliel se levanta del sofá y se va a su dormitorio. Parece andar de una forma algo extraña, más o menos como yo cuando me duelen las alas, que es prácticamente todo el rato. Pienso que a lo mejor es que se ha emborrachado, aunque dudo que en Paraíso tengamos sitios donde podamos beber hasta la saciedad. Cuando veo que se tambalea, me levanto inmediatamente y le ayudo a mantenerse en pie.
─¿Qué te pasa Bal? ─me sorprendo a mi mismo tratándolo con esa familiaridad.
─¡Nada!, déjame, en serio. Estoy bien ─y me aparta de un manotazo que le causa más dolor a él que a mi.
Me separo de él y me miro la mano. La tengo llena de sangre y es entonces cuando veo que su ropa empieza a calar. Está herido, en el hombro. Juraría que es en el mismo sitio en el que Ariel ha herido al demonio. Entonces eso quiere decir…
─Lo siento, Nael… pero esto es por nuestra liberación ─me apunta con un arma que es una versión reducida de la lanza de Ariel y sin pestañear, dispara.
Solo veo una ráfaga de luz que me entumece todo el cuerpo y me noto caer al suelo y como mi cuerpo lo golpea pesadamente.
Luego todo es oscuridad. Otra vez

Descubre cada lunes una nueva entrega de Babel
¿Quieres vivir más aventuras? Consulta nuestra sección de relatos de fantasía

dic 282015
 

10- Serrah.

Quiero levantarme de la cama para hablar con ella pero no puedo. Mi cuerpo no responde y el intentar mover una pierna me causa un dolor más grande que el que siento cuando intento mover las alas.
La puerta de la habitación se abre y entra un hombre. Va muy elegante, con su traje oscuro, su camisa blanca impoluta, su corbata metida por el chaleco, su bombín y su reloj de bolsillo guardado en la solapa de su chaqueta.
Relatos de Fantasía - Padre
─Serrah, querida, has de comer algo.
─No puedo, Marcel… el niño me necesita a su lado.
─Pero no vas a conseguir nada quedándote aquí sin comer, ni descansar. ¡Por el amor de Dios, Serrah!¡Tú también vas a caer enferma!
─Ojalá fuese yo la que estuviese postrada en la cama y no él…
Marcel se arrodilla ante Serrah y abraza sus piernas.

─Mi amor, también me duele ver a Nael así ─la voz del hombre se quiebra por el llanto, pero ¿por qué sabe mi nombre?─. No os puedo perder a los dos. Serrah, por favor, baja a comer algo. No puedes permanecer todo el rato aquí encerrada.
Serrah me mira y luego pone una mano sobre la cabeza de Marcel.
─Es nuestro hijo, querido… No puedo abandonarle.
Son… mis… ¿padres? ¿pero los ángeles tenemos padres? No entiendo nada. Pero mi corazón se encoje al ver a aquellos dos humanos llorando. ¿No se suponía que aquella mujer era mi encargo?¿No debía velar por su alma?¿Qué quería decirme con todo eso Ariel?

De repente las luces de la habitación, tanto la del quinqué de la pared, como la del candil de la mesilla de noche, que está al lado de mi cama, empiezan a titilar. Noto que el dolor de mi cuerpo empieza a desaparecer y puedo moverme. Siento la necesidad de decirles a mis padres que estoy curado, que podemos volver a salir los domingos a pasear al parque los tres juntos, con Brandy, el mastín.

─Ven conmigo, Nael. Tu sufrimiento ha terminado.
Ante mi está Ariel, aunque me cuesta reconocerlo. Sus alas son blancas y tiene el cabello rubio aunque igual de largo. Sus ojos siguen siendo igual de expresivos y es lo que le delata. Le doy la mano y suspiro aliviado. Empezamos a elevarnos y en la Tierra solo escucho el llanto desconsolado de mis padres. Por fin el sufrimiento de mi familia ha terminado. Por fin todos somos libres.

Descubre cada lunes una nueva entrega de Babel
¿Quieres descubrir más historias? Consulta nuestra sección de relatos de fantasía