Jun 032015
 
 3 junio, 2015  Publicado por a las 11:11 Sin comentarios »

Frases en Bautismo de Fuego de Andrzej Sapkowskia heredera al trono de Cintra ha desaparecido y Geralt está decidido a encontrarla, aunque para ello tenga que caminar hasta el mismísimo fin del mundo. ¿Te unirás a su variopinto grupo en su viaje por tierras extrañas?

Aquí tienes nuestra recopilación de las mejores frases de Bautismo de Fuego el quinto libro de la saga Geralt de Rivia de Andrzej Sapkowski.

  • Y cuando las almadreñas se te desgasten, cuando el bastón de yerro se deshaga, cuando el viento y el calor te sequen los ojos de tal forma que de ellos ni una lágrima acierte a escapar, entonces, en el fin del mundo, hallarás lo que buscas y lo que amas.
  • Vuestros negocios importantes y urgentes habrán de perder importancia y urgencia. No se puede mear más alto.
  • Algo tan vanal y melodramático solo puede suceder en la vida real.
  • Alivia el corazón cuando a alguien el destino le es propicio, en vez de aplastarlo continuamente.
  • La guerra siempre recuerda a un burdel en llamas.
  • Una piedra es una piedra, para que hablar más.
  • De ningún lugar vendrá la ayuda. Sólo sangre. Y bautismo de fuego. El fuego purifica. Y también mata.
  • En este asqueroso mundo, Zoltan Chivay, el bien, la honestidad y la nobleza se quedan grabados a fuego en la memoria.
  • Su acrobacia asombró y desconcertó a los atacantes. Y murieron aombrados y desconcertados.
  • El interior de la choza estaba oscuro y poblado por un olor cálido, que aturdía y taladraba las narices…
  • Percival Schuttenbach no era enano. Bajo su capucha mojada en vez de una barba trenzada asomaba una nariz larga y picuda, lo que señalaba sin sombra de duda a su poseedor como miembro de la antigua y noble raza de gnomos.

Fuentes
Bautismo de fuego Autor: Andrzej Sapkowski Editorial:Alamut
May 082015
 
 8 mayo, 2015  Publicado por a las 11:11 Tagged with: ,  Sin comentarios »

Frases en Tiempo de Odio de Andrzej Sapkowskia guerra contra Nilfgaard no ha hecho más que empezar. ¿De qué lado estás tu joven aventurero?

Aquí tienes nuestra recopilación de las mejores frases de Tiempo de Odio, el cuarto libro de la saga Geralt de Rivia de Andrzej Sapkowski.

  • El peligro es silencioso. No lo escuchas cuando vuela con sus plumas grises.
  • Pronto no quedarán estigres, vivernos, endriagos, ni lobisomes. Pero hijos de puta seguirá habiendo siempre.
  • Una hechicera siempre actúa. Mal o bien, eso ya se verá después.
  • No hay tiempo para llorar a las coles cuando el bosque arde
  • Pasó una eternidad, regresó la realidad, el timepo tembló por segunda vez y comenzó a moverse poco a poco, torpe, como un carro grande y cargado.
  • Si tienes espada te verás obligada a matar. ¿Serás capaz?
  • Guerra, guerra, siempre guerra…Los soldados mueren muchos, y a menudo.

Fuentes
Tiempo de odio
Autor: Andrzej Sapkowski Editorial:Alamut
Mar 182015
 
 18 marzo, 2015  Publicado por a las 11:11 Sin comentarios »

Frases en La Sangre de los Elfos de Andrzej Sapkowskia guerra contra Nilfgaard no ha hecho más que empezar. ¿De qué lado estás tu joven aventurero?

Aquí tienes nuestra recopilación de las mejores frases de La Sangre de los Elfos, el tercer libro de la saga Geralt de Rivia de Andrzej Sapkowski.

  • Ciertamente sabéis encontrarme en todos lados, aunque pocas veces escogeis el momento adecuado para ello.
  • La intolerancia y la superstición siempre fueron propiedad de los tontos que hay entre el vulgo y nunca podrán ser arrancadas de la tierra.
  • Los errores también cuentan para mi. No los borro de mi memoria ni de mi vida. Y nunca culpo a otros de ellos.
  • Lo que no se sabe hay que aprenderlo.
  • Los graveires se ven pocas veces, por suerte, porque son unos putos cabrones muy peligrosos.
  • No existe tal cosa como una lucha honrada. En una lucha se utiliza cada ventaja y cada capacidad que se posea.
  • No tengo nada contra los brujos. Que cacen vampiros si quieren. Siempre que paguen impuestos.
  • Si acaso se tiene elección y no se tiene mucha práctica lo primero que se valora no es el hombre, sino la cama.

Fuentes
La Sangre De Los Elfos Autor: Andrzej Sapkowski Editorial:Bibliopolis
Feb 092015
 

Frases en La Espada del Destino de Andrzej Sapkowskintrigas, traiciones, monstruos y Geralt, un brujo que de repente descubre que no puede escapar a su destino y que tendrá que luchar no solo contra monstruos y seres demoníacos…

Aquí tienes nuestra recopilación de las mejores frases de La Espada del Destino, el segundo libro de la saga Geralt de Rivia de Andrzej Sapkowski.

  • ¿Cómo es eso? Caballo ajeno, albardas ajenas, propiedad de otro. ¿Y tu pones en ellos tus ojos legañosos?
  • Los Poderes del Orden, los Poderes del Caos. Unas palabras terribles de grandes, Borch.
  • Sólo en la leyendas puede perdurar lo que en la naturaleza perdurar no puede.
  • Una espada es una espada, Jaskier. Si se la desenvaina…
  • No había pasado ni el tiempo que a un hombre bien entrenado le lleva desatarle el corsé a una dama, cuando el dragón empezó a soltar humo por delante y por detrás.
  • En mis tiempos los brujos no apestaban a dinero sino a peal, se cargaban a lo que se les señalara, les daba igual que fuera un lobizón, un dragón, o un cobrador de impuestos. Lo único que importaba era si los cachitos eran lo suficientemente pequeños.
  • Había en aquella criatura, en la posición en la que estaba sentada, una especie de gracia indescriptible, algo felino, algo que contradecía su evidente procedencía reptiliana.
  • Al ver sus largas garras y su fisonomía temblorosa y caricaturesca, la muchacha abrió la boca en toda su amplitud y expulsó un chillido que taladraba los oídos.
  • No, amigo, lo único que se puede hacer es aproximarse al asunto filosóficamente, o sea, decirse a uno mismo: “Se lo comió el gato”
  • Esto me gusta. Esto es de verdad a lo brujo. Directamente al grano, sin conversaciones innecesarias.
  • Yo, querido mio, conocí una vez a un tabernero que era capaz de tirarse pedos sin parar durante diez minutos.
  • Era una muchacha humana de los más común y corriente. En el centro de Brokilón, el lugar menos común y corriente para muchachas humanas comunes y corrientes.
  • Yo, gato, se engañarlos, tengo mil doscientas ochenta y seis mañas para los cazadores estos, así de astuto soy.
  • Terrible. Sabes, Ciri, si a una persona le cortan la cabeza puede morir de ello.
  • Asquero es el mundo alrededor. Pero esa no es razón para que nosotros todos nos volvamos asquerosos.
  • No- dijo con una voz dulce, sosegada, aterciopelada que excavó, que arañó los estratos de la memoria, de una memoria que no existía ya, que nunca había existido y que, sin embargo, existía.
  • Vivir hemos. No importa lo que haya pasado. Vivir hemos.
  • Desde que el mundo es mundo, los ejércitos que recorren un país matan, roban, queman y violan, no necesariamente en ese orden.

Fuentes
La espada del destinoAutor: Andrzej Sapkowski Editorial:Alamut
Feb 042015
 
 4 febrero, 2015  Publicado por a las 11:11 El Candelabro de Hierro, Libros 4 comentarios »

El destino, apreciado lector, es una espada de doble filo…

Hoy os hablaré del segundo libro de la saga de Geralt de Rivia, La Espada del Destino, un brujo que no cree en el destino pero que sin embargo no puede escapar de él.

Si tienes pensado leer el libro, cosa que deberías plantearte seriamente si aún no lo has hecho, te recomiendo que no sigas leyendo. Lo que se contará a continuación revelará los más oscuros secretos que tuvieron lugar hace mucho, mucho tiempo en lugares tan peligrosos como el bosque de Brokilón, un lugar del que pocos humanos han logrado salir con vida.

Las fronteras de lo posible
Saga Geralt de Rivia - La Espada del Destino
Geralt, haciendo honor a su oficio de brujo, es contratado para acabar con un basilisco que se esconde en los sótanos de unas viejas ruinas. Ahí conoce a un misterioso caballero, Broch Tres Grajos. Después de un pequeño incidente con los aldeanos que tenían prisa por echar mano al caballo y las pertenencias de Geralt, Broch Tres Grajos, las zerrikanas y el brujo deciden seguir el camino juntos. Sus pasos les llevan hasta las montañas de Los Milanos. Allí Nedapaz quiere dar caza a un dragón verde y de paso quedarse con la princesa y el trono de Mallore haciendo honor a una antigua leyenda sobre cazadores de dragones y princesas obligadas a casarse con tales cazadores.

Muchos son los que se reúnen para la cacería, Dorregay el nigromante, Yarpen Zigrin y su compañía de enanos, Yennefer la hechicera, Jaskier y los Sableros, todos dispuestos a cobrarse un buen botín o a conseguir una buena historia. Pero de camino a la guarida del dragón una avalancha sorprende a la caravana, algunos huyen, otros mueren, y los que quedan se asombran ante la vista de uno de los seres legendarios más imponentes de … Un dragón dorado, que está defendiendo a un dragoncillo recién nacido. Su madre, envenenada por los aldeanos, yace muerta junto a la entrada de la cueva.

Geralt, como buen brujo con principios, no mata dragones. Dorregay el nigromante, tampoco y el resto de la compañía que intenta darle muerte acaban pateados, aplastados o huyendo del lugar. El mismo Nedapaz cree que la empresa es demasiado arriesgada y decide retirarse antes de que sea demasiado tarde y tomar un camino alternativo para asegurarse el control del reino de Mallore.

Esquirlas de hielo

Aed Gynvael, un estercolero al que muchos llaman ciudad, hogar del hechicero Istredd, amante de Yennefer. Geralt durante las visitas de Yennefer a Isttred se entretiene cazando zegueles en el estercolero por un módico precio, pero la situación se vuelve tensa entre Istredd y Geralt. Deben decidir quién de los dos se queda con la hechicera y se retan a un duelo a la antigua usanza espada en mano. Sin embargo Yennefer se adelanta a los acontecimientos y se despide de ambos con una carta que no deja lugar a dudas.

Fuego Eterno

Geralt sigue su camino hasta llegar a la ciudad de Novigrado. Allí se reencuentra con su viejo amigo Jaskier y sin quererlo ni comerlo se ven envueltos en una serie de problemas provocados por un doppler, Tellico Lunngrevink, que se hace pasar por un amigo de Jaskier, el mediano Biberveldt. La cosa se complica cuando entre todo este embrollo de dobles y engaños toma parte Chapelle, el vicario para asuntos de seguridad de la guardia del santuario de Novigrado. Un ser al que todo el mundo teme y que recomienda a Geralt y a su amigo abandonar la ciudad antes de que no puedan hacerlo por sus propios medios.

Sin embargo Tellico en sus aventuras comerciales consigue ganar mucho dinero, después de algunas explicaciones y viendo las ganancias obtenidas Biberveldt decide nombrarlo como su primo y representante en la ciudad y Chapelle, quién resulta ser otro doppler, a la vista de los acontecimientos decide seguir con sus asuntos sin entrometerse.

Un pequeño sacrificio

Cerca de Bremervoord Geralt y Jaskier viven nuevas aventuras esperando conseguir algo de dinero del príncipe Agloval. Geralt tiene que hacer de traductor entre Agloval y Sh’eenaz, una sirena de la que está enamorado, pero las cosas no salen a gusto del príncipe que decide no pagar al brujo y encargarle otro trabajo más acorde con sus habilidades brujeriles, eliminar a unos monstruos que aterrorizan a los pescadores de perlas en Los Colmillos del Dragón. En la batalla Geralt resulta herido, descubre que en el fondo del mar se oculta una sociedad de hombres pez avanzada y solo salva la vida gracias a la intervención de Sh’eenaz que consigue detener a los atacantes. Essi Daven, poetisa y amiga de Jaskier, le confiesa su amor a Geralt que aunque no es correspondida acaba en una aventura de una noche.

La espada del destino

Brokilón, el bosque de las dríadas. Un lugar en el que ningún ser humano en su sano juicio osaría poner los pies. A su llegada Geralt encuentra en el borde del bosque varios cadáveres y un soldado herido que no es otro que Zywiecki, viejo amigo suyo. Este le apremia para que rescate a la princesa Cirilla de Cintra de una muerte segura en el interior del bosque.

En el mismo viaje el brujo consigue salvar a Ciri del ataque de un yghern, entregar el mensaje del rey Venzla a Eithné, señora de Brokilón y salir con vida y con la pequeña del bosque.
Sin embargo sus problemas no acaban aquí, no muy lejos, en el camino real, les atacan unos asesinos que pretenden involucrar a las dríadas del bosque en los asaltos que sufren los mercaderes y sus caravanas. La cosa no salen muy bien, para los asesinos se entiende, ya que acaban todos muertos o bien por un tajo de la espada del brujo o ensartados por alguna flecha de las dríadas.

Algo más

Geralt, de nuevo en el camino, se encuentra con Yurga un mercader en apuros al que tiene que defender de un grupo de monstruos que consiguen herirle. Bajo los efectos de pócimas brujeriles y algo de gaviota negra cae en un profundo sueño y grita y sueña con el Belleteyn, la fiesta de mayo. Sueña con su amor, Yennefer. Despierta y otra vez vuelve a soñar, con Cintra y con la reina Calanthe, se ve a si mismo incapaz de aceptar su destino, incapaz de llevarse aquello que por derecho es suyo. La herida no empeora, tampoco mejora hasta que llega Visenna una sanadora que a la vez resulta ser la madre de Geralt. Consigue curar a Geralt con el uso de la magia y algunos ungüentos y después desaparece de nuevo sin dejar rastro.

El brujo sigue su camino con el mercader hasta su casa, allí descubre los hechos que tuvieron lugar en la batalla de Sodden contra el imperio de Nilfgaard, donde muchos hechiceros perdieron la vida. Allí es donde el destino vuelve a cruzarse en su camino, donde se reencuentra de nuevo con Ciri, la hija de la sorpresa que le está predestinada.


Fuentes
La espada del destinoAutor: Andrzej Sapkowski Editorial:Alamut